Borrar
Beth Clark
El Mediterráneo es la zona del mundo con mayor riesgo para las aves marinas

El Mediterráneo es la zona del mundo con mayor riesgo para las aves marinas

ODS 15 | Vida de ecosistemas terrestres ·

Un estudio firmado por 200 investigadores desvela las áreas más dañinas para las especies marinas en peligro de extinción

Martes, 4 de julio 2023, 17:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

En los últimos años, las aguas del Mediterráneo han acumulado hasta 1,25 millones de microplásticos en los 2,5 millones de kilómetros cuadrados de superficie que tiene este mar que baña las costas de Europa, África y Asia. A esa cifra de pequeños trozos de plástico hay que sumarle los de tamaño medio y los macroplásticos.«Esto lo convierte en uno de las zonas marinas más contaminadas del planeta», advierten la mayoría de oenegés ecologistas. Un peligro para los ecosistemas marinos, para la población y también para las aves que confunden los plásticos por su comida, según un estudio publicado este martes en la revista Nature.

«Los resultados del estudio muestran la relevancia del problema de los plásticos para especies de nuestra competencia directa, especialmente la endémica pardela balear», destaca Pep Arcos, coordinador del Programa Marino de SEO/BirdLife y coautor de la investigación.

La contaminación por plásticos es un problema creciente en la práctica totalidad de mares y océanos, aunque determinadas zonas se encuentran afectadas por efecto de las corrientes. Por el momento se desconoce la cantidad exacta de fragmentos de este material en las aguas mundiales, pero se estiman entre unos 5 y 50 billones de trozos repartidos por la superficie y también en los fondos marinos. «Entre las zonas más peligrosas para las aves se encuentran el Mediterráneo, el Mar Negro, el Pacífico Noroccidental y Nororiental, el Atlántico Sur y el Océano Índico Sudoccidental», revela la investigación coordinada por Maria Dias, investigadora del Centro de Ecología, Evolución y Cambios Ambientales (cE3c) de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Lisboa.

Los restos de plástico en el entorno marino contienen contaminantes orgánicos, como plaguicidas, PCB, ftalatos o bisfenol A. En el momento en el que los contaminantes plásticos entran en el cuerpo, interfieren en importantes procesos biológicos, causando daños en el hígado y alteraciones hormonales.

En el mar Mediterráneo, la ingestión por plástico amenaza a 134 especies (peces, tortugas marinas, mamíferos y aves), aunque la afección a las aves marinas no ha sido todavía cuantificada. «Estas se distribuyen de forma heterogénea, visitando con mayor frecuencia aquellas áreas en las que se concentran sus presas, teniendo en cuenta también la influencia de los vientos», responden a través de un comunicado los responsables de SEO/Birdlife.

El equipo de investigación analizó datos de 77 especies de aves marinas, más de 7000 individuos y 1,7 millones de posiciones registradas a través de dispositivos de rastreo remoto, junto con mapas de concentración de plástico a nivel global. En particular, el estudio se ha centrado en los petreles y pardelas. Estas aves se distribuyen por todos los mares del planeta, tanto en zonas costeras como oceánicas, y por ello constituyen excelentes indicadores del estado de conservación del medio marino.

Estos animales ingieren plásticos con regularidad, «sea por confundirlos con sus presas, o por ingerirlos a través de éstas», advierte la investigación. Un mal para estas especies que puede causar problemas de obstrucción del sistema digestivo, hasta causar la asfixia o inanición, «si bien parece ser un problema que afecta a pocos ejemplares», advierten desde SEO/Birdlife.

Una ave marina que ingiere una sola pieza de plástico tiene un 20% de probabilidad de mortalidad, una posibilidad que aumenta al 50% con nueve fragmentos y al 100% si ha ingerido 93 trozos. «Si el problema del plástico sigue empeorando, el ya frágil estado de estas especies podría empeorar aún más», alerta Dias.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios