Borrar
Nacho Rincón y Miguel Otero en los viñedos de Fuentenebro. N. Rincón

La nieve cubre los viñedos más altos de la Ribera del Duero

Esas precipitaciones dejarán importantes efectos positivos en las cepas, además de una bonita estampa invernal

Susana Gutiérrez

Lunes, 22 de enero 2024, 18:54

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La nieve ha llegado a las zonas de mayor altitud y las situadas más al sur de la Denominación de Origen Ribera del Duero. Entre ellas, a la localidad burgalesa de Fuentenebro que atesora los viñedos más altos de la zona de calidad, ubicados a casi 1.100 metros. Las precipitaciones han dejado, durante los últimos días, una bonita estampa invernal con parcelas cubiertas de nieve, pero también generarán importantes efectos positivos en las cepas a corto y medio plazo. Los viticultores Nacho Rincón y Miguel Otero, ambos con viñedos situados en las zonas nevadas, han realizado un recorrido para supervisar los efectos de las precipitaciones, ahondar en sus beneficios y captar algunas imágenes que quedarán para el recuerdo.

«Uno de los efectos más importantes de la nieve en la vid es la cantidad de agua que nos va a aportar, además de una manera más lenta, va filtrando poco a poco», detalla Rincón. Recuerda que, a mayores, desde el pasado mes de octubre, se han registrado 400 por metro cuadrado por las lluvias caídas en la zona. «Ha sido muy positivo por la sequía que veníamos arrastrando, lo necesitábamos», insiste. La clara prueba de ello se observa en el nivel del agua del arroyo de la zona que, además, ahora aparece nevado. «Cuando la nieve se vaya derritiendo, tendrá un aporte hídrico que va a ser muy importante», augura.

Imagen de unos viñedos nevados. N. Rincón

Plagas

A pie de viña, en las parcelas se observa la presencia de diez centímetros de nieve «que la tierra va a ir absorbiendo poco a poco», precisa Miguel Otero. Otra de las consecuencias favorables, según estos dos viticultores ribereños, es que esa cantidad de nieve, unida a las bajas temperaturas, «nos ayuda a eliminar hongos, insectos y plagas que se van quedando en la corteza de la viña. Va a ayudar mucho, de manera natural». En cualquier caso, también se alude a uno de los aspectos «menos positivos», ya que si queda nieve en la planta junto a temperaturas muy extremas de diez grados bajo cero durante varios días, «hay riesgo de que se hiele alguna yema».

Imagen de unos viñedos nevados. N. Rincón

En resumen, según los profesionales, la nieve generará grandes beneficios en el viñedo, siempre que no se prolongue demasiado en el tiempo y se produzcan en invierno, momento en el que se encuentra la planta en parada vegetativa. Además, su presencia es beneficiosa por su efecto cicatrizante sobre la vid, en las plantas que ya se hayan podado.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios