Borrar
José y David Muñoz, Estopa. Fotografía: José Ramón Ladra | Vídeo: Virginia Carrasco

Estopa

Artistas y dúo musical
«La inconsciencia es una gran aliada a la hora de crear»

Los hermanos David y José Muñoz celebran su veinticinco aniversario con 'Estopía', un disco con doce nuevas canciones con la rumba como hilo conductor

Iker Cortés

Madrid

Viernes, 15 de marzo 2024, 00:36

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

«No pensábamos ni llegar a la vuelta de la esquina», se sincera David Muñoz, la mitad de Estopa, el dúo formado a finales de los noventa en Cornellà de Llobregat que cumple ahora 25 años de trayectoria profesional. Con un pie en la rumba y el otro en el rock y el pop, la banda, reciente medalla de oro al mérito en las bellas artes, celebra el aniversario con 'Estopía', un disco con doce nuevos temas, que llega hoy al mercado, donde han querido plasmar todas sus «vivencias, chistecitos y referencias».

–Un cuarto de siglo, ¿se imaginaban llegar tan lejos?

–David Muñoz: Evidentemente, no pensábamos llegar ni a la vuelta de la esquina.

–José Muñoz: Pensábamos que íbamos a ser flor de un día, que todo se iba a quedar en el primer disco, que íbamos a durar lo que dura una margarita, una primavera. Luego pensamos que como el primer disco había vendido un millón y medio de discos, pues el segundo también funcionaría bien por el rebufo. Después llegó el tercer disco, que es el que los ingleses llaman el 'fucking third disc', el jodido tercer disc, que te consolida o te echa para atrás, y también nos salió muy bien y a partir de ahí empezamos a creérnoslo y a pensar que podíamos vivir de esto, seguir componiendo y hacer discos cuando nos viéramos capacitados.

-D. M.: Teníamos miedo de que en algún momento nos pudiéramos aburrir componiendo, pero cada vez nos gusta más.

–Cuando echan la vista atrás, ¿qué piensan de lo logrado? ¿Son muy nostálgicos?

–D. M.: No.

–J. M.: Quizá al principio éramos más inconscientes, no le dábamos mérito a lo que hacíamos porque pensábamos que esto era así porque habíamos firmado un contrato discográfico.

–D. M.: Como en la peli de 'La Bamba', que firman un contrato y al estrellato, pero luego nos dimos cuenta de que hay muchos artistas que se han quedado por el camino en ese tercer disco.

–J. M.: Lo vas digiriendo poco a poco y te vas dando cuenta de que, joder, lo que hemos logrado no ha sido nada fácil. Entonces le echábamos también culpa a la suerte, éramos como una especie de Inspector Gadget, que resolvíamos las canciones por casualidad.

–D. M.: Pero ha sido inquietantemente fácil para nosotros, quizá por esa inconsciencia.

–J. M.: La inconsciencia es un aliado a la hora de crear porque hace que no te pese la responsabilidad y que todo fluya. Ahora dudamos más y pensamos más las cosas, pero será cosa de la edad.

El éxito

«Antes le echabamos la culpa a la suerte, pensábamos que éramos como una especie de Inspector Gadget, que resolvíamos las canciones por casualidad»

José Muñoz

–Celebran el aniversario con nuevas canciones y no con el típico recopilatorio.

–D. M.: Porque teníamos doce canciones nuevas que enseñar. Además, me parece más bonito celebrar tu 25 aniversario con un disco nuevo. Es una declaración de intenciones, decir: «Estamos vivos».

–En 'Estopía' predomina la rumba, pero también hay espacio para el rock, el pop e incluso alguna balada. Está claro que el espíritu de Estopa sigue siendo el mismo. Parece que el espíritu Estopa no cambia.

–J. M.: Cuando hemos hecho un disco, nunca hemos pretendido gustar a nadie, hemos pretendido que nos guste a nosotros y no subirte a la ola de lo que está de moda.

–D. M.: Yo creo que eso es básico en la vida también. Para gustar a los demás, primero te tienes que gustar tú y yo eso siempre se lo digo a mi hijo. Subirte a una moda es como subirte a un tren que es pasajero, que va a una vía muerta. Nosotros preferimos estar en nuestro mundo, que es algo más atemporal, pero estamos muy contentos de no seguir las modas porque pasado mañana se quedan antiguas.

«Subirte a una moda es como subirte a un tren que es pasajero, que va a una vía muerta. Nosotros preferimos estar en nuestro mundo, que es algo más atemporal»

David Muñoz

–¿Qué es una 'Estopía' y qué cabe en ella?

–J. M.: Es nuestro universo.

–D. M.: Es nuestro mundo, donde hemos querido plasmar todas nuestras vivencias, nuestros chistecitos, nuestros referentes. Es como viajar a nuestra mente y qué mejor para esto que recrear en la portada 'El jardín de las delicias' del Bosco.

–J.M.: En nuestro caso lo hemos querido titular 'El jardín de las malicias' (ríe).

–D. M.: Y, claro, ahí está lleno de referencias nuestras. Está el cielo, el mundo y el infierno. Evidentemente, nosotros estamos en el cielo porque somos nosotros los que lo hacemos. Es nuestro puto mundo y no nos va a sacar nadie del cielo. Luego, el infierno, pues tampoco es que sea un infierno tan chungo. Si ves, es un infierno de rock and roll con guitarras eléctricas y batería. O sea que tampoco es un castigo (ríe).

–Precisamente la portada de Jandi fue polémica porque había usado la inteligencia artificial (IA).

–J. M.: No la ha generado con IA, está dibujada. De todas maneras, nosotros desconocíamos ese debate tan 'heavy' que había en redes.

–D. M.: Pensábamos que molaba.

–J. M.: De hecho, exageramos lo de la IA con la segunda acepción que le dimos al título del disco, 'Estopía'. Claro, inteligencia artificial, 'Estopía', «Qué modernos somos», pensamos. Y en realidad, qué tontos.

–¿Les preocupa que dentro de unos años alguien pueda sacar un disco de Estopa solo mediante IA?

–D. M.: Va a ser una mierda. Que alguien pruebe a pedir al chat GTP «hazme una canción estilo Estopa», a ver si lo que sale no es para pegarle al chat.

–J. M.: A día de hoy, no. Pero a lo mejor dentro de un tiempo...

–D. M.: Creo que en las cosas del arte, incluso con los cuadros, es muy imposible que eso tenga un alma. Hombre si cobrara conciencia y se convirtiera en una especie de ser vivo, no digo que no. Pero hoy por hoy, y creo que esto va a ser así siempre, porque siempre va a tener que estar programada, creo que la inteligencia artificial está condenada a ser una herramienta para potenciar la técnica y mejorar los tiempos de creación. En el caso de la portada, está dibujada al 100%, no hay nada de IA ahí. Lo que pasa es que sí que utilizó la IA para luego hacer una referencia y copiar lo que le decía la IA, mejorándolo o, incluso, rectificando.

–J. M.: La IA nunca va a poder superar al hombre en cuestiones de creatividad y, sobre todo, a la hora de que algo te ponga los pelos de punta.

«La IA nunca va a poder superar al hombre en cuestiones de creatividad y, sobre todo, a la hora de que algo te ponga los pelos de punta»

José Muñoz

-En esta gira que está por llegar se atreven con recintos que no habían pisado jamás como el Civitas Metropolitano o el Estadio Olímpico de Montjuic. ¿Les da vértigo?

–J. M.: Nos dio vértigo justo antes de sacar las entradas a la venta, por la incertidumbre de si se llenarían o no, pero una vez que se pusieron las entradas a la venta y se vendieron superrápido, nos dejó flipados, ya dijimos, pues venga, vamos a disfrutar.

–D. M.: Sí, ahora toca enfrentarse al toro, subirse ahí y ver tanta peña, nos va a costar. Nos sentimos como cuando tocamos por primera vez en el WiZink Center o en el Palau Sant Jordi.

–J. M.: O en la Riviera, o en la sala Bikini.

–D. M.: Son distintas etapas que hemos ido pasando y que siempre te pones nervioso.

–J. M.: Siempre estás cagado antes del concierto, tocas la primera canción, y baja las pulsaciones. Ya estás ahí.

-¿Cuál es el secreto del éxito?

–D. M.: Mira, el amuleto (le coge la rasta a José). El amuleto de la suerte, no hay más. No tenemos ni idea.

«Es cierto que cuando vienes de llenar el Palau Sant Jordi o el WiZink te sientes un poco endiosado, pero se acaba cuando tu mujer te pone a fregar los platos»

David Muñoz

-Y cuando uno tiene tanto éxito, ¿es difícil mantener los pies en el suelo?

–J. M.: Es que como no tenemos ni idea de cuál es la razón, preferimos no ser conscientes por salud mental. No nos leemos demasiado en redes ni en internet y procuramos no darle ninguna importancia..

–D. M.: Es cierto que cuando vienes de llenar el Palau Sant Jordi o el WiZink, te sientes un poco endiosado. Pero llegas a casa y tu mujer te dice: «A fregar los platos». Y tu dices: «Pero si soy la leche». Y te da un collejón. Y ahí se acaba. Es una metáfora, eh, tenemos lavavajillas (ríe).

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios