Borrar
El norte
El granizo deja daños «desiguales» en una docena de municipios de la Ribera del Duero
Somos Campo

El granizo deja daños «desiguales» en una docena de municipios de la Ribera del Duero

El Consejo Regulador no entra en cifras de hectáreas perdidas, mientras que algunos viticultores afirman haber perdido el 100% de los racimos

Susana Gutiérrez

Aranda de Duero

Jueves, 7 de julio 2022, 21:09

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La tormenta de granizo registrada en la tarde del miércoles en la Ribera del Duero ha dejado daños «desiguales» en una docena de municipios situados en las provincias de Burgos y Segovia. Fueron apenas treinta minutos de precipitaciones que, en puntos concretos, como en Gumiel de Izán o Milagros, dejaron más de 50 litros. Desde el Consejo Regulador de Ribera del Duero no entran a valorar cifras de hectáreas perdidas, y defienden que fue un fenómeno de «salpicaduras», que no ha afectado a todas las hectáreas de los términos municipales, ni todos los daños han generado el mismo nivel de destrozos. En esta línea, consideran que la tormenta no ha dejado daños «catastróficos» para la zona de calidad en su conjunto, ya que posee más de 25.000 hectáreas de viñedos de calidad, pero asumen que a productores concretos les ha dañado prácticamente toda la cosecha.

Desde el ente regulador, confirman que, de momento, se han registrado daños en Gumiel de Izán, Gumiel de Mercado, Quintana del Pidio, Aranda, La Aguilera, Fuentespina, Fuentelcésped, Fuentenebro, Pardilla, Campillo, Montejo de la Vega y Honrubia de la Cuesta. «Es totalmente heterogéneo, hay en viñas que han podido ser más afectadas y en otros menos. Hay zonas en las que el racimo sí que está dañado prácticamente al cien por cien de las bayas, pero en otras se ven daños superficiales en los que probablemente las uvas sequen o simplemente cicatricen y sigan el desarrolla normal», ha explicado el director de Experimentación de la D.O, Alberto Tobes. En este sentido, apela a la necesidad de seguir viendo lo que sucede a pie campo en los próximos días «para acabar de acotar perfectamente las viñas y el número de hectáreas, cosa que ahora mismo no tenemos. Hay que hacer ese trabajo fino, ir parcela por parcela para conocer hasta dónde ha afectado». El técnico detalla que hay afecciones muy intensas en un punto y a tan solo 500 metros los daños son nulos, «dependiendo si ha caído piedra, solo agua o ni ha llovido».

Cicatrizar

Por la trayectoria y las zonas a las que afectó la granizada, desde UCCL auguran que los daños afectarán como mínimo a 2.000 hectáreas de viñedo. El coordinador de la organización agraria en la comarca, Daniel Maestre, afirma que hay algunas zonas con la totalidad de los racimos dañados y, en otras, la piedra ha marcado a los racimos «generando heridas que se van a arrastrar en el futuro, con riesgo de botritis en la vendimia». El viticultor puede hablar en primera persona, ya que ha sufrido las consecuencias en cerca de 17 hectáreas situadas en la zona de Quintana del Pidio.

Desde Asaja, no entran a valorar el número de hectáreas, aunque sí constatan daños importantes en el epicentro de la tormenta. «Todavía hay que esperar y entrar en las parcelas para hacer un calculo definitivo», defiende el vicepresidente provincial, Javier Arroyo. En esta línea, detalla que hay pagos totalmente afectados, mientras que en otros el daño ronda el 50%. Alude a la necesidad de «cicatrizar esas heridas de la planta, a ver si se puede salvar».

Parcela afectada por la tormenta de granizo
Parcela afectada por la tormenta de granizo El Norte

Por su parte, desde la Asociación de Bodegueros de la Ribera, Asebor, han querido mandar un mensaje de «tranquilidad», al considerar que «han sido fotos muy localizados y no se han extendido a la generalidad» de la Ribera del Duero. El portavoz de los bodegueros, Antonio Díez cree que «en superficie es bastante menor a lo que cayó en 2021».

Cereal

Además de la superficie de viñedo, el granizo ha afectado a una zona donde también hay importantes cultivos de secano, en concreto de cereal y, especialmente, de trigo y cebada. «Ahí donde ha caído, ha acabado con todo», mantienen tanto UCCL como Asaja, sin entrar a valorar el número de parcelas o superficie que han sufrido daños. En este caso, también depende del momento de la cosecha en el que encontrara cada parcela, ya que en términos como en Campillo de Aranda se había recolectado más del 50%, mientras que en la zona de Gumiel de Izán o Quintana del Pidio todavía no habían comenzado las labores.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios