Borrar
El cohete Soyuz, con la sonda Luna-25 cargada en su punta, abandona la plataforma de lanzamiento. AFP
Rusia lanza con éxito su sonda robótica hacia los hielos del polo sur de la Luna

Rusia lanza con éxito su sonda robótica hacia los hielos del polo sur de la Luna

Espacio ·

Se trata de la primera misión automatizada de la agencia espacial rusa al satélite terrestre en casi 50 años

T. Nieva

Viernes, 11 de agosto 2023, 13:09

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Rusia ha lanzado este viernes su primera misión robótica a la Luna en casi 50 años con el objetivo de dar un nuevo impulso a su programa espacial, que ha acumulado serias dificultades en los últimos años y que ahora está condicionado y limtado por las sanciones que sufre el país a cuenta de la invasión de Ucrania.

El lanzamiento del módulo Luna-25 es la primera misión rusa a la Luna desde 1976, cuando la extinta Unión Soviética estaba en la vanguardia de la conquista del espacio y destacaba precisamente por su programa lunar. Tras perder frente a Estados Unidos en 1969 la carrera por llevar seres humanos al satélite, la URSS optó por potenciar las misiones de exploración automatizadas, menos costosas, menos arriesgadas e igual o más eficaces desde el punto de vista científico que las tripuladas.

Así, se sucedieron las misiones de las sondas Luna 16 a 24, entre 1970 y 1976, entre las que destacaron las Luna 17 y 21, que llevaban a bordo sendos vehículos de exploración sobre ruedas, el Lunojod 1 y el Lunojod 2, que eran teledirigidos desde la Tierra. También fueron un éxito las misiones de las Luna 20 y 24, diseñadas para recoger muestras y traerlas a la Tierra. La primera regresó a la Tierra el 24 de septiembre de 1970 con 101 gramos de basalto lunar y la segunda volvió con 170 gramos de muestras del suelo el 22 de agosto de 1976, pronto hará 50 años.

Pero desde la caída de la URSS, Moscú se ha enfrentado a una serie de dificultades como la falta de financiación y los escándalos de corrupción que ha frenado su programa espacial.

La etapa superior del cohete, en la que viaja la Luna-25, en un momento del despegue.
La etapa superior del cohete, en la que viaja la Luna-25, en un momento del despegue. AFP

El cohete Soyuz que transporta la nueva sonda Luna-25, de casi 800 kilos de peso, despegó desde la base espacial de Vostochni, ubicada en el óblast de Amur (Siberia), y construida a partir de 2007 por orden de Vladimir Putin, en el extremo oriente, como complemento y futura sustitución del histórico cosmódromo de Baikonur. Según imágenes difundidas en directo por la agencia espacial Roscosmos. La aeronave se elevó dejando atrás una espesa nube de humo y llamas que destacaba en el cielo grisáceo.

Está previsto que el aparato llegue en cinco días a la órbita lunar, donde estará entre tres y siete días para escoger un buen lugar para el alunizaje en la zona del polo sur del satélite. Una fuente de Roscosmos contactada por AFP asegura que está previsto el alunizaje para el 21 de agosto.

Primera vez en la historia

«Por primera vez en la historia va a haber un alunizaje en el polo sur lunar. Hasta ahora, todo el mundo alunizaba en la zona ecuatorial», afirmó el diplomático Alexander Blojin en una entrevista reciente al diario oficial 'Rossíiskaya Gazeta'.

La agencia espacial rusa prevé una misión de un año con el objetivo de recoger muestras, analizar el suelo y de llevar a cabo «investigaciones científicas a largo plazo». Este lanzamiento se produce en un contexto de aislamiento del programa ruso, ya que Roscosmos está vetado por las potencias occidentales.

En sintonía con su estrategia diplomática, Rusia busca desarrollar la cooperación espacial con China. El analista independiente ruso Vitali Yegorov afirmó que esta misión es una prueba para el programa espacial de Moscú. «La pregunta más importante es: ¿Puede alunizar?», se planteó.

El presidente ruso, Vladimir Putin prometió mantener el programa espacial, pese a las sanciones, citando como ejemplo el momento en el que la URSS envió el primer hombre al espacio en 1961, en medio de las tensiones con Occidente. «Estamos guiados por la ambición de nuestros ancestros para seguir adelante, pese a las dificultades y los intentos para obstaculizarnos», dijo el año pasado Putin en una vista a Vostochni.

Por su parte, el director de Roscosmos, Yuri Borisov, reconoció en junio que la misión es «arriesgada». «En el mundo, la posibilidad de éxito de ese tipo de misiones se calcula en un 70%», dijo en una reunión con Putin.

Orgullo ruso

El sector espacial es una fuente de orgullo en Rusia, ya que los soviéticos lanzaron el primer satélite en órbita, el Sputnik, lograron poner al primer animal en órbita con la misión de la perra Laika y después enviaron al primer hombre al espacio, el cosmonauta Yuri Gagarin. Sin embargo, Estados Unidos se impuso en la carrera espacial cuando Neil Armstrong llegó a la Luna en 1969.

El programa espacial ruso, que depende en gran medida de tecnologías soviéticas, tiene dificultades para innovar y sufre la falta de financiación, ya que Moscú prioriza el gasto militar. Además, ha estado manchado por escándalos de corrupción y fracasos de lanzamientos, además de enfrentarse a una competencia cada vez mayor de Estados Unidos, China y de empresas privadas como SpaceX, del multimillonario Elon Musk.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios