Borrar
Adobe Stock
Cuando 'Netflix ayuda': cinco películas que podría recomendar un psicólogo

Qué es la filmoterapia

Cuando 'Netflix ayuda': cinco películas que podría recomendar un psicólogo

El cine también ayuda a cuidar de nuestra salud mental y favorece que saquemos nuestros demonios cuando estamos en terapia

Julia Fernández

Sábado, 24 de febrero 2024, 19:13

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Ver una película o una serie es algo realmente poderoso. Nos ayuda a desconectar, a soltar tensión, a reír ... Tiene un gran poder catártico. ¿Quién no se queda a gusto después de llorar con un dramón de los que hacen época sabiendo que, al final, es todo mentira? Tal es su fuerza para sacar los demonios de dentro que hasta se ha convertido en una herramienta útil para hacer terapia. Y no con la cuadrilla, como ya hacemos habitualmente, hablamos de hacerla con un profesional.

«El cine y el psicoanálisis nacieron casi a la vez», apunta Jaume Descarrega, psicólogo clínico y miembro del Comité de Cultura del Colegio Oficial de Psicología de Cataluña. Aunque Freud no creyera mucho en él, hoy en día forma parte de las herramientas que tienen los profesionales de la salud mental para profundizar en los diálogos con sus pacientes, a veces extremandamente dolorosos o difíciles. «Es un recurso más dentro de una sesión», acota Descarrega. «Un apoyo a la terapia psicológica», coincide su colega Ana Fernández, especialista además en ambas ramas: psicología y cine.

¿Qué tiene de especial este arte para que conectemos tan bien? Por un lado está en que precisamente es «una metáfora de la vida; nos da la posibilidad de hacer muchas analogías con la realidad» y con cierta distancia emocional, tan necesaria en este tipo de procesos. Porque a lo mejor un individuo no puede hablar en primera persona del maltrato sufrido, pero sí en tercera. Por otro lado, ayuda mucho la facilidad de cada persona para identificarse con los personajes y las situaciones. Todo junto hace que afloren reflexiones, dificultades e incluso problemas que de otra manera seríamos incapaces de ver o verbalizar.

«Para que el uso del cine sea terapéutico hace falta que la persona esté dispuesta a trabajar en el cambio»

Nerea, nombre ficticio, se quedó de piedra cuando su psicóloga le recomendó buscar en Netflix 'Fragmentos de una mujer'. Estaba pasando una depresión por perder un bebé en la recta final del embarazo, pero no era capaz de exponer todo lo que sentía. Al principio, pensó en no verla –el filme aborda la culpa y la necesidad de perdón de una madre que pierde a su hija tras un parto en casa–, pero se dejó llevar y hoy lo agradece: «Lloré muchísimo, pero pude poner palabras a cosas que me estaban pasando».

«Los psicoanalistas utilizamos este recurso en momentos en que creemos que puede ayudar al paciente», señala Descarrega. No se trata de hurgar en la herida porque sí. Y esto no suele ser en la primera ni en la segunda sesión porque antes hay que establecer una relación con el paciente y ver también los caminos para llegar al núcleo de la cuestión. «Si alguien te dice que no le gustan ni las películas ni la series sería absurdo recomendarle alguna. A lo mejor le gusta leer y entonces puedes recomendarle novelas. O si le gusta la música, canciones», señala.

  • 'Inside out' (Del Revés). De animación. Es muy valiosa porque ayuda a explicar el papel de las emociones en nuestra vida. También las más desagradables. Está disponible en Disney + y bajo alquiler en el resto de plataformas.

  • 'Te doy mis ojos'. Una noche de invierno, Pilar sale huyendo de su casa. Se lleva con ella apenas cuatro cosas y a su hijo Juan. Antonio pronto se dispone a buscarla. Aborda la violencia de género y la situación emocional de las víctimas. Disponible en Netflix, Movistar +, Disney + y HBO Max.

  • 'Réquiem por un sueño'. Es un reflejo sobre el mundo de las adicciones. En Rakuten y FlixOlé.

  • 'Black Mirror'. Esta serie muestra algunos peligros de nuestra sociedad actual, el lado oscuro de la vida y la tecnología. Seis temporadas disponibles en Netflix.

  • 'Eres'. Este cortometraje de Vicente Villanueva aborda la identidad y la búsqueda de aprobación.

Compromiso

A Nerea la película le removió por dentro porque hubo una combinación de factores imprescindibles. «Para que el uso del cine sea terapéutico hace falta un buen profesional acreditado, una persona dispuesta a trabajar en el cambio y una fuerte alianza terapéutica», apunta Fernández. Y va más allá: «Lo terapéutico no es el visionado de la película, sino la reflexión posterior dentro de un proceso y con unos objetivos concretos».

Visto así, ya podemos ir olvidándonos de curas milagrosas por ver determinado largometrajes. Para lo que sí nos puede servir es para descubrir por nosotros mismos que algo no va bien. «A mí me han llegado pacientes que habían identificado el trastorno obsesivo-compulsivo después de haber visto la película 'Toc Toc' de Vicente Villanueva», confiesa Fernández, que también es coordinadora del grupo de Artes Audiovisuales y Escénicas del Colegio de Psicólogos de Madrid.

A la hora de trabajarlo en la consulta, ni Fernández ni Descarrega tienen un guion concreto para hacerlo. Se trata de un proceso más «orgánico» y personalizado que surge de las conversaciones con los pacientes. «En un momento determinado te viene a la cabeza esa serie o ese corto que puede ser útil para la terapia y lo recomiendas», añade el psicoterapeuta catalán.

– ¿Y todo el mundo hace caso?

– No. Yo tuve un paciente al que recomendé ver el corto 'Alike'. Tenía una relación compleja con su hija pequeña. No entendía que quisiera más practicar una afición que dedicarle horas al estudio o a estar con él. En la siguiente consulta me dijo que no lo había visto porque ni se acordaba del nombre, así que lo hicimos juntos. Le sirvió para entender lo que estábamos hablando.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios