Borrar
Inundaciones en Porto Alegre, Brasil, este mes de mayo. EFE/Daniel Marenco
Inundaciones, calor extremo y tifones dejan sin colegio a 37 millones de niños cada año en el mundo

Inundaciones, calor extremo y tifones dejan sin colegio a 37 millones de niños cada año en el mundo

La ONG Save The Children denuncia que la crisis climática afecta más a la infancia y a los países con menos recursos

Antropía

Viernes, 31 de mayo 2024, 13:56

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Brasil, Pakistán, Kenia o Afganistán son algunos de los países que en los últimos meses han sufrido las consecuencias más directas de la crisis climática. Inundaciones, olas de calor y tifones que no deberían haberse producido por la época del año en la que estamos pero que han arrasado a países dejando a millones de niños y niñas sin agua, luz, casa y escuela.

El informe de Save the Children 'Born into the climate crisis' calcula que alrededor de 37 millones de niños y niñas en el mundo ven interrumpida su educación cada año por las amenazas climáticas. Y no solo eso, el aumento de las temperaturas afecta la capacidad de aprendizaje de los más pequeños.

«Los estudiantes obtienen peores resultados en el rendimiento académico en los periodos calurosos que en los fríos. Nuestra investigación sugiere que cada grado Fahrenheit de aumento de la temperatura durante un curso escolar, se reduce el aprendizaje en un 1%», explica Arantxa Oses, responsable de programas internacionales de Save the Children.

También es más probable que la interrupción del aprendizaje afecte más a las niñas, y durante más tiempo. «Si se mantienen las tendencias actuales, en 2025 la emergencia climática contribuirá a impedir que al menos 12,5 millones de niñas completen su educación cada año», añade la experta.

La ONG Save the Children participa este sábado en la manifestación convocada por Alianza por el clima y pide que el próximo 5 de junio, día del medio ambiente, sea una fecha de inflexión para que los niños, niñas y jóvenes sean escuchados y se les consideren como agentes de cambio.

Peor aprendizaje y riesgo para la salud

Más de la mitad de los niños y niñas en edad escolar de Pakistán -unos 26 millones- se han quedado fuera de las aulas durante una semana debido a la ola de calor de la semana pasada. Las temperaturas en algunas zonas del norte y noroeste de Pakistán fueron «más altas de lo normal», según el Departamento Meteorológico del país.

Pakistán, Bangladesh, Sudán del Sur, Filipinas son algunos de los países que en las últimas semanas anunciaron que cerraban las escuelas debido al calor extremo. «La exposición prolongada a un calor intenso afecta a la capacidad de aprendizaje y concentración de los niños y niñas, lo que pone en peligro su educación. El exceso de calor también es potencialmente letal para la infancia», expresó el director de Save the Children en Pakistán, Muhammad Khuram Gondal

Aumento de las inundaciones

Afganistán ha sufrido dos inundaciones en solo una semana, lo que pone de relieve la susceptibilidad del país a los fenómenos meteorológicos extremos y su impacto en los niños y niñas. A finales de mayo, al menos 300 personas -entre ellas niños y niñas- murieron en las inundaciones de la provincia septentrional de Baghlan, y unas 3.100 viviendas de la provincia quedaron destruidas -aunque es probable que estas cifras cambien a medida que continúen las operaciones de rescate-.

Estos climas extremos, que son cada vez más frecuentes, suponen un grave riesgo para toda la infancia de Afganistán, porque las familias o comunidades dependen de la agricultura para sobrevivir. Esto equivale a casi 13,2 millones de niños y niñas. Es decir, el 70% de los niños y niñas del país.

En el sur de Brasil, a principios de mayo, las fuertes lluvias que se produjeron dejaron cerca de medio millón de personas desplazadas y cientos de miles más se quedaron sin acceso a agua potable o electricidad. Hay más de un centenar de muertos y desaparecidos, aunque se cree que las cifras aumentarán cuando baje el agua. «Es uno de los mayores casos de migración climática en la historia reciente del país y provocará que ciudades enteras vayan a tener que reubicarse», dice la organización Save the Children.

En el otro lado del mundo, en Bangladesh, las lluvias torrenciales y el ciclón Remal han convertido las aldeas de zonas costeras en islas dejando a miles de niños, niñas y sus familias en una situación de emergencia. «El cambio climático está aumentando la intensidad y frecuencia de estos fenómenos y poniendo en peligro los derechos y la vida de los niños y niñas. En el último mes, han sufrido un calor extremo, y ahora tienen que hacer frente a los efectos de las inundaciones generalizadas y la destrucción causada por el ciclón. Las escuelas que cerraron debido a la ola de calor han vuelto a cerrar, y muchas se han convertido en refugios de emergencia», dice el director Shumon Sengupta, director de Save the Children en el país.

Acción contra la crisis climática

«Estamos viendo el efecto en tiempo real de la crisis climática en Afganistán, Pakistán, Kenia, Filipinas, Brasil… Incluso en España. Es urgente conseguir que la comunidad internacional se comprometa a no superar el límite de 1,5 grados de calentamiento global, incluyendo el progresivo abandono de los combustibles fósiles, aumentar la financiación para el clima para ayudar a la infancia y a las comunidades a adaptarse a la crisis climática», describe la experta de la ONG Arantxa Oses.

Save the Children trabaja en 50 países con programas que luchan contra la crisis climática como escuelas seguras, medios de vida resilientes al clima, planes de acción anticipatorios, gestión de riesgos, entre otros. La organización impulsa proyectos para que las voces, las demandas y los derechos de la infancia se coloquen en el centro de los compromisos climáticos y se invierta en redes y sistemas de protección social para la infancia.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios