Borrar
El cohete Ariane 5, en la rampa de lanzamiento de la Guyana francesa, a punto de despegar. ESA

Ciencia | Espacio

Despega con éxito la misión Juice, que buscará mundos habitables en Júpiter

El objetivo es estudiar si es posible la vida en sus lunas Ganimedes, Calisto y Europa. El cohete Ariane 5 ha sido lanzado a las 14:14 horas en la península desde la Guayana Francesa

Viernes, 14 de abril 2023, 13:35

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La misión Juice, de la Agencia Espacial Europea (ESA), ya se dirige hacia Júpiter. Tras posponerse el lanzamiento del jueves por riesgo de rayos, este viernes, las 14.14 horas de la península, el cohete Ariane 5 ha despegado desde el puerto espacial de Kourou, en la Guayana Francesa, en el que ha sido su último despegue. Siete minutos antes, el equipo europeo desplazado allí ha confirmado que, esta vez, las condiciones meteorológicas eran perfectas para la operación. Como curiosidad, en la lista de reproducciones que ha creado la ESA para amenizar el proceso de lanzamiento se ha colado el grupo zaragozano Amaral, con su canción 'El universo sobre mí'.

El cohete ha echado a volar con un único pasajero: la nave espacial Juice, que pesa seis toneladas y contiene diez instrumentos con los que los científicos pretenden descubrir si las tres lunas más grandes de Júpiter, Ganimedes, Calisto y Europa, contienen en sus inmensos océanos subterráneos capacidad para albergar vida.

«La misión Juice ya es una realidad gracias al liderazgo de la ESA y al esfuerzo y compromiso de cientos de industrias e instituciones científicas europeas. Junto con nuestros socios de la NASA, la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial y la Agencia Espacial de Israel, que también han contribuido con hardware o instrumentación científica, hemos alcanzado esta meta del lanzamiento tan esperada», ha celebrado Giuseppe Sarri, director del proyecto Juice de la ESA, en una rueda de prensa convocada tras el evento.

El viaje hasta el planeta gaseoso, iniciado este 14 de abril, durará ocho años. Durante el trayecto, Juice realizará varias maniobras de asistencia gravitatoria en la Tierra, la luna y Venus. Las dos primeras tendrán lugar en 2024 y las siguientes en 2026 y 2029. Esta técnica se utiliza para aprovechar la gravedad de un planeta o un satélite para cambiar la velocidad y trayectoria de una nave y ahorrar combustible. Tras su llegada a Júpiter, programada para julio de 2031, comenzará su investigación del sistema joviano, con un enfoque especial en las tres lunas.

En total, la nave sobrevolará Calisto 21 veces, 12 Ganimedes y 2 Europa. El objetivo principal de la misión es estudiar la habitabilidad de estos mundos, así como su geología, composición y evolución. Eso sí, la nave no está equipada para encontrar vida, sino para detectar si el ambiente es propicio para que esta se desarrolle. Es decir, analizar si en esos océanos subterráneos existe agua, pero también elementos biológicos esenciales, como carbono, hidrógeno, nitrógeno, oxígeno, fósforo y azufre; así como energía y estabilidad.

De los tres satélites, Ganimedes será el único que Juice orbite (a Calisto y Europa se aproximará, pero sin entrar en su órbita) y el que estudie en mayor profundidad. Ganimedes es la única luna del Sistema Solar que tiene un campo magnético propio. Esta será la primera que una nave orbite una luna distinta a la de la Tierra.

Además, Juice también analizará la atmósfera de Júpiter, su magnetosfera y su interacción con las lunas. Si todo sale según lo esperado, en el año 2035, la nave se estrellará contra Ganimedes en un choque controlado y finalizará la misión. «El tesoro oculto de los datos que proporcionará la misión Juice de la ESA permitirá a la comunidad científica mundial abordar y desvelar los misterios del sistema joviano, explorar la naturaleza y habitabilidad de los océanos de otros mundos y que las futuras generaciones de científicos puedan responder a preguntas aún no formuladas», ha afirmado Carole Mundell, directora científica de la ESA.

Dos misiones simultáneas

Para lograr estos objetivos, la sonda espacial está equipada con instrumentos científicos avanzados, como un radar de penetración de la superficie, que ayudará a estudiar la estructura interna de las lunas; espectrómetros, para analizar la composición de la superficie y el subsuelo; y cámaras que tomarán imágenes de alta resolución, entre otros.

Igualmente, se han incluido numerosas medidas de protección, para protegerla de las violentas condiciones que enfrentará en el sistema joviano, como intensa radiación, temperaturas extremas (entre 250ºC y -250ºC), fuerte campo magnético o mínima disponibilidad de luz, intensa radiación. Muchos de estos aparatos han sido posibles gracias a la colaboración española de empresas e instituciones científicas, como el CSIC, el INTA o Sener.

En 2024, la NASA tiene previsto enviar hacia Júpiter la misión Europa Clipper, que explorará la luna Europa. Este es el satélite joviano que más probabilidades tiene de ser habitable, según creen los astrónomos. Tanto los equipos de Juice como de Europa Clipper colaborarán juntos y tendrán reuniones anuales para exprimir al máximo el potencial científico de ambas naves.

«El tesoro científico que recibiremos tendrá, sin duda, implicaciones de gran alcance sobre cómo entendemos nuestro Sistema Solar y si existen lugares potencialmente habitables más allá de la Tierra, no sólo en nuestro propio vecindario cósmico, sino también mucho más allá, en el vasto número de sistemas de exoplanetas que pueblan nuestro Universo», ha expresado Olivier Witasse, científico del proyecto Juice de la ESA. «A su vez, este conocimiento nos enriquecerá, permitiéndonos aprender más sobre nosotros mismos, nuestros orígenes y nuestro lugar en el Universo».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios