Borrar
Urgente Siete afectados, entre ellos un bebé de un mes, en el incendio de un edificio de Salamanca
Siembra de vezas en Madrigal de las Altas Torres, este pasado miércoles. S. C.
El agua da una tregua y el campo recupera parte de la actividad

El agua da una tregua y el campo recupera parte de la actividad

Todavía queda por recoger bastante girasol y la remolacha está en plena campaña de arranques

Silvia G. Rojo

Viernes, 17 de noviembre 2023, 00:24

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

«Me pillas arando» o «me pillas sembrando» son las frases que más escuchan estos días aquellos que tienen a algún agricultor cerca. Tampoco son una excepción los presidentes de las diferentes organizaciones profesionales agrarias que, en todos los casos, han levantado el teléfono desde el tractor a la hora de atender a El Norte. Y es que una vez que el agua ha parado y han subido las temperaturas, la actividad, siempre con matices, ha vuelto al campo en plena época de sementera.

«Vamos con quince días de retraso y si vuelve el agua se nos va a complicar mucho, el trigo está sin sembrar y eso ya tenía que estar hecho», explica Valentín García, coordinador de UCCL en Valladolid. «El terreno está fresco y vamos escogiendo las tierras más ligeras, arenosas o con más canto», pues hay parcelas en las que todavía no se puede entrar y el tiempo apremia. «O se siembra antes de Navidad o ya es mejor elegir otros cultivos, necesitamos que nos deje quince o veinte días para hacer las labores», insiste.

En esta provincia, «la gente tiene el girasol sin cosechar, tampoco se ha recogido la remolacha y todavía hay patatas», pero a pesar de los inconvenientes «el agua ha venido fenomenal y en octubre fue muy buena noticia, pero ahora que nos deje para poder trabajar, es complicado entrar y labrar».

El secretario de UPAÁvila, Ventura González, también confirma que las labores «se van pudiendo hacer muy poco a poco, eligiendo mucho las tierras, lo bueno es que parece que vienen quince días de claros y es que necesitamos días con sol para que se oreen las tierras». En su provincia, también hay «girasoles de regadíos y algún secano tardío» que todavía están sin cosechar debido al agua. En el caso de la remolacha, «se está empezando ahora».

González va más allá cuando recuerda que «es necesario que nos acompañen los precios, estamos afrontando una sementera cara, están subiendo los abonos por lo que si el precio de los productos vuelve a caer, ¿qué va a pasar?»

Su percepción es que se trata de una sementera «muy ajustada económicamente por la mala cosecha y los altos costes, el sector necesita liquidez».

Poco sembrado

El presidente de Asaja Palencia, José Luis Marcos, comenta que en su provincia «no se ha sembrado mucho, desde el 18 de octubre ha llovido de forma continua y no se ha podido». Por zonas, explica que en el norte, «la situación es complicada porque hay demasiada agua; en Tierra de Campos vamos picando alguna tierra y en el Cerrato se está sembrando con más normalidad».

Considera que todo el mes de noviembre «es una época buena de siembra, pero ya en diciembre las variedades suelen ser menos productivas porque vamos fuera de época». Por último, el coordinador de COAG Burgos, Cristian Martínez, concluye que «aunque no ha llovido estos días, no ha oreado todavía, se calcula que este fin de semana se podrá hacer mejor la labor». Así, por los datos que tiene de referencia, «la mayoría de la gente no ha sembrado nada y otros poco».

Otra cuestión en la que pone el foco es en el cumplimiento de la Política Agraria Común (PAC), pues la imposibilidad de sembrar determinados cultivos debido al retraso que pueda provocar el agua «te puede llevar a incumplir algún artículo por ejemplo en cuanto a la rotación». En Burgos también queda bastante girasol sin segar y lo que se ha visto hasta ahora ha dado muy poco rendimiento.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios