Borrar
Nuevas pruebas confirman la existencia de un doble núcleo interno en la Tierra
Ciencia | Geofísica

Nuevas pruebas confirman la existencia de un doble núcleo interno en la Tierra

Se trataría de una bola de hierro, de 1.300 kilómetros de diámetro, que formaría la quinta capa terrestre

Martes, 21 de febrero 2023, 23:12

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La Tierra es como una cebolla que está formada por capas. Hasta ahora, las que se conocían eran cuatro: corteza, manto núcleo externo y núcleo interno. Sin embargo, existían sospechas de que podría haber una quinta. Este martes, un estudio desarrollado por sismólogos de la Universidad Nacional de Australia (ANU), en el que se han analizado más de 200 terremotos producidos en los últimos 10 años, ha aportado nuevas evidencias de que esto es así. Según sus conclusiones, dentro del núcleo interno (que tiene un diámetro de unos 2.500 km) hay una bola de hierro casi puro, de 1.300 kilómetros de diámetro, lo que confirmaría la teoría de que existe 'un núcleo dentro del núcleo'.

Si bien los científicos sospechaban que esto era así desde hace años, la falta de sondas lo suficientemente sensibles, o cualquier otra herramienta, capaz de tomar muestras del interior del núcleo más interno de la Tierra, había impedido confirmarlo. «La hipótesis de la existencia de una bola metálica interna dentro del núcleo interno, es decir, el núcleo interno más interno, se planteó hace unos 20 años. Ahora proporcionamos otra línea de evidencia para probar esa hipótesis», ha dicho Thanh-Son Phạm, uno de los autores principales del estudio y sismólogo de la Escuela de Investigación de Ciencias de la Tierra de la ANU.

La primera vez que se planteó esta posibilidad fue en 2015, de la mano de un grupo de geólogos de las universidades de Illinois, en Estados Unidos, y de Nanjing, en China. Las nuevas evidencias ayudarán a entender mejor cómo se formó nuestro planeta y cómo evolucionará en el futuro. «Este núcleo interno es como una cápsula del tiempo de la historia evolutiva de la Tierra: es un registro fosilizado que sirve como puerta de entrada a los acontecimientos del pasado de nuestro planeta. Eventos que ocurrieron en la Tierra hace cientos de millones a miles de millones de años», ha declarado otro de los autores, Hrvoje Tkalčić, también profesor de la ANU.

Phạm y Tkalčić recopilaron datos de las sondas existentes para medir los diferentes tiempos de llegada de las ondas sísmicas de energía creadas por 200 terremotos mientras atravesaban la Tierra de lado a lado. Por primera vez, observaron que las ondas rebotaban de un lado a otro del planeta hasta cinco veces. «Estudios anteriores han documentado solo un rebote antípodal», ha afirmado Phạm. «Los hallazgos son emocionantes porque proporcionan una nueva forma de sondear el núcleo interno de la Tierra y su región más central».

Además, estudiaron la anisotropía de la aleación de hierro-níquel que comprende el interior del núcleo interno de la Tierra, que se utiliza para describir cómo las ondas sísmicas se aceleran o ralentizan a medida que atraviesan el material del núcleo interno de la Tierra, dependiendo de la dirección en la que viajen. Su hipótesis es que ese cambio de velocidad podría ser causado porque en el núcleo del núcleo interno exista una diferente disposición de átomos de hierro a altas temperaturas y presiones o una estructura cristalina distinta.

Este trabajo llega unas semanas después de que otro equipo de científicos anunciase que el núcleo de la Tierra se había ralentizado. Según Tkalčić, «todavía hay muchas preguntas sin respuesta que podrían aclarar el misterio de la formación de nuestro planeta». Los futuros esfuerzos de esta nueva investigación se centrarán ahora en caracterizar lo que ocurre entre el núcleo interno más interno y la capa exterior del núcleo interno.

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios