Borrar
Una semana sin luz por el fallo de una comercializadora de electricidad

Una semana sin luz por el fallo de una comercializadora de electricidad

Una pareja de Ciudad Real ha vivido una odisea porque se les anuló el contrato por error

J.M.L.

Ciudad Real

Jueves, 7 de abril 2022, 12:41

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Rafael y su pareja han pasado una semana kafkiana por culpa de un error humano al que se ha añadido la lenta burocracia a la que las compañías eléctricas someten al consumidor. «El 31 de marzo comenzó nuestra pesadilla», explica Rafael Granados, un cordobés que está preparando su tesis doctoral de Ingeniería Química en el Campus de Ciudad Real de la Universidad de Castilla-La Mancha.

Ese día Rafael se levantó a las 7 de la mañana para ir a trabajar a un laboratorio pero se encontró con que la vivienda de alquiler donde reside no tenía electricidad. «Lo primero que pensé es que era un fallo del cuadro eléctrico pero al ver que todo estaba bien quise comprobar si los vecinos y la comunidad tenían electricidad. Linterna en mano desperté a mi pareja y decidimos llamar a la comercializadora de la luz, Naturgy». La operadora les pidió los datos del dueño del piso y el CUPS (Código Universal de Punto de Suministro), una clave de una veintena de dígitos necesaria para certificar el abastecimiento de energía que aparece en la factura.

Su sorpresa fue mayúscula cuando la operadora les explicó que el nombre aportado no coincidía con el CUPS y que se había tramitado la baja de su contrato de electricidad. Alertado el dueño el piso, éste recibió como respuesta que el 30 de marzo un ciudadano había acudido a la oficina de Naturgy en Ciudad Real para dar de baja la luz de su vivienda y que podrían haber ocurrido dos cosas: o el CUPS que dio era erroneo y, por tanto, dio el de la vivienda de Rafael, o el operador de Naturgy que introdujo los datos se equivocó. «Incluso nos dijeron que estos errores son habituales», explica Rafael, que se ha visto obligado a vivir durante una semana en casa de sus padres en Córdoba.

Comida estropeada

«Todo esto ha afectado a nuestra rutina. Somos de otra comunidad autónoma, no teníamos dónde quedarnos mientras esto se solucionaba y he perdido días de trabajo. Además, se ha desperdiciado toda nuestra comida y alguien tendrá responder ante los daños causados todos estos días», se queja Rafael, que decidió exponer su problema en un hilo de Twitter, lo que le sirvió para que organizaciones de consumidores como OCU o Facua se interesasen por su caso. Además, Unión Fenosa les comunicó que había rechazado reactivar el contrato de electricidad debido a los errores en los datos. Así las cosas, el casero decidió tramitar un nuevo contrato que les permitiría volver a tener luz en unos días. Por fin, el 6 de abril, Rafael y su pareja pudieron regresar a su piso de alquiler ya con luz eléctrica.

Ha finalizado así una «semana de odisea que hemos querido hacer público con la esperanza de que no le ocurra a nadie más», lamenta Rafael, que ni siquiera ha podido poner una reclamación a Naturgy «porque no tengo contrato con ellos, así que nos conformamos con la reclamación que ha puesto el propietario». «Lo que queda claro es que lo sucedido ha sido un error humano por no comprobar los datos y ahora toca lidiar con las reclamaciones esperando que seamos indemnizados por el perjuicio provocado», relata este ingeniero químico que se ha sentido protagonista de una comedia negra.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios