Borrar
Noelia de Alda
¿Por qué todo el mundo habla del Helicobacter pylori, la bacteria de moda?

¿Por qué todo el mundo habla del Helicobacter pylori, la bacteria de moda?

La mitad de los españoles tienen esta bacteria, pero solo un pequeño porcentaje desarrolla síntomas. Sin embargo, se disparan las pruebas para comprobar si este patógeno 'vive' en nuestro estómago

Domingo, 12 de noviembre 2023

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

¿Por qué de repente se habla tanto del Helicobacter pylori y mucha gente se hace pruebas para saber si tiene esta bacteria? «Porque todo lo relacionado con el tema digestivo (sobrecrecimiento bacteriano, microbiota, dietas sin gluten, sin lactosa...) se ha puesto muy de moda y todo el mundo pide hacerse los test como si esa fuese la solución definitiva a sus problemas estomacales y no es así.

Esta bacteria es muy conocida en Medicina. De hecho, se trata de uno de los patógenos humanos más frecuentes. Se puede decir que aproximadamente algo más de la mitad de la población mundial está infectada, un porcentaje que se dispara hasta el 80% en los países menos desarrollados», aclara la doctora María del Mar Calvo, especialista en aparato digestivo del Igualatorio Médico Quirúrgico (IMQ), antes de ahondar en las causas, síntomas y tratamiento de una bacteria que se ha convertido de un tiempo a esta parte en una de las búsquedas más tecleadas en materia de salud.

¿Cómo nos infectamos?

El Helicobacter pylori, descubierto en un cultivo de biopsias gástricas en 1983, es una bacteria que está presente en el estómago de más o menos la mitad de la población española y afecta por igual a ambos sexos. «El primer contacto con la bacteria suele ser en la infancia: es muy poco frecuente que la primera infección sea de adulto», confirman en la Fundación Española de Aparato Digestivo. Mientras que en los países desarrollados el contagio entre personas suele ser por vía oral en el ámbito familiar, en las sociedades con peores condiciones sanitarias el principal foco de infección del Helicobacter pylori son las aguas contaminadas.

¿Cuáles son los síntomas?

Aunque la infección «raramente se resuelve de manera espontánea y suele persistir durante toda la vida, solo un pequeño porcentaje de los pacientes contagiados –entre el 10 y el 25%– desarrolla síntomas», precisan los especialistas. Lo que se ha demostrado es que «la infección por esta bacteria está implicada en el 95% de los casos de úlceras duodenales y tiene una presencia muy alta en el cáncer de estómago, pero esto no quiere decir que tener Helicobacter pylori signifique que vamos a desarrollar un tumor gástrico. Tienen que darse otras muchas circunstancias», tranquiliza la doctora Calvo, cofundadora del Centro Vasco de Aparato Digestivo.

Los pacientes que desarrollan síntomas suelen padecer desde falta de apetito hasta hinchazón abdominal, náuseas, vómitos, cansancio, digestiones pesadas...

El diagnóstico

¿Cómo podemos saber si estamos infectados? «Porque buscamos la bacteria. Y se puede hacer a través de diferentes métodos. Uno de los más habituales es el test del aliento, que permite identificar el patógeno al analizar el aire expulsado después de tomar una pastilla de urea. También se puede determinar si el paciente está infectado con una prueba en heces o una biopsia gástrica. Otra opción es el test serológico (analítica de sangre), «aunque en este caso la prueba sólo nos puede decir si el paciente ha estado en contacto con la bacteria, pero no precisa si la infección está activa», recuerda la doctora Calvo.

«Hacerse las pruebas para detectar este patógeno sin prescripción médica puede retrasar el diagnóstico y estresar más al paciente»

El tratamiento

Ahora bien, ¿es buena idea hacerse miles de pruebas cuando tenemos problemas digestivos? «Es buena idea siempre y cuando nos valore primero un especialista, porque hacerse pruebas sin control puede retrasar el diagnóstico y estresar todavía más al paciente. Hoy en día disponemos de mucha información y pagando se puede hacer prácticamente cualquier cosa, pero debemos hacerlo con cabeza... y con prescripción médica. Las pruebas tienen un orden y para ese orden es fundamental que nos valore primero un especialista», aconsejan en Laboratorios Axpe.

«La bacteria vive en un medio muy ácido y el tratamiento es siempre antibiótico. Como el patógeno va generando cada vez más resistencias, las terapias tienen que ser de entre 10 y 14 días como mínimo para que resulten exitosas. Se suelen recetar tres antibióticos y un protector», explica la especialista del Igualatorio.

Dieta equilibrada... y nada de tabaco

  • Recomendaciones nutricionales: «Las personas infectadas por Helicobacter pylori no necesitan ningún tipo de restricción dietética. La idea es comer de una manera variada y equilibrada y excluir únicamente los alimentos que la persona considere que le sientan mal. Eso sí, es muy importante evitar el tabaco», aconsejan en la Fundación Española del Aparato Digestivo.

  • Evita las comidas abundantes: come en cantidad moderada y varias veces al día, repartidas en 5 o 6 tomas (desayuno, media mañana, comida, merienda, cena y algo antes de acostarte).

  • Come despacio y en un ambiente tranquilo. Mastica bien.

  • Reposa sentado media hora después de las comidas principales.

  • Bebe agua en pequeñas cantidades: hazlo 30 o 60 minutos antes o después de las comidas. Evita los zumos de naranja y tomate y las bebidas gaseosas

  • Cocinados sencillos: hervidos, en su jugo, plancha, vapor, horno... Procura no comer fritos, rebozados, empanados, salsas, guisos y todas las elaboraciones que lleven extra de grasas y aceite.

  • Legumbres: pueden causar gases. Para evitarlos, cambia el agua de la cocción una vez hayan hervido 10 minutos y tritúralas para mejorar la digestión.

  • Condimentos: usa la sal y las especias con moderación.

  • Alimentos estimulantes: evita el café, té, refrescos de cola, alcohol, chocolate...

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios