Borrar
Archivo
Dormir al calor de un centro de datos

Dormir al calor de un centro de datos

ODS 7 | Energía asequible y no contaminante ·

A partir de 2025 será obligatorio para todos los 'data center'

Miércoles, 27 de diciembre 2023, 00:08

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

En 2025, cada persona en el mundo desarrollado tendrá al menos una «interacción» con un centro de datos cada 18 segundos de su vida. Un wasap, un play en Netflix, un 'me gusta' en Instagram, un «scroll» en Tiktok o un clic para leer esta noticia. Todo ello pasa por un centro de datos, conectados 24 horas y 365 días al año para no perderse nada de la Red. El funcionamiento de los ordenadores de estos centros de datos genera de forma constante un calor residual en torno a los 20 y 35 grados que es disipado por diferentes sistemas y en otros casos es expulsado al exterior. Sin embargo, a partir de 2025 los propietarios de estas instalaciones tendrán que prestar más atención a la temperatura que se genera en sus edificios.

La nueva Directiva de Eficiencia Energética en su artículo 26, que aborda el suministro de calefacción y refrigeración, por ejemplo, destaca la necesidad de maximizar la utilización de la energía generada en estos centros, haciendo énfasis en el aprovechamiento del calor residual. La Directiva propone la reutilización del calor residual en 'data centers' con una potencia eléctrica superior a 1 MW, salvo que se demuestre su inviabilidad técnica o económica. «Nosotros tenemos todo listo para hacerlo», señalan fuentes de Digital Realty que cuentan con varios centros de datos en Madrid. «Solo necesitamos el visto bueno del ayuntamiento», añaden.

En poco más de un año, estas instalaciones tendrán que revisar sus planes, aunque en Finlandia y, ahora también, en Londres, los ordenadores, que permiten que la 'nube' funcione sin problemas, calientan los radiadores de varios hogares. «No tiene sentido mandarlo muy lejos, tienen que ser edificios colindantes», afirman estas fuentes.

Para llevar este 'calor' más allá de las paredes de los centros «es necesario que los 'vecinos' tengan la infraestructura necesaria para compartir este calor», señalan los expertos de Digital Realty. «Es tan sencillo como poner un intercambio de placas para que nos envíen el agua fría y nosotros le mandamos el calor», explican.

En estas salas la temperatura media es de unos 26 o 28 grados y «no es igual este sistema en climas húmedos o fríos», destacan estas fuentes. En Finlandia, las autoridades estatales han aprovechado los centros de datos de Microsoft para calentar hogares, comercios y oficinas Helsinki. «El concepto es único porque la ubicación de la región del centro de datos se eligió específicamente teniendo en mente el reciclaje del calor residual», señaló en el año pasado Fortum. Según la compañía finlandesa, el calor obtenido de las instalaciones de Microsoft será distribuido a través de una estructura de calefacción urbana, que consiste de más de 900 kilómetros de tuberías.

En Londres, una red 'ambiental' de tuberías de plástico distribuirá el calor residual para aumentar la temperatura con bombas de calor para suministrar «agua caliente a baja temperatura» y luego canalizarlas a través de tuberías de acero hasta los domicilios.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios