Borrar
Siega de lentejas en la IGP Lenteja de Tierra de Campos. EL NORTE
La sequía baja los rendimientos de la lenteja esta campaña pero gana en calidad y finura

La sequía baja los rendimientos de la lenteja esta campaña pero gana en calidad y finura

En la Armuña ya se ha terminado de cosechar, mientras que en Tierra de Campos está previsto concluir a finales de este mes de julio

Silvia G. Rojo

Salamanca

Viernes, 8 de julio 2022, 00:08

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Quizás ha aguantado mejor que algunos cereales, pero la lenteja tampoco ha sido ajena a la sequía de los meses de mayo y junio y a las altas temperaturas del pasado mes. En la IGP Lenteja de la Armuña, en la provincia de Salamanca, ya se ha terminado la recolección con diez días de adelanto con respecto a las fechas habituales. «El cultivo venía en muy buenas condiciones, pero la exigencia de mayo y junio ha sido extraordinaria porque no ha llovido y el calor llegó con temperaturas récords, veraniegas, y a pesar de todo la lenteja ha mantenido el tipo porque la cosecha no es extraordinario pero dadas las circunstancias es aceptable», explica Nicolás Armenteros, director técnico de Legumbres de Calidad (Lenteja de la Armuña, el Garbanzo de Fuentesaúco y el de Pedrosillo, y Judías de El Barco de Ávila).

Los rendimientos medios de este año se mueven entre los 700 y 750 kilos por hectárea, mientras que un año intermedio se alcanza unos 100 kilos más en esta zona de calidad. «Ha aguantado mejor la lenteja que algunos cereales, a veces la lenteja reacciona mejor a la escasez de agua que al exceso, está más adaptada y el estrés hídrico luego se suele traducir en una gran finura y mucha calidad», por lo que en este sentido califica el año «de los mejores».

En cuanto al precio, la lenteja no comenzará a cotizar en lonja hasta que no avance el mes de agosto. «No sabemos por dónde va a salir», asegura Armenteros, «En los cereales el precio es el doble, pero vamos a ver cómo se traduce en las lentejas, la lógica invita a pensar que estarán por encima del precio del año pasado». En 2021, llegó a cotizar a 1,20 euros por kilo, aunque la media de las operaciones se cerraron entre 1 y 1,10 euros el kilo.

El director técnico de Legumbres de Calidad confirma que en el caso del garbanzo, ya se ha entrado en algunas parcelas. «Viene con unos 20 días de antelación, aunque el inicio será lento y en unas dos semanas se irá generalizando». Armenteros asume en este caso que el cultivo «no tiene reservas, ya no puede más y se espera que en los próximos días vuelva el calor intenso por lo que se va a entregar del todo».

En plena campaña

En cuanto a la IGP Lenteja de Tierra de Campos, todavía quedan bastantes días de siega por delante, pero lo que se ha cosechado hasta el momento confirma que «una parte no ha granado bien y la mayoría no se ha desarrollado lo suficiente», explica Ana Villacé, directora técnica de esta Indicación. «Tenemos parcelas de 1.000 kilos, otras de 400 o 500 y gente que ni va a cosechar». Entre La Mudarra y Tordesillas se dan las producciones más altas, que en un año medio rondan los 1.500 kilos. Recuerda Villacé que esta campaña «se sembró a tiempo y parecía que iba bien, pero la sequía y el calor de mayo y junio han marcado la campaña».

Todavía es pronto para dar datos concluyentes, pero la directora técnica intuye una campaña «mala» en cuanto rendimientos, «no sé si tan mala como la del año pasado, pero sí parecida». En 2021, se recogieron en esta IGP, 2,3 millones de kilos frente a los 6,5 millones de 2020. El número de hectáreas de esta Indicación se mantiene en torno a las 4.943 hectáreas, con 264 productores. En el caso de La Armuña, las hectáreas son 800 ya que han bajado «un poco» los dos últimos años.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios