Borrar
Explotación de vacas moruchas en la provincia de Salamanca. S. G.
La tuberculosis bovina explicada en cinco puntos

La tuberculosis bovina explicada en cinco puntos

Se trata de una zoonosis cuya incidencia en países desarrollados es baja gracias a la pasteurización de la leche, al limitado contacto directo con animales infectados, y a la existencia de programas de saneamiento del ganado

Silvia G. Rojo

Miércoles, 7 de junio 2023, 15:53

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Las protestas ganaderas han puesto en el foco de la actualidad la tuberculosis bovina. Los ganaderos consideran necesario que se produzcan cambios en las campañas de saneamiento y apuntan a que la fauna silvestre es un reservorio de la enfermedad. También señalan que el saneamiento se ha convertido en «un monopolio de empresas privadas», por lo que también piden cambios en ese sentido.

En el siguiente artículo te explicamos qué es, y cómo se trata de atajar la tuberculosis bovina con la ayuda de Christian Gortázar, catedrático de sanidad animal en el Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos IREC, un centro mixto entre la Universidad de Castilla La Mancha y el CSIC, en Ciudad Real. Actualmente dirige el grupo de investigación Sanidad y Biotecnología.

  1. 1

    ¿Qué es la tuberculosis?

La tuberculosis animal es una infección crónica que afecta al ganado bovino y a otros mamíferos domésticos y silvestres.

  1. 2

    ¿Qué produce la tuberculosis?

Está causada por el complejo M. tuberculosis (CMT) que se mantiene en una matriz compuesta por hospedadores domésticos (vaca, cabra y, localmente y en situaciones muy concretas, en cerdo, oveja e incluso camélidos suramericanos) y silvestres (jabalí, ciervo y gamo, tejón). A mayor complejidad de esta red de hospedadores, mayor estabilidad del sistema. En consecuencia, el control de la tuberculosis debe abarcar a todas las especies animales implicadas, domésticas y silvestres, tal y como se recomienda en el Plan de Actuación sobre Tuberculosis en Especies Silvestres (PATUBES) del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

  1. 3

    ¿Se transmite al ser humano?

Efectivamente, se trata de una zoonosis, es decir, es una enfermedad infecciosa que puede pasar de un animal a humanos. Christian Gortázar aclara que «su incidencia en países desarrollados es baja gracias a la pasteurización de la leche, al limitado contacto directo con animales infectados, y a la existencia de programas de saneamiento del ganado». Sin embargo, «las implicaciones económicas de la tuberculosis animal son importantes al afectar a los movimientos de ganado y a la exportación de animales vivos».

  1. 4

    ¿Cuáles son los medios para atajar esta enfermedad?

España cuenta con programas de erradicación de la tuberculosis bovina desde los años 1980. Estos programas se coordinan y regulan desde la Comisión Europea y los responsables nacionales y autonómicos de sanidad animal. «Dichos programas han logrado reducir significativamente la prevalencia de rebaño, pasando de valores muy superiores al 10% a valores en torno al 2%», como es el caso de Castilla y León, aunque en puntos concretos como la comarca salamantina de Vitigudino se declaró la Zona de Especial Incidencia con una prevalencia de 8,74 % . Cuatro provincias de Castilla y León –Palencia, Segovia, Soria, y Zamora– se sitúan en baja prevalencia, es decir, en menos del 1 %, y otras tres -Burgos, León y Valladolid- se han declarado libres al CMTB (Complejo Tuberculosis).

En el mapa nacional hay varias comunidades autónomas que ya han accedido al estatus de Oficialmente Libres de Tuberculosis, con las consiguientes ventajas para el sector ganadero. No obstante, existen comarcas ganaderas que mantienen una elevada prevalencia de rebaños bovinos infectados. Esas comarcas se concentran en el sur y oeste peninsular y suelen contar con situaciones epidemiológicas complejas, con participación de múltiples especies hospedadoras entre otros factores de riesgo.

Algunas especies de fauna silvestre, incluyendo jabalí, ciervo, gamo y tejón, contribuyen al mantenimiento de la tuberculosis en estas comarcas. «Apoyamos los programas de control de las enfermedades animales y específicamente los de control de tuberculosis», indica el experto, «los programas de control de tuberculosis son un servicio a los ganaderos, costeado con fondos que aporta toda la sociedad, presionar a la administración y a los profesionales veterinarios para relajar las medidas contempladas en los programas de erradicación es un sinsentido que perjudica al propio sector ganadero».

Dicho esto, Gortázar añade: «también entiendo que la lucha contra la tuberculosis animal en comarcas de alta prevalencia debe ir más allá de las actuaciones sobre el ganado bovino, considerando a todo el conjunto de hospedadores domésticos y silvestres, contemplando actuaciones en bioseguridad, y explorando otras herramientas de control. El Plan de Actuación sobre Tuberculosis en Especies Silvestres (PATUBES) del Ministerio de Agricultura constituye un buen paso en ese sentido».

  1. 5

    Conclusión

El experto concluye que «en comarcas de alta prevalencia de tuberculosis animal, los ganaderos tienden a desanimarse al no percibir mejoras en los indicadores epidemiológicos a pesar de los esfuerzos de saneamiento», al tiempo que «las explotaciones sufren perjuicios económicos por el sacrificio obligatorio de los bovinos positivos y por las restricciones de movimiento, que pueden llevar al cese de actividad por quiebra. Pero esos sacrificios y restricciones protegen a los ganaderos de comarcas libres de tuberculosis, que son la mayoría, y posibilitan que puedan exportarse animales vivos».

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios