Borrar
Temperaturas cercanas a los 50ºC en España. Efe
El cambio climático duplica las probabilidades de olas de calor en un año

El cambio climático duplica las probabilidades de olas de calor en un año

ODS 13 | acción por el clima ·

En las últimas dos décadas han fallecido 157.000 por culpa de las temperaturas extremas

Martes, 28 de junio 2022, 09:01

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

42,7ºC fue el número premiado y cayó íntegro en Talavera de la Reina (Toledo) a las 21:30 horas del pasado 15 de junio. A medio grado centígrado se quedó Hijar en Teruel. Una lotería que repartió los días más calurosos de la primavera. Esta ola de calor precoz convirtió España en un horno ibérico y fue un preludio de lo que está por venir. «El verano será más seco y caluroso de lo normal», asegura la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

Una advertencia que no es un grito aislado. «El calor medio y extremo están aumentando en todos los continentes», alertaba el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés) en uno de sus últimos informes. 

Estos episodios de calor extremo son cada vez más frecuentes a lo largo del planeta. El pasado mes de mayo, India y Pakistán sufrían una ola de calor que llevaba el mercurio de los termómetros hasta los 50ºC. «Las temperaturas están 8°C por encima de lo normal, alcanzando los 48°C durante el día en algunas zonas de Pakistán», según los datos meteorológicos del país.

Esta anomalía «será cada vez más frecuente». Así lo establece una de las conclusiones del informe ‘Impactos extremos del cambio climático’ firmado por investigadores de la Universidad de Oxford, del Imperial College London y de la Universidad Victoria de Wellington. «Los extremos de calor han aumentado en probabilidad e intensidad debido al cambio climático», aseguran. Además, dejan claro el origen: «es el cambio climático provocado por el hombre».

Pasajes que amenazan con no ser acontecimientos aislados. «La probabilidad de que ocurra una ola de calor se multiplica por dos si se compara con un año con clima preindustrial y con una temperatura de 1,2ºC superior, asegura el texto. Esto, manteniendo las temperaturas actuales, pero si ascienden por encima del límite fijado por los Acuerdos de París, la probabilidad de episodios de calor extremo se quintuplica.

«Las olas de calor se han vuelto más probables», advierten los investigadores. Una lista detallada que certifican que estos fenómenos no son atribuibles a una sola zona geográfica. Europa, Rusia, Estados Unidos, China, Argentina, Norte de África, Sur y Sudeste Asiático son algunas de las regiones golpeadas por temperaturas inusitadas y a lo que añaden «se incluye ahora la posibilidad emergente de calor extremo simultáneo en regiones y continentes».

«No estamos preparados»

A pesar de las alertas y de los sistemas meteorológicos cada vez más precisos, «la sociedad no está preparada para eventos que históricamente hayan sido tan poco probables», destacan los autores en su investigación. «Somos especialmente vulnerables a este tipo de eventos extremos y que ahora son más posibles», apuntan.

En las dos últimas décadas, «se registraron 157.000 muertes por olas de calor en todo el planeta», según los datos registrados en la EMDAT (la base de datos sobre desastres internacionales). Cierto es que, la amplia mayoría de esos fallecimientos, se registraron en dos olas de calor: la de 2003 en Europa y la de 2010 en Rusia.

Estos dos eventos acumularon 70.000 y 55.000 muertes, «la ola de calor de 2003 fue más probable por culpa del cambio climático», inciden los autores de la investigación. Junto al creciente número de pérdidas humanas, el calor también ha provocado numerosas complicaciones cardiovasculares y respiratorias e insuficiencia renal.

El impacto también se deja ver en la economía, ya que la pérdida de productividad laboral «es patente en los periodos cálidos», refleja el estudio. «Sólo en Estados Unidos, las pérdidas de productividad laboral por este motivo cuestan 2.000 millones de dólares, mientras que en todo el mundo pueden alcanzar los 311.000 millones».

Fenómenos extremos

Las olas de calor no son los únicos eventos meteorológicos anormales, los investigadores de la Universidad de Oxford, del Imperial College London y de la Universidad Victoria de Wellington ponen el foco en las lluvias extremas, la sequía y los ciclones tropicales.

Según los autores de la investigación, desde la década de 1950, las fuertes lluvias se han vuelto más frecuentes e intensas en la mayor parte del mundo. «Los diluvios son cada vez más frecuentes e intensos, especialmente, en América del Norte, en Asia y en Europa», revela el informe.

Al igual que las olas de calor, las inundaciones dejaron una cifra similar de fallecidos en los últimos 20 años: 111.000. La factura económica supera los 610.000 millones de dólares en todo el mundo.

El cambio climático también ha aumentado la frecuencia de este tipo de evento meteorológico. Con la actual situación mundial, «estos fenómenos se producen 1,3 veces cada 10 años frente a uno cada decenio», citan los autores con datos del IPCC.

Sin embargo, «tanto los impactos del cambio climático como el grado actual de comprensión de los mismos varían según los peligros y las regiones», advierten.

La falta de conocimiento de acontecimientos previos y la escasez de datos dificultan la previsión de daños provocados con estos eventos. Así, los investigadores reclaman que para adaptarse a los riesgos cambiantes y optimizar la mitigación de estas modificaciones, es «crucial que la comprensión de todos estos fenómenos siga desarrollándose y se haga de forma equitativa en todas las regiones».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios