Borrar
Parcela de cereal preparada para el riego en el Bajo Duero. S. G.
La dotación del Pisuerga-Bajo Duero se estanca en 3.500 metros cúbicos por hectárea

Castilla y León

La dotación del Pisuerga-Bajo Duero se estanca en 3.500 metros cúbicos por hectárea

Los agricultores tendrán que decidir su plan de siembra con ese agua aunque el 24 de abril tendrán una nueva reunión con la CHD

Silvia G. Rojo

Salamanca

Viernes, 31 de marzo 2023, 00:07

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Mañana sábado, 1 de abril, comenzará de manera oficial la campaña de riego y aunque, puntualmente, se han solicitado ciertos volúmenes de agua para nascencia y mantenimiento de cultivos, todo lo fuerte está por llegar.

Las reuniones de la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) con los representantes de los regantes en las Juntas de Explotación han concluido y han servido para analizar el estado de las reservas en los embalses de cada sistema para adoptar una propuesta de volumen mínimo de embalse a conservar al final de la campaña y, a partir de ese valor, estimar las dotaciones orientativas máximas de agua en cada sistema, en función de la disponibilidad de agua.

Estas propuestas, que luego se elevan a la Comisión de Desembalse, no cumplen con las expectativas de los regantes del Pisuerga-Bajo Duero que, por otra parte, ya intuía malas noticias antes de la reunión.

«Los datos no son satisfactorios, el año pasado tuvimos una dotación de 3.500 metros cúbicos por hectárea con una cantidad de agua inferior embalsada y a día de hoy, nos dan esa misma cantidad», explica Pedro Pablo Ballesteros, presidente del Canal Toro-Zamora. El 24 de abril, la CHD volverá a convocar a estos regantes y ahí sí, «nos darán el dato definitivo de agua».

La presidenta de la Confederación Hidrográfica del Duero, María Jesús Lafuente, ha advertido esta misma semana que la campaña de riego en este sistema será complicada, dado que las reservas de agua se encuentran al 48,6%, 22 puntos por debajo de la media de los últimos años. En este sentido, María Jesús Lafuente aseguró que «habrá que adaptarse», al tiempo que insistió en que, al igual que en campañas anteriores, la Confederación estará en todo momento en contacto con los regantes por si cambiara la situación en los próximos meses y se disfrutara de una primavera húmeda que pudiera modificar la situación actual.

Cálculos en siembras

Con este planteamiento inicial, «la gente tiene que ir haciendo cálculos en función de lo que hay e ir sembrando una parte y los que tienen los cultivos ya implantados, defender lo que se pueda», comenta Ballesteros, que insiste en que dos campaña seguidas con este mismo problema les pone en una situación muy complicada desde el punto de vista de la viabilidad de las explotaciones.

Desde este canal se ha insistido en que pueda llegar agua desde Riaño «pero en las Juntas de Explotación se ha tanteado y en principio, cada zona pide para ellos» aunque no por eso deja de remarcar: «Hay un órgano de cuenca que tiene potestad y que la tiene que hacer valer; si una parte está mal por segundo año y otras están mejor, entiendo que la obligación del organismo es tomar decisiones y hacer ver a cada uno lo que nos corresponde, el agua es un bien público y hay que repartirla lo mejor posible».

Ballesteros también adelanta que está prevista una reunión de la Junta de Gobierno en la que «parece que se tomarán medidas por la situación de sequía que de poco me vale porque necesitamos medidas urgentes».

Por otra parte, todavía se están terminando las labores de limpieza del canal «que se ve perjudicado porque el resto de usuarios, como el río está adecuado, están haciendo riegos».

Los embalses de la Cuenca del Duero están al 77,4% de su capacidad, cinco puntos por encima de la media de referencia de hace un año.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios