Borrar
Marc junto a los doctores Grégoire Courtine y Jocelyne Bloch. Afp
Un paciente con párkinson vuelva a caminar gracias a una neuroprótesis

Un paciente con párkinson vuelva a caminar gracias a una neuroprótesis

El dispositivo estimula la médula espinal de forma similar a como se hace con pacientes parapléjicos

Lunes, 6 de noviembre 2023, 18:04

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Cuando tenía solo 36 años, Marc Gauthier, un francés residente en Burdeos, comenzó a tener problemas de movilidad. También sufría rigidez y temblores. Le diagnosticaron párkinson, una enfermedad que en la gran mayoría de los casos se manifiesta mucho más adelante. Varios tratamientos con dopamina -el transmisor que falta en una patología que fue descrita en 1817 por el médico británico James Parkinson- y estimulación cerebral profunda no impidieron que sus dificultades se incrementaran hasta el punto de sufrir continuas caídas. Ahora, con 62 años, ha vuelto a caminar gracias a una neuroprótesis que estimula directamente su médula espinal. «Todos los domingos voy al lago y camino alrededor de seis kilómetros. Es increíble», dice Marc.

«La idea de desarrollar una neuroprótesis que estimula eléctricamente la médula espinal para armonizar el procedimiento y corregir los trastornos locomotores en pacientes con párkinson es el resultado de varios años de investigación sobre el tratamiento de la parálisis causadas por lesiones de la médula espinal», explica Grégoire Courtine, profesor de neurociencia, uno de quince investigadores que han trabajado en el proyecto, cuyos resultados se ha publicado este lunes en la revista 'Nature Medicine'.

A diferencia de los tratamientos convencionales para este enfermedad neurológica, que se enfocan en las regiones del cerebro -la llamada sustancia negra- directamente afectadas por la pérdida de neuronas productoras de dopamina -este neurotransmisor tiene muchas funciones. Participa en el aprendizaje y la memoria, el estado de ánimo, la atención… y la capacidad motora-, esta neuroprótesis se dirige a la zona espinal responsable de activar los músculos de las piernas al caminar, que aparentemente no está directamente afectada por la patología.

'Puentear' al cerebro

Es una técnica parecida a la que se emplea con pacientes en silla de ruedas. Empezaron a probarlo hace unos años en ratas para pasar después a los monos y ya en 2018 comenzaron los ensayos en humanos. El año pasado consiguieron que tres parapléjicos volvieran a caminar al día siguiente de la intervención. «Al estimular eléctricamente la médula espinal de manera específica, de la misma manera que lo hemos hecho con pacientes parapléjicos, podemos corregir los trastornos al caminar causados por la enfermedad de párkinson», explica Jocelyne Bloch, una de las neurocirujanas que han participado.

La neuroprótesis consta de unos electrodos colocados en la médula espinal, encargada del control del desplazamiento, y un generador de impulsos eléctricos implantado bajo la piel del abdomen. Es así como logran 'puentear' al cerebro, que enviaba señales erróneas. Marc utiliza su neuroprótesis unas ocho horas al día. La apaga solo cuando se sienta durante un largo período de tiempo o al dormir. «Enciendo la estimulación por la mañana y la apago por la noche. Esto me permite caminar mejor y estabilizarme», dice. Tras varias semanas de rehabilitación, ya casi camina con normalidad. «Y sin miedo a las escaleras», subraya.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios