Borrar
Gripe A, covid... ¿Cuándo tengo que ir realmente a Urgencias?

Gripe A, covid... ¿Cuándo tengo que ir realmente a Urgencias?

La mayoría de las infecciones respiratorias se pueden tratar en casa, pero mucho cuidado si perteneces a un grupo de riesgo o tienes dificultades para respirar

Miércoles, 10 de enero 2024, 19:07

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Las salas de espera de ambulatorios y hospitales llevan semanas saturadas de pacientes aquejados de gripe, covid y otras enfermedades respiratorias propias de esta época del año. La coincidencia en el tiempo de varios virus (tripledemia) ha puesto en jaque al sistema sanitario, que tiene verdaderos problemas para absorber tanta demanda. Sin embargo, no siempre es necesario acudir al médico. «En estos casos es muy importante tener claro el concepto de lo que es urgente, lo que tiene que ser visto pero puede esperar e incluso lo que podemos resolver en casa sin necesidad de ir al ambulatorio», aclara el doctor Juan Carlos Montalvá, coordinador del Grupo de Trabajo de Urgencias de la Sociedad Española de Atención Primaria (Semergen). Estas son algunas claves para saber cuándo tenemos que ir corriendo al médico o basta con que nos acerquemos a una farmacia.

Gravedad e intensidad de los síntomas, la clave

«La mayoría de las infecciones respiratorias que sufrimos en esta época del año son leves y transitorias. Si lo que tenemos es un pequeño dolor de cabeza, mocos, un poco de fiebre y malestar durante unos días puede ser suficiente con ir a una farmacia, comentar lo que nos ocurre y dejarnos aconsejar sobre lo que más nos conviene en cada caso», apunta Carlos Fernández Moriano, responsable del Área de Divulgación Científica del Consejo General de Farmacéuticos.

Ahora bien, si el enfermo pertenece a un grupo de riesgo (lactantes, mayores de 65 años, embarazadas, personas inmunodeprimidas, con cáncer...) o si los síntomas empeoran con el paso del tiempo (fiebre alta, dificultad respiratoria, dolores de cabeza y musculares muy intensos), lo recomendable es pedir cita con el médico de cabecera. La urgencia en ser vistos por un especialista dependerá de su gravedad e intensidad. «Sentirnos como si un camión nos hubiese pasado por encima es desagradable y molesto pero no suele ser grave. Tener dificultades para respirar, sí».

«La duración de los síntomas en el resfriado suele ser de una semana, aunque la tos puede durar hasta quince días, mientras que la gripe tarda algo más en desaparecer, en torno a los diez días», precisan en la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen).

¿Hospital o ambulatorio?

El planteamiento a la hora de acudir a las urgencias tiene tres escalones y «debemos respetarlos, en la medida de lo posible, para no colapsar el sistema». El primero son los ambulatorios. Si una persona presenta una infección respiratoria que se alarga en el tiempo, debe acudir a su centro de salud para que le echen un vistazo. «Los médicos de familia tienen la obligación de ver a estos pacientes aunque no tengan cita porque se consideran una urgencia indemorable. Lo que pasa muchas veces es que se van directamente al hospital porque en el ambulatorio tardan en cogerles el teléfono o porque piensan que les van atender más rápido y al final se saturan las urgencias», lamenta el doctor Juan Carlos Montalvá, que ve a un 40% más de pacientes desde la pandemia.

Fuera del horario de los centros médicos, el siguiente escalón en función del nivel de la urgencia son los Puntos de Atención Continuada (PAC), «que están perfectamente capacitados para resolver un cuadro catarral vírico o para hacer las pruebas de estreptococo en el caso de una amigdalitis, por ejemplo», coinciden los expertos. Y, en último término, se encuentran las urgencias hospitalarias, a las que deben acudir «los pacientes que pertenecen a un grupo de riesgo o que presentan síntomas que no solo no remiten sino que se agravan con el paso de los días: una persona mayor con dificultad para respirar, una embarazada a la que no le remite la fiebre, un bebé...», enumeran los expertos.

¿Qué puedo tomar?

Si lo que tenemos es una gripe, covid o un catarro sin mayores consecuencias más allá del malestar típico de estas enfermedades, lo que podemos hacer es recurrir al botiquín para hacer más llevadero el proceso. «Los anticatarrales, que se pueden dispensar sin receta y no tienen grandes efectos secundarios, suelen incluir una combinación de diferentes principios activos que ayudan a mejorar el estado general del paciente. Lo más frecuente es que lleven un analgésico (ibuprofeno, paracetamol, ácido acetil salicílico...) para bajar la fiebre y aliviar el dolor; un antihistamínico (clorfenamina) para reducir el picor de ojos, los estornudos y la secreción nasal; y un descongestivo (fenilefrina, pseudoefedrina...) para 'desatacar' la nariz», explica Carlos Fernández Moriano.

Para tratar la tos es importante diferenciar entre la seca y la productiva. En el caso de la primera, se puede recurrir a medicamentos antitusivos (dextrometorfano), mientras que si se expulsan flemas lo que tenemos que tomar es un mucolítico (acetilcisteína, carbocisteína...) para ayudar a que sean más fluidas. La Asociación Española de Pediatría (AEP) desaconseja el uso de anticatarrales en niños menores de 12 años.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios