Borrar
Las primeras vezas que se sembraron en Madrigal comienzan a nacer. S. C.
Los requisitos de la PAC multiplican por tres el precio de leguminosas

Los requisitos de la PAC multiplican por tres el precio de leguminosas

El agricultor no encuentra semilla en el mercado por la alta demanda y porque se ha producido menos de lo previsto

Silvia G. Rojo

Salamanca

Viernes, 11 de noviembre 2022, 00:01

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Dejando de lado todo lo relacionado con la meteorología o los altos costes de producción, a los agricultores les ha surgido un tercer problema que, en parte, está relacionado con lo económico pero sobre todo, con el desabastecimiento. Encontrar semillas de leguminosas se ha vuelto misión imposible y si surge la oportunidad, en el caso de las vezas, su precio se ha multiplicado por tres con respecto al año pasado.

La entrada en vigor de la nueva PAC (Política Agraria Común) el 1 de enero de 2023, llega con una novedad, los eco regímenes, una serie de compensaciones por implementar en la explotación prácticas beneficiosas para el medio ambiente.

Se han establecido nueve modelos diferentes para que cada agricultor y ganadero se decante por el que más se ajuste a su realidad y aunque tienen un carácter voluntario, la cuestión está en que en la práctica los derechos de pago base verán reducido su importe y esa cantidad se podrá recuperar con la aplicación de algún eco régimen.

Una de esas modalidades exige determinada rotación de cultivos y un porcentaje mínimo del 10% de la superficie acogida sembrada de especies mejorantes de la cual, el 5% deben ser leguminosas. Aquí es donde aparece el problema que Carlos Antona, de la cooperativa Tierra Charra-Moraña, resumió de la siguiente manera: «Ha habido una producción muy baja de semillas con una demanda brutal».

Estos proveedores de semillas hacen unas previsiones de venta «con unos rendimientos de 1.200 kilos por hectárea y venimos de un año malo de rendimientos, con 200 y 300 kilos por hectárea, por lo que se ha producido un 20% de lo que teníamos programado con la demanda normal». No se puede olvidar que esa demanda se ha desbordado por la necesidad de cumplir con este eco régimen.

«Lo que pudimos encontrar al principio se lo dimos a los clientes más fieles, pero sigue habiendo muchísima pregunta; hemos tirado de toda la semilla certificada, de la poca que había, y en la de consumo humano no hemos entrado».

Antona aseguró que las semillas certificadas de veza que costaban 600 euros, ya se mueven en 1.800 euros la tonelada, «eso si las encuentras» y en el caso de los guisantes, han pasado de 500 a unos 900 euros.

«La veza sube más porque el 90% se destina para forraje y la semilla que se suele sacar es casi nula, en cambio en guisantes se saca más».

Flexibilidad

Antona reclamó cierta «flexibilidad» en la aplicación de las medidas, «han endurecido el año que peor andamos de semilla, se tendría que facilitar». Las organizaciones agrarias instan a la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural a que dé a conocer cuanto antes los requisitos que deben cumplir los agricultores para ser beneficiarios de las ayudas de los eco regímenes pues «aunque los requisitos comunes y pagos directos están trazados en el Plan Estratégico de la Política Agraria Común, se permite cierta flexibilización por las autoridades competentes de las comunidades autónomas en las ayudas a los regímenes voluntarios a favor del clima, el medio ambiente y el bienestar animal (eco regímenes)», recordaron desde Asaja.

Lo que parece claro es que al agricultor se le está atragantando una sementera ya de por sí complicada por los elevados costes de producción.

«Sembraré lo que encuentre, ya no solo se trata del precio, hay que encontrarlo»

Vezas, yerros o titarros son solo algunas de las leguminosas que servirían a Luis Miguel Garzón para cumplir con los requisitos de la PAC. «Sembraré lo que encuentre», aseguró este agricultor de Madrigal de las Altas Torres (Ávila). «Ya no solo se trata del precio, es que hay que encontrarlo», remarcó.

Su percepción es que con la condicionalidad de la PAC «se va desabastecer el mercado» y recordó que en su zona, de manera tradicional y por las condiciones climáticas, la cebada es uno de los cultivos predominantes. Los barbechos representan mucho menos y el girasol «está totalmente desterrado porque o no lo entendemos o vamos a pérdidas y luego están las leguminosas», al menos hasta ahora así ha sido.

Dadas las dimensiones de su explotación y acogiéndose al eco régimen de la rotación de cultivos con especies mejorantes, está obligado a sembrar 20 hectáreas de leguminosas y otras 20 de girasol aunque en este caso, dispone de más margen.

En caso de verse apurado, no descarta sembrar lentejas o garbanzos para el consumo humano pues «esta situación nos ha cogido con el pie cambiado, de momento voy a esperar porque ha llovido lo justo, pero están en juego una parte muy importante de las ayudas».

Concluyó que explotaciones familiares como la suya «con estas condiciones vamos a tener muchos problemas, se avecina un cambio importante en el campo».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios