Borrar
Los tractores se dirigen desde Peñafiel a Valladolid para la movilización del 14 de febrero. A. Ojosnegros
Europa hace «gestos» ante la presión del campo, que reclama cambios más profundos

Europa hace «gestos» ante la presión del campo, que reclama cambios más profundos

Las organizaciones agrarias coinciden en que nunca antes se habían visto movilizaciones tan generalizadas y contundentes

Silvia G. Rojo

Viernes, 16 de febrero 2024, 00:36

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Fue el pasado 30 de enero, cuando comenzaron las primeras tractoradas en la región. Desde entonces, bien convocados a través de grupos de mensajería o por las organizaciones profesionales agrarias, los agricultores no han dejado de hacerse notar en carreteras y ciudades con el objetivo de que se produzcan cambios, especialmente, en muchas cuestiones que tienen que ver con la Política Agrícola Común (PAC), tanto desde el punto de vista agronómico como desde la parte más burocrática.

De momento, Bruselas ha anunciado una exención parcial de la norma de condicionalidad sobre las tierras en barbecho por lo que en vez de tener que mantener un 4% de barbecho en sus tierras cultivables, los agricultores podrán optar por cultivos fijadores de nitrógeno sin productos fitosanitarios, por ejemplo, leguminosas. Otra cuestión es si en regiones como ésta, el clima lo permite.

Además, Europa ha retirado el proyecto de reducir un 50% el uso de fitosanitarios e, incluso, no hace mucho que Bruselas ha planteado rebajar la protección del lobo, que no es cuestión menor para muchos ganaderos.

Estas medidas y otras que se tomarán, invitan a la reflexión sobre los resultados que están dando las movilizaciones.

El presidente de Asaja, Donaciano Dujo, reconoce que se trata de «gestos totalmente insuficientes», aunque insiste en que «se está en negociaciones, soy optimista en que se consigan cosas, veremos hasta dónde llegamos».

Se muestra consciente de que para que se produzca el «cambio radical» que demandan, «hace falta dar tiempo, pero en todos los casos, las manifestaciones están siendo algo positivo y bueno».

Lorenzo Rivera, coordinador de la Alianza UPA-COAG, subraya que «nunca ha habido una participación y una presión tan fuerte como ahora, a pesar de que hemos vivido momentos peores».

Estas protestas de los profesionales del campo que se han extendido por toda Europa «hacen que se vea la posibilidad de cambiar las cosas».

Cuestiones concretas

Comenta otras cuestiones que ya están sobre la mesa, como la paralización de acuerdos comerciales como el que se pretendía firmar con Mercosur o la intención de ofrecer cierta flexibilidad en la rotación obligatoria de cultivos cada cuatro años.

Además, se planea que se pueda labrar «algo» durante los meses de verano o, incluso, «ahora se habla de subir el presupuesto para agricultura, y eso lo tiene que hacer el Parlamento Europeo, va a quedar pendiente para después de junio, pero antes pueden asumir el compromiso, el verdadero cambio se tiene que hacer en Europa».

Hasta hace escasas fechas «estos gestos eran imposibles, había cuestiones que parecían incuestionables», dice Rivera, y aunque a través del Plan Estratégico caben ciertas modificaciones «el gran cambio está en manos del Parlamento Europeo».

Jesús Manuel González Palacín, coordinador de UCCL, indica que «gestos cosméticos, sí; de calado, no», para referirse a las modificaciones asumidas por Europa en los pasados días.

El propio González Palacín acaba de participar en Bruselas en un encuentro con el comisario de Agricultura, Janusz Wojciechowski, y la primera valoración que hace es que el dirigente «está en casilla de salida, no tiene mucho futuro, y esto puede ser una oportunidad, la presión la tiene, pero lo que consigamos lo dirá el tiempo». Para el representante de UCCL, «la protestas nunca han sido tan generalizadas y contundentes, nos tienen que oír».

Todas las organizaciones están pendientes de la reunión de ministros de agricultura el próximo día 26 en Bruselas, donde se van a anunciar medidas para reducir la burocracia.

Donaciano Dujo, presidente de Asaja.

Dujo ve «avances» tras la reunión con Planas

El presidente de Asaja Castilla y León, Donaciano Dujo, fue uno de los participantes en la reunión que las organizaciones agrarias (Asaja, UPAy COAG) mantuvieron con el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, durante la tarde del jueves.

Según la valoración de Dujo, «hemos visto avances importantes en lo que es la simplificación de la PAC y en algunas medidas agronómicas que vemos con buenos ojos».

De manera detallada se refirió a que «la rotación de los cultivos se elimina; se permite el laboreo tras la recolección, se elimina la obligatoriedad del cuaderno digital pasando a ser voluntario y se eliminan las fotos geo referenciadas, además de alguna cosa más».

Según sus palabras, «todavía faltan algunas cuestiones importantes como la condicionalidad, márgenes de los ríos, movimientos ganaderos, las ayudas al girasol, el 5% de especies mejorantes, el abonado orgánico o el veterinario de explotación, son cuestiones que Asaja ha planteado que hay que eliminar de esa burocracia».

Dujo también apuntó que entre los temas que no se trataron está la legislación ambiental que «sin duda alguna es uno de los problemas que el sector tiene» y de manera concreta puso el foco en la «problemática con la fauna salvaje» y especialmente, con el lobo.

A partir de ahora, se reunirán equipos técnicos de trabajo para seguir ahondando en todas estas cuestiones.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios