https://static.salamancahoy.es/www/menu/img/somoscampo-desktop.png

Vacas pastando. / S. C.

La Alianza valora medidas si la Consejería no incluye en las ayudas agroambientales los pastos comunales

Desde UPA-COAG califican como «intromisión» las medidas de este departamento

SOMOS CAMPO

La Alianza UPA-COAG ha calificado de «irresponsable» la decisión de la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural de dejar fuera del proyecto de orden para regular las ayudas agroambientales dentro la programación 2023-2027 la percepción de pagos compensatorios de desarrollo rural destinados a la gestión sostenible de superficies forrajeras pastables a las parcelas de pastos permanentes de «uso común» aprovechadas por las especies bovina, ovina, caprina o equina.

La Alianza UPA-COAG recuerda que el nuevo diseño de la agroambiental ya es de por sí «extremadamente exigente como para que la Administración regional complique aún más la vida a los ganaderos de extensivo», por lo que la organización valora emprender medidas de presión si la Consejería no rectifica en esta decisión.

Los requisitos a cumplir por parte de los profesionales del sector se endurecen por cuanto al haberse diseñado los eco-regímenes del primer pilar de la PAC, las agroambientales, por normativa europea, forzosamente han de ir un escalón más allá. Ahora bien, matizan que las ayudas a percibir por los eco-regímenes tienen carácter compensatorio por la puesta en práctica de las medidas que exigen, y van mucho más allá de los condicionantes que imponía el pago verde. Por tanto, para percibir un nivel de ayudas similar a la programación 2023-27, la ganadería extensiva de Castilla y León se verá forzada a cumplimientos «extras difícilmente cumplibles, cuando no imposibles para algunos de los que eran perceptores en la anterior programación PAC 2014-22».

«Intromisión»

Para la organización agraria el trasfondo de esta decisión es que la Consejería de Agricultura y no la de Medio Ambiente «se está implicando más allá de lo que debería en la gestión medioambiental del territorio, y lo que es peor, su intromisión puede generar serios perjuicios a muchos profesionales de ganadería extensiva de Castilla y León».

Además en este proyecto de orden donde se recoge la exclusión de las parcelas de uso común en el nuevo diseño de esta ayuda agroambiental, que recuerdan, está en manos únicamente de la Junta de Castilla y León, afecta a gran parte de la ganadería extensiva de toda la comunidad autónoma, y especialmente aquella ubicada en las zonas periféricas y más desfavorecidas.

La Alianza UPA-COAG apela al «sentido de la responsabilidad» de la Consejería de Agricultura para que rectifique dada la maltrecha situación que vive la ganadería extensiva como consecuencia de una serie de factores que confluyen, todos ellos, provocando una sangría de ganaderos que de forma continúa están abandonando la actividad.