Borrar
El mono quimérico tenía células marcadas con proteína verde fluorescente. JIM CAO ET AL. / CELL
Nace el primer mono quimérico con células madre de otro ejemplar

Nace el primer mono quimérico con células madre de otro ejemplar

El experimento, en el límite de la ética, permitirá la investigación de enfermedades humanas

Jueves, 9 de noviembre 2023, 18:12

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

En la mitología griega las quimeras eran unas criaturas fabulosas con cabeza de león, cuerpo de cabra y cola de dragón. En Biología, son animales generados mezclando células embrionarias de dos individuos distintos, normalmente de la misma especie. Justo esto han conseguido investigadores de la Academia China de Ciencias entre los que se cuenta el español Miguel Esteban. Este jueves han anunciado en la revista 'Cell' el nacimiento de un 'mono quimera' que cuenta con células madre de otro ejemplar. «Tiene implicaciones prácticas relevantes para la ingeniería genética y la conservación de especies. En concreto, este trabajo podría ayudarnos a generar modelos de monos más precisos para estudiar enfermedades neurológicas, así como para otros estudios de biomedicina», asegura uno de los científicos que han participado. También se podrían imitar enfermedades humanas en los animales de laboratorio, lo que sitúa el experimento en los límites de la ética.

Para lograrlo han empleado un blastocito -un embrión con cinco o seis días de desarrollo- al que se le inyectan células madre de otro embrión (CME). Estas células destacan por su polivalencia -pluripotencia en términos científicos- porque sirven para todos los órganos. Una vez 'mezcladas' con el blastocito, se implanta en una hembra de macaco, donde se desarrolla. Empezaron con 206 embriones y lograron 12 embarazos. De estos, solo la mitad nacieron vivos. Y solo uno presentaba una mezcla celular suficiente para ser considerado una quimera. Estas células madre se habían marcado con una proteína verde fluorescente para determinar qué tejidos contenían células derivadas de ellas, además de hacer otras pruebas para confirmar su presencia. Los tipos de tejido que contenían células derivadas de CME eran el cerebro, el corazón, el riñón, el hígado y el tracto gastrointestinal. El animal, con insuficiencia respiratoria e hipotermia, fue sacrificado diez días después de nacer.

Esteban, del Instituto de Biomedicina y Salud de Guangzhou, ha explicado que en intentos previos de otros equipos el resultado no podía calificarse de animales quiméricos estrictamente hablando, pues la contribución de las células madre embrionarias era pequeña, «solo algunas células esparcidas por el cuerpo sin una aportación clara a la formación de estructuras».

Lluís Montoliu, del Centro Nacional de Biotecnología (CNB-CSI), ha explicado que este experimento no es novedoso en el mundo animal, ya que se hace con ratones desde hace cuarenta años. Y ha añadido que en la práctica «casi todo lo que podríamos hacer con esta técnica ya lo podemos hacer desde hace años gracias a las herramientas (de edición genética) CRISPR».En 2019, el equipo del investigador español Juan Carlos Izpisúa logró crear por primera vez embriones híbridos de humano y mono. Fueron destruidos a las catorce semanas para respetar las normas científicas y éticas internacionales.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios