Borrar
Trabajos en una parcela dedica al cultivo de la planta de fresa en Cabezas de Alambre, en Ávila. El Norte
Castilla y León, con 35 viveros, es la primera comunidad productora de planta de fresa

Castilla y León, con 35 viveros, es la primera comunidad productora de planta de fresa

La provincia de Huelva, principalmente, pero también otros países europeos son el destino de este cultivo sujeto a grandes controles

Silvia G. Rojo

Viernes, 12 de abril 2024, 00:25

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Cuando se habla de fresas y se quiere situar el producto geofráficamente, de manera casi inmediata aparece la provincia de Huelva como principal productora. La cuestión es que esa fresa, en cierto modo, tiene origen en Castilla y León, pues la planta madre se cultiva en la región, primera comunidad autónoma en producción y la segunda zona del mundo donde es referente por la calidad y sanidad de sus productos.

En concreto, en Castilla y León se asientan 35 viveros y son 2.000 las personas que de manera directa trabajan en este sector, una cifra que se eleva a 4.000 durante la campaña de selección. En total, el sector factura anualmente entre 120 y 130 millones.

Según los datos de la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, durante 2023 la comunidad declaró una superficie de planta madre de fresa de 1.577 hectáreas, 221 más que el año anterior. Por provincias, la superficie se distribuye entre Segovia (46%), Ávila (42%), Valladolid (11%) y Zamora (2%).

La fresa, la fruta, está en el punto de mira desde que el pasado mes de marzo se declarara una alerta sanitaria por la detección de hepatitis A en producto procedente de Marruecos, lo que ha obligado a los productores españoles a mover ficha y a defender la calidad del producto nacional y europeo desde que se planta.

«La producción de planta madre de fresa en Castilla y León se divide entre las cooperativas andaluzas que producen fresa en el sur, pero que han montado aquí sus viveros para hacer la planta y los agricultores de Castilla y León que en su momento apostaron por hacer viveros y vender la planta a otros agricultores andaluces», explica Roberto Gómez, responsable de vivero de la empresa Grufesa, en la localidad abulense de Cabezas de Alambre.

Su caso es el primero. «Los dueños de la empresa son los que hacen la planta y luego cultivan fresa», señala Gómez, quien recuerda que la apuesta por el cultivo en la región comenzó hace unos 40 años. «Está súper asentado, no ha dejado de ir a más».

Reconoce que tampoco tiene nada que ver el manejo de antes con el actual. «El sector se ha modernizado, se produce con menos residuos, hay muchísimos controles, se inspecciona la planta, el suelo. Una planta que sale de aquí el 12 de octubre, se sabe perfectamente dónde está, quién la ha manipulado, el viaje, el etiquetado, la trazabilidad es total hasta tres años hacia atrás».

Época de siembra

Arturo López Muñoyerro es uno de los socios de Ingenio de la Huerta, otra empresa abulense que cultiva la planta madre de fresa en el entorno de Orbita. «Nosotros hacemos la planta madre, la multiplicamos y la vendemos en el sur de España y otras zonas de Europa», explica. Justo en este momento están en plena campaña de siembra, aunque la lluvia está retrasando la labor en algunas zonas y será a primeros del mes de octubre cuando se produzca la recolección y selección de la planta. «Ávila y Segovia son los lugares preferidos por el suelo, de arena muy fina, necesita mucho drenaje, no puede hacer agua y este es un suelo especial», aclara. También el frío de la zona es propicio para el cultivo, al contrario que para el fruto.

Coincide en que los controles a los que están sometidos desde el origen son «increíbles, lo mismo que la fruta en Huelva», por eso concluye que «es un producto que tanto en España como en Europa tiene todas la garantías, es sinónimo de calidad».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios