Borrar
La ministra de Sanidad, Carolina Darias. EFE

España controla desde hoy a todos los pasajeros procedentes de China

Los viajeros tienen que presentar en el aeropuerto el certificado de vacunación o un test negativo y someterse a una toma de temperatura

ÁVARO SOTO y zIGOR aLDAMA

Viernes, 30 de diciembre 2022

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

De repente, el reloj de la pandemia parece haber retrocedido tres años. El 31 de diciembre de 2019, China informó a la Organización Mundial de la Salud (OMS) de varios casos de neumonía de origen desconocido detectados en la ciudad de Wuhan. Ahora, 36 meses justos después, la preocupación llega, otra vez, desde el país asiático: la relajación de las medidas decretada por el régimen de Xi Jinping tras años de cierre draconiano ha provocado un enorme brote que amenaza con extenderse por todo el mundo.

España, que reaccionó tarde a la primera ola de la pandemia, no quiere repetir errores y ha sido uno de los primeros países en tomar medidas de control en los aeropuertos. La ministra de Sanidad, Carolina Darias, anunció este viernes que exigirá en los aeropuertos nacionales un test negativo de covid-19 o el certificado de haber recibido la vacunación completa a todos los pasajeros que viajen de China a España. Las primeras medidas entran este sábado mismo en vigor. Los pasajeros del vuelo que aterriza en el aeropuerto de Barajas a las 18:00 horas tendrán que someterse a un control documental, visual y de temperatura y a la realización de una prueba diagnóstica. Además, a partir del 3 de enero se exigirá un certificado covid o documento similar.

Reino Unido, Francia y España son los últimos países que se han unido a Italia, Estados Unidos y países vecinos de China como Japón, India, Malasia o Taiwán en tomar medidas de este tipo. «Existe preocupación por la evolución de los contagios en China y por la dificultad de hacer una correcta evaluación de la situación, dada la escasa información de la que actualmente disponemos», afirmó Darias en una rueda de prensa convocada este viernes de urgencia.

También de urgencia se reunieron, por un lado, la Comisión de Salud Pública, y por otro, la Ponencia de Alertas, los órganos compuestos por los técnicos del ministerio y de las comunidades que gestionan la pandemia. En sus encuentros, los expertos pusieron el foco en «la importancia de mantener una vigilancia activa, de potenciar la secuenciación y de incrementar la vacunación con segunda dosis de recuerdo», explicó el Ministerio de Sanidad.

Los controles se llevarán a cabo en los aeropuertos de Madrid y Barcelona, los dos únicos que tienen vuelos directos con China. De nuevo, como en la primera ola, Italia marca el camino. Este país ha detectado positivos en la mitad de los pasajeros de dos vuelos procedentes de China. Darias también dejó la puerta abierta a la posibilidad de decretar nuevas restricciones, en un momento en que la mascarilla en el transporte es la única vigente.

Vacunación y variantes son las claves en esta nueva etapa de la pandemia. Porque existe un gran temor a que la circulación masiva del virus en una población como la de China, de 1.400 millones de habitantes, produzca la aparición de nuevas variantes más peligrosas. El Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC) envió este viernes un mensaje de cierta tranquilidad y aseguró que las variantes presentes actualmente en China «ya están circulando en la UE», por lo que en principio la aparición de más casos no pondría en peligro la «respuesta inmune» que ya tienen los ciudadanos europeos.

Pero la comisaria de Salud europea, Stella Kyriakides, ha pedido a los países que aumenten la secuenciación de muestras en busca de nuevos linajes y sublinajes. El recuerdo de delta, que en octubre de 2020 apareció en una circunstancia similar de circulación en la India y acabó arrasando todo el mundo, está muy presente.

Impulso a la cuarta dosis

Pero la principal diferencia entre aquel momento y el actual está en la vacunación. En España, el 93% de la población cuenta con dos dosis y el tercer pinchazo también alcanza niveles altos entre la población de más edad, con el 94,1% en los mayores de 60 años, aunque solo el 55,7% en el total de la población. En cambio, la cuarta dosis, en la que se administra un compuesto bivalente ya adaptado a ómicron, está en cifras muy bajas, con el 55,5% en los mayores de 60, y ahí quiere incidir Sanidad. «Debemos continuar con la vacunación con la segunda dosis de recuerdo», interpeló Darias.

No existen buenas noticias respecto a la vacunación en China. Aquel país ha utilizado dos vacunas propias, Sinovac y Sinopharm, que en los ensayos han obtenido menos eficacia que las de Pfizer y Moderna, las más utilizadas en Occidente. Sin embargo, la ministra dijo que a los viajeros les valdrá un certificado de vacunación con Sinovac o Sinopharm, ya que están «aceptadas por la OMS». Pero ese no es el único problema en China. La tasa de vacunación entre la población mayor es baja: en los mayores de 80 años, no llega al 70%.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios