Borrar
Recogida de toneladas de algas en el Mar Menor, el caso más reciente y sonado de eutrofización, contaminación por nitratos, en España. Marcial Guillén
Contaminación de aguas: una amenaza real para la sequía en 30 años

Contaminación de aguas: una amenaza real para la sequía en 30 años

ODS 6 | Agua limpia y saneamiento ·

Un estudio añade la contaminación de las reservas en las previsiones para 2050 y concluye que los problemas de suministro afectarán a tres mil millones de personas más

Martes, 6 de febrero 2024

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La sequía es más que un problema de cantidad. Para valorarla en su justa medida, resulta determinante tener también en cuenta la calidad del agua disponible. Aunque el número de metros cúbicos y la composición de estos mismos han sido históricamente estudiados por separado, ahora un equipo de científicos ha sumado estos dos factores para concluir que la emergencia global por la falta de agua será peor de lo previsto. Ya no solo influye el cambio climático y su alteración del patrón de lluvias, sino que la sequía en el mundo se verá agravada de forma exponencial por la progresiva e incesante contaminación de las reservas hídricas del planeta.

El citado trabajo, liderado por la doctora Mengru Wang, investigadora en la Universidad holandesa de Wageningen y especialista en seguridad hídrica y alimentaria, realiza una análisis prospectivo a partir de los datos disponibles sobre más de 10.000 cuencas en todo el mundo.

Su conclusión es que en tres décadas, en el horizonte 2050, los problemas de suministro de agua afectarán a tres mil millones más de personas debido a que el número de subcuencas con escasez de agua se triplicará debido a la futura contaminación por nitratos.

El equipo de expertos parte de los datos de 2010. Estos reflejan que 984 subcuencas (ríos, lagos, afluentes, etc.) sufrían escasez de agua. En esta calificación solo se valoraba la cantidad. No obstante, de haberse tenido en cuenta la calidad, la cifra de reservas no aptas para su uso habría sido realmente de 2.517, más del doble.

Si el ritmo de contaminación siguiera su curso en las próximas tres décadas, la cifra aumentaría a 3.061, recoge el artículo publicado en la revista Nature.

Con este escenario, Wang reclama «la necesidad urgente de abordar el problema del agua desde el estudio de su calidad en las futuras políticas de gestión del agua para la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS 6, agua limpia)».

¿Qué contaminantes agravarán la sequía?

El estudio de los investigadores holandeses se centra exclusivamente en la contaminación por nitratos. A pesar de que existen otros muchos contaminantes (cloruros, plásticos, patógenos y otras sustancias químicas), estos compuestos constituyen la primera causa del mal estado de la mayoría de las aguas superficiales y subterráneas.

La agricultura, además de ser la actividad que más recursos hídricos consume, es la principal causante de este tipo de contaminación. El propio artículo de Nature estima que, en el año 2010, el 69% esta última tenía origen agrario.

Los efectos sobre los ríos y lagos con alta presencia de este compuesto químico son la proliferación de algas nocivas, hipoxia (falta de oxígeno) y muerte de peces, entre otros, lo que limita el consumo y el uso seguro de estas aguas.

El proceso que sufren las aguas en estas condiciones se denomina eutrofización. Además de la agricultura, la actividad industrial, los residuos urbanos, la ganadería y hasta la propia contaminación atmosférica pueden contribuir a este deterioro de los ríos y lagos.

Embalse de Kyiv, en Ucrania, donde se observa la proliferación de algas como parte del proceso de eutrofización por contaminación de nitratos.
Embalse de Kyiv, en Ucrania, donde se observa la proliferación de algas como parte del proceso de eutrofización por contaminación de nitratos. Maryna Strokal

David Pulido Velazquez, investigador del IGME-CSIC, director del departamento de Aguas y Cambio Global, valora en unas declaraciones recogidas por Science Media Center España que las consecuencias de la sequía global serán peores aún de lo que recoge el trabajo.

«Aunque los nitratos sean la principal causa del mal estado de las masas de agua -acalara- existen otros muchos contaminantes (cloruros, contaminantes emergentes, etc.), que hacen que el agua no sea potable. Por tanto, el efecto de la calidad sobre la escasez es aún mayor del analizado en este trabajo, que se limita al análisis de los impactos por nitratos».

Puntos críticos en España

En España, según datos del Ministerio para la Transición Ecológica, existen 527 cuencas en riesgo eutrófico en España. Ocho subcuencas, seis pertenecientes al Duero y otras dos al Tajo y al Guadiana, ya tienen la calificación de 'eutróficas'.

Tal y como advierten desde el citado ministerio, esta consecuencia de la contaminación química de las cuencas no solo tiene un impacto negativo en el medioambiente, también en el ámbito socioeconómico de la zona donde se da.

«Las pérdidas económicas atribuidas a la eutrofización incluyen el aumento de costes de purificación del agua, tanto para consumo humano como para uso industrial, impedimentos a la navegación, aumento de la mortandad de peces, malos olores, etc.».

Por zonas del mundo, el estudio holandés señala que las más afectadas serán las subcuencas del sur de China, Europa central, América del Norte y África, que acumularán los puntos críticos de escasez de agua en el mundo.

Así, la presión sobre las reservas irá en aumento, a pesar de que el punto de partida no es muy halagüeño en la actualidad. Europa sufrió en 2022 la peor sequía en 500 años y España es uno de los países más vulnerables del continente. Buena muestra de ello es la puesta en marcha de los planes extraordinarios para garantizar el suministro de agua en Cataluña.

Descargaté el PDF aquí

En este contexto, valora Encarna Esteban, profesora de Ciencias Sociales y Humanas de la Universidad de Zaragoza en declaraciones recogidas por SMC, el trabajo de Wang «presenta una gran contribución al debate científico» porque «en general, los problemas de cantidad y calidad de agua se han estudiado de manera separada». Sin embargo, la alta concentración de contaminantes en muchas cuencas hidrográficas -prosigue Esteban- puede generar que estos recursos no puedan utilizarse, agravando el problema de escasez del recurso.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios