Borrar
Grietas resultantes de la sequía del pantano de Sau. Ep
España cierra su tercer año hidrológico más seco desde los años 60

España cierra su tercer año hidrológico más seco desde que hay registros

ODS 13 | Acción por el clima ·

Los tres ejercicios con menos precipitaciones se concentran en las últimas dos décadas

Martes, 4 de octubre 2022, 13:03

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Ni las lluvias torrenciales en el levante español de la última semana, ni las precipitaciones tropicales de Hermine en las Islas Canarias han arreglado el año hidrológico, que se cerró el pasado día 30 de septiembre (comienza cada 1 de octubre), y se sitúa como el tercer ejercicio más seco desde 1961, fecha en que comienza la serie histórica recogida por la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

«Ha llovido muy poco», apunta Rubén del Campo, portavoz de la Aemet. En total, las estaciones meteorológicas peninsulares e insulares registraron de media 473 litros por metro cuadrado. «Ha sido un 25% menos de lo normal», apostilla Rafael Seiz, experto en gestión del agua de WWF.

Una anormalidad que cada vez es más frecuente al observar la serie histórica en la base de datos de la Aemet. «Los tres años más secos se concentran en las últimas dos décadas», advierte del Campo. El ejercicio 2004-2005 se cerró con 415 litros por metro cuadrado de media, seguido por el de 2012-2013 con una media de 473,5 litros por metro cuadrado y el actual con 478 litros por metro cuadrado.

«Los tres años más secos se concentran en las últimas dos décadas»

Rubén del Campo

portavoz de la Aemet

«Estamos encadenando años donde ha habido pocas precipitaciones por encima de la media», señala Seiz. De hecho, de los últimos diez ejercicios, siete de ellos han registrado menos precipitaciones que los que marca la media que marca la Aemet. «Hay que recordar que estamos en sequía meteorológica desde finales del mes de enero», apunta el portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología.

Este problema, debido a la escasez de precipitaciones, se ha ido agravando con el paso de los meses y «a pesar de que la primavera fue húmeda y lluviosa», señala del Campo. El otoño, el verano y, sobre todo, el invierno (fue el segundo más seco de la serie histórica) han «sido muy secos».

Embalses bajo mínimos

La falta de lluvias en los últimos meses deja a los embalses al 32,5% de su capacidad total a fecha del 27 de septiembre, según datos del ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico. «Es una situación que hacía muchos años que no se veía», revela del Campo.

Sin embargo, la ausencia de precipitaciones no es el único motivo. «Los embalses ya no son almacenes de agua, ahora son estaciones de transferencia», denuncia Santiago Martín, experto en gestión del agua y coordinador de este área en Ecologistas en Acción. «Según llega el agua se va para el regadío y cada vez llega menos», añade.

Los embalses nacionales cerraron el año hidrológico con tan solo 18.270 hectómetros cúbicos de los 56.136 totales, muy lejos de los 28.222 (50,2% sobre el total) que de la media de hace diez años. «No es normal que los embalses estén así y es porque no gestionamos el agua», advierte Martín. «No merecemos que nos señalen como culpables de la sequía», defiende la Federación Nacional de Comunidades de Regantes (Fenacore).

«Hemos vivido el verano meteorológico más cálido de la historia»

Rubén del campo

portavoz de la Aemet

La otra variable de la ecuación es la temperatura. «Hemos vivido el verano meteorológico más cálido de la historia», recuerda Rubén del Campo. En la península, la temperatura media ha sido de 24,7ºC, lo que supone una diferencia de 2ºC en comparación con el periodo de referencia (1980-2010) al que hay que añadir un total de 42 de 90 días bajo la denominación oficial de «ola de calor».

«Esto ha provocado que aumente la evapotranspiración de los embalses y de las plantas», destaca Santiago Martín. En agosto de 2022, las precipitaciones, la humedad del suelo y la humedad relativa estuvieron muy por debajo del promedio en gran parte de Europa occidental y oriental, refrenda el Servicio de Cambio Climático de Copernicus (C3S). «El cambio climático hace que dispongamos de menos agua, no porque llueva menos, sino que hay más evaporación y menos agua en los ríos», añade Martín.

«El cambio climático hace que dispongamos de menos agua, no porque llueva menos, sino que hay más evaporación y menos agua en los ríos»

Santiago martín

experto en gestión del agua y coordinador de este área en Ecologistas en Acción

A pesar de encadenar varios ejercicios con menos precipitaciones de lo habitual, según los datos de la Aemet, «no hay que confundir a la gente, el cambio climático no trae menos lluvias», explica Martín. Realmente, argumentan ambos expertos, «el patrón de precipitaciones se ha desplazado» y «eso genera un problema en la gestión», advierte Seiz.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios