Borrar
Silvia Hidalgo, ganadora del Premio Tusquets de Novela. Enric Fontcuberta/Efe
Silvia Hidalgo gana el Tusquets de Novela con el retrato de una mujer furiosa

Silvia Hidalgo gana el Tusquets de Novela con el retrato de una mujer furiosa

La obra, que se ha impuesto entre los 672 manuscritos presentados, cuenta la historia de una madre que se siente atraída por lo prohibido

Jueves, 14 de septiembre 2023, 17:44

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Silvia Hidalgo (Sevilla, 1978) se alzó este jueves con el Premio Tusquets de Novela, dotado con 18.000 euros y una estatuilla de bronce diseñada por Joaquín Camps, con 'Nada que decir,' una historia que «nace de unos impulsos muy carnales». «El texto aborda sentimientos que intentamos no abrazar, porque son incómodos, como el despecho, el deseo de venganza, la ira, el enfado, incluso la envidia», dijo la autora. La novela distinguida con el galardón, que se impuso entre los 672 manuscritos presentados, es «una historia veraz y lacerante sobre la vivencia del deseo y pasión». También indaga en otros asuntos como «la crisis de los cuarenta, la ansiedad por el éxito social, el desencanto del hogar y la atracción por lo prohibido», según señala el veredicto del jurado.

Hidalgo, que trabaja como ingeniera informática y que ha robado horas al suelo para gestar la novela, ha imprimido al relato un estilo «implacable», aderezado con «escenas turbadoras, emociones inconfesables y una escritura tersa y brillante». Para Antonio Orejudo, presidente del jurado, la narradora «juzga y se juzga de una manera brutal». «La escritora es también implacable en ese estilo desnudo y veloz», aseveró Orejudo, para quien la voz de Hidalgo tiene reminiscencias de Margarite Duras. No en balde, la autora se confiesa admiradora de Elfriede Jelinek, Olga Tokarczuk, Ariana Harwicz y María Fernanda Ampuero, entre otras escritoras.

Desconocida para el gran público, Silvia Hidalgo no es sin embargo una advenediza en la creación literaria. Es autora de dos novelas, 'Dejarse flequillo' y 'Yo, mentira'. En esta ocasión, la escritora retrata a una mujer instalada en el desarraigo. «No es que tenga grandes tragedias, pero sí un gran desamor que le ha hecho pensar que no merecía ser amada y querida», alegó la autora.

En la novela, que aparecerá en las librerías el 18 de octubre, se cuenta la historia de una mujer que espera en el interior de un coche a que su exmarido acuda a recoger a la hija que tienen en común. Mientras la cría llora en el asiento de atrás, ella está pendiente de su móvil y de una cita con un desconocido.

Estilo «fresco y descarado»

Otra representante del jurado, Eva Cosculluela, se siente fascinada por el tono. «Es muy fresco, descarado, pero también con un punto de mala leche». La idea de la novela surgió en un viaje en el que la escritora padeció un acceso de fiebre. De esa alteración surgió una pulsión de violencia e ira. «Luego, en un proceso más intelectual, preferí no escribirlo en primera persona, sino que hubiera una narradora y que esta se enfrentara a la protagonista».

El director editorial de Tusquets, Juan Cerezo, sostuvo que 'Nada que decir deslumbró al jurado por su extraordinaria modernidad, una virtud que queda reforzada porque no hay atisbo de autocompasión ni tópicos de la tradición romántica. «Es el retrato de una mujer que intenta salir del atolladero con una valentía tremenda. Su escritura es asombrosa, con unos zarpazos que no nos dejan indemnes».

La mujer que protagoniza el relato, «como un animal desorientado y furioso, se deja llevar por su deseo crudo, sin tapujos, en el que la maternidad, la familia, el trabajo ocupan un lugar secundario», dice el jurado. «Quiere huir de los espejismos de una falsa felicidad, pero se sitúa ante el abismo de una relación enfermiza, desquiciada, con un directivo de la empresa de su exmarido, un 'hombre tumor'», concluye el veredicto.

El jurado del XIX Premio Tusquets, estuvo presidido por Antonio Orejudo e integrado por Bárbara Blasco, Eva Cosculluela, Cristina Araújo, ganadora en su anterior convocatoria, y Juan Cerezo, en representación de la editorial.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios