Borrar
Flor fósil de Symplocos kowalewskii (Symplocaceae), hasta la fecha, la mayor inclusión floral descubierta conservada en ámbar. Carola Radke/MfN
Así es la flor conservada en ámbar más grande conocida
Ciencia | Paleobiología

Así es la flor conservada en ámbar más grande conocida

Con 28 milímetros de diámetro casi triplica el tamaño de otros de estos vegetales conservados

Jueves, 12 de enero 2023, 19:47

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Tiene casi 40 millones de años, pero el tiempo parece no haber pasado por ella. Se trata de la flor fosilizada más grande conocida conservada en ámbar procedente de los bosques bálticos del norte de Europa, que con sus 28 milímetros de diámetro casi triplica el tamaño de otras flores conservadas. Este fósil fue descrito y nombrado originalmente en 1872, pero las investigadoras Eva-Maria Sadowski y Christa-Charlotte Hofmann volvieron a analizar la muestra recientemente, por «simple curiosidad», según cuentan a este periódico. «Vi que había polen en la muestra de color ámbar que salió de los estambres de la flor. Este polen no se había mencionado en las descripciones anteriores, así que pensé que debería echarle un vistazo más de cerca».

Los resultados del análisis de este polen mostraron que la inclusión floral pertenecía a un género diferente al que se pensaba. Originalmente, el botánico Robert Caspary la asignó al género Stewartia kowalewski, pero Sadowski y Hofmann concluyeron que está estrechamente relacionada con la especie asiática de Symplocos y propusieron un nuevo nombre para la flor: Symplocos kowalewskii. Su estudio, acompañado de nuevas imágenes de la flor preservada, ha sido publicado este jueves en la revista Scientific Reports.

La flor data del Eoceno tardío, hace entre 38 y 33,9 millones de años, pero el ámbar, que es un gran conservante, la ha mantenido en tres dimensiones y mantiene todas sus partes prácticamente intactas. Aun así, no es fácil encontrar inclusiones así, y mucho menos tan grandes. «Las inclusiones de plantas son más raras que las animales (solo el 1-3% de todas las inclusiones en el ámbar báltico son inclusiones botánicas) y, en general, no superan los 10 mm de tamaño», dice Sadowski. De ahí que esta muestra sea tan especial.

La identificación correcta, además, proporciona una nueva ventana hacia el entorno en el que se desarrolló este ser vivo. «Este estudio proporciona una nueva visión del llamado 'bosque de ámbar báltico', el área de origen del ámbar de donde se deriva esta flor. Aunque es un famoso yacimiento de ámbar, aún sabemos poco sobre su vegetación y clima. Cada nuevo espécimen es como una pieza de un rompecabezas que agrega nuevos conocimientos a la imagen de este paleoecosistema. Esto nos brinda información sobre los bosques del Eoceno tardío en Europa y cómo se veían durante ese tiempo. También nos ayuda a sacar conclusiones sobre el clima en el pasado y cómo cambió en comparación con el actual (los fósiles de plantas son indicadores del clima, por ejemplo, la temperatura y la precipitación; el bosque de ámbar báltico probablemente era un bosque templado cálido)», explica Sadowski.

Asimismo, este fósil representa el primer registro de Symplocaceae del ámbar báltico y respalda las afinidades de su flora con los bosques mesofíticos mixtos y de hoja ancha y perenne del este y sureste de Asia actuales. «Nos da una idea sobre los patrones de distribución de taxones/linajes de plantas en el pasado y cómo esta distribución cambió hasta hoy y por qué. Por ejemplo, encontramos muchos taxones de plantas del ámbar báltico que tienen afinidades con plantas del este y sureste de Asia moderno (incluido el fósil de flores de este estudio) y que no se encuentran en Europa en la actualidad», afirma la investigadora.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios