Borrar
Un termómetro marca 38 grados este miércoles en Córdoba. EFE
El Gobierno adelanta el plan contra el calor y lo prolongará más allá del 30 de septiembre

El Gobierno adelanta el plan contra el calor y lo prolongará más allá del 30 de septiembre

Las medidas del Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas entrarán en vigor el 15 de mayo

Álvaro Soto

Madrid

Jueves, 27 de abril 2023, 13:38

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El Ministerio de Sanidad activará las medidas contra el calor el 15 de mayo, dos semanas antes de lo previsto, y las prolongará más allá del 30 de septiembre si lo requiere la situación meteorológica. El departamento de José Miñones y las comunidades autónomas dieron el visto bueno a la extensión de las medidas contra las altas temperaturas en la Comisión de Salud Pública, que se reunió este jueves, en pleno pico del episodio de calor que afecta a España en este final de abril.

El Plan nacional de actuaciones preventivas de los efectos del exceso de temperaturas sobre la salud, que se pone en marcha habitualmente entre el 1 de junio y el 15 de septiembre, entrará en vigor este 2023 el 15 de mayo, lo que representa el segundo adelanto, tras el del año pasado, cuando se inició también el 15 de ese mes después de un episodio de calor que alcanzó el nivel 1 de riesgo (amarillo) en Jaén, Zaragoza, Huesca, Salamanca y León y el nivel 2 (naranja) en la provincia de Granada.

El criterio para asignar niveles de riesgo para situaciones de exceso de temperaturas se basa en la superación simultánea de las temperaturas umbrales máximas y mínimas establecidas, y la persistencia en el tiempo de esta superación. Los umbrales cambian por cada provincia: en Asturias, el umbral máximo es de 30 grados, temperatura que si se mantiene durante varias jornadas consecutivas implicaría la implementación del plan. En Sevilla, en cambio, este umbral está en los 40 grados.

El documento, que deja un amplio margen para que las autonomías decreten sus propias medidas, contempla la coordinación entre Sanidad y las comunidades para conocer las urgencias, los ingresos y los fallecimientos atribuidos a golpe de calor o efectos de temperaturas excesivas; la puesta en marcha de los programas de actuación por parte de los convenios de servicios sociales; la información a la población sobre medidas generales de protección y prevención individuales y en el entorno inmediato; la información sobre los grupos más vulnerables; la implementación del Sistema de Información y Vigilancia Sanitaria de la mortalidad atribuible al calor; o la elaboración de resúmenes estadísticos periódicos de las informaciones meteorológicas y socio-sanitarias generadas por los distintos Sistemas de Información.

Desde el 15 de mayo hasta el 15 de octubre, la Agencia Española de Meteorología (Aemet) proporciona diariamente al Ministerio de Sanidad los datos de las temperaturas máximas y mínimas de todas las capitales de provincia, las predicciones de los siguientes días y los mapas de asignación de riesgos.

Otro pilar del plan, complementario a la información meteorológica, es la monitorización de la mortalidad diaria, que se basa en dos indicadores, el Informe Momo y el Índice Kairós, ambos desarrollados por el Instituto Carlos III. El Índice Kairós, implementado en el verano de 2021, proporciona alertas de mortalidad asociadas al exceso de temperatura y MoMo utiliza desde abril de 2022 un nuevo modelo que, «además del exceso de mortalidad por todas las causas, estima el impacto del exceso de temperaturas sobre la mortalidad de la población, dando estimaciones de exceso de mortalidad atribuible a temperatura», explica el Ministerio de Sanidad.

El informe del departamento de José Miñones pone el foco en los colectivos más vulnerables, principalmente, entre las personas mayores y los niños. Respecto al primer grupo, el texto subraya que «tienen reducida la sensación de calor y, por lo tanto, la capacidad de protegerse», mientras en la infancia, «se dan características fisiológicas específicas, en su mayoría relacionadas con la composición del agua corporal, el patrón de sudor y la producción de calor metabólico, que ponen a los niños en desventaja termorreguladora en comparación con los adultos», destacan los autores del documento.

El profesor de la Escuela Andaluza de Salud Pública Joan Carles March considera acertado que se adelante el plan contra el calor, una decisión que, augura, se seguirá tomando en los próximos años. «La tendencia es que las temperatura sigan aumentando y el verano se extienda», indica March, que cree que debe ponerse el foco en los más vulnerables, «bebés, embarazadas, pacientes crónicas y todas aquellas personas que residen en viviendas que no están protegidas del sol o no tienen aire acondicionado». Este experto cree que las administraciones deben tomar medidas para «permitir que la gente pueda aislar sus casas o utilizar sistemas de refrigeración» teniendo en cuenta la posibilidad de que este año, por los altos precios de la luz, algunas personas puedan renunciar a refrescarse.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios