Borrar
Una niña sale de un retrete hecho sobre pilares de madera, donde los residuos se vierten directamente en una fuente de agua abierta en Mumbai, India. Unicef
Vivir sin retrete: la realidad diaria de 3.600 millones de personas

Vivir sin retrete: la realidad diaria de 3.600 millones de personas

ODS 6 | Agua limpia y saneamiento ·

Por cada dólar invertido en saneamiento del agua se ahorran cinco en el sistema sanitario

Miércoles, 14 de diciembre 2022

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El agua es un bien escaso y a la vez vital para la supervivencia humana, a pesar de ello 3 de cada 10 personas carecen de acceso a servicios de agua potable seguros. Un número, bien es cierto, que se ha reducido con el paso de los años y los esfuerzos internacionales. «El 45 % de los países está en camino de lograr sus objetivos de cobertura de agua potable definidos a nivel nacional», señala la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su último informe Global Analysis and Assessment of Sanitation and Drinking-Water (GLAAS). Aunque, «solo el 25 % de los países está en camino de lograr sus objetivos nacionales de saneamiento», advierte.

Una tarea pendiente que cuesta la vida diaria de 1.000 niños, según Unicef. «Fallecen a causa de enfermedades diarreicas asociadas con agua potable contaminada, saneamiento deficiente o malas prácticas de higiene», añaden. «No es una cuestión tecnológica, sino de voluntad política», señala Johannes Cullman, vicepresidente de ONU-Agua, el mecanismo de coordinación del organismo mundial para cuestiones relacionadas con el agua.

Si bien ha habido un aumento en los presupuestos relacionados con esta materia en algunos países, más del 75% de los países informó de fondos insuficientes para implementar sus planes y estrategias de saneamiento e higienización del agua. Una merma que se refleja, por ejemplo, en que 3.600 millones de personas no tengan acceso a un retrete y 892 millones hagan sus necesidades básicas al aire libre todos los días. «Vivir sin un saneamiento gestionado de forma segura supone una amenaza para su salud, es perjudicial para el medioambiente y obstaculiza el desarrollo económico», alertaba el mes pasado Antonio Guterres, secretario general de Naciones Unidas.

892 millones hacen sus necesidades básicas al aire libre todos los días

La falta de inodoros e infraestructuras saludables aumenta el riesgo de esparcir los excrementos humanos en ríos, lagos y suelos, contaminando así los recursos hídricos subterráneos que suponen el 99% del agua dulce líquida del planeta. Además, se desconoce la salubridad de estos embalses bajo tierra debido a la falta de datos.

En el momento en el que el agua usada y sucia se vierte directamente en la tierra, contamina de inmediato la capa freática de la que sale el agua potable y «expone a la población a un sinnúmero de agentes infecciosos asociados al agua contaminada y a una insuficiente higiene», destaca el informe de la OMS. Esto provoca enfermedades diarreicas, virus intestinales como el Rotavirus, cólera, fiebre tifoidea causada por la bacteria Salmonella, polio, leptospitosis, muchos parásitos y el virus de la hepatitis A, «donde los más jóvenes son los principales afectados», informa la Organización Mundial de la Salud. «Por cada dólar invertido en retretes y saneamiento, se consigue ahorrar hasta cinco dólares en gastos médicos», detalla Guterres.

«Hacemos un llamado a los gobiernos y socios para el desarrollo para que fortalezcan estos sistemas y aumenten drásticamente la inversión para extender el acceso a servicios de agua potable y saneamiento administrados de manera segura para todos para 2030, comenzando con los más vulnerables», revela Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios