Borrar
Tina Turner, en una imagen de archivo. Reuters | Vídeo: E. P.

Muere Tina Turner, leyenda del rock, a los 83 años

Con su marido Ike, que supo sacar de la cantante lo mejor, formó un dúo mítico que navegó entre las aguas del jazz, el soul y los ritmos rockeros

Miércoles, 24 de mayo 2023

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Tina Turner, la mujer que vendió más de 200 millones de discos gracias a temas míticos como 'The Best', 'River Deep - Mountain High' o 'What's Love Got to Do with It', murió este miércoles a los 83 años «tras una larga enfermedad en su casa de Küsnacht, cerca de Zúrich (Suiza)», según informó su representante. «El mundo pierde una leyenda de la música y un modelo a seguir» , apostilló el mánager.

Nacida como Anna Mae Bullock, en Brownsville, en el estado Tennessee (EE UU) formó una histórica pareja musical con Ike Turner, su marido, quien sumió a la estrella del rock en un verdadero infierno de palizas y desplantes. Pese a que la sometió a un trato degradante y se portó con ella como un miserable, no es menos cierto que fue el artífice de su éxito y el hombre que supo extraer lo mejor de esta leyenda de la industria musical.

Tina Turner se topó con todas las adversidades y casi todas las superó. Remontó una infancia traumática, sobrevivió al macarra de su marido, sobrenadó la ruina económica y superó la muerte prematura de miembros de su familia, así como un sinfín de enfermedades.

Noticia Relacionada

Vio la luz en el sótano lóbrego de un hospital destinado a las mujeres negras. «Mi madre, Zelma, era cariñosa con mi hermana, pero conmigo era distinta. Yo sabía que nunca me había querido. Esa es una carga pesada para una niña pequeña», escribió en sus memorias, publicadas en España con el título 'La felicidad nace de ti'.

Una voz prodigiosa

La cantante, dotada de una prodigiosa voz (ante la cual solo cabe arrodillarse), se jugaba el tipo con coreografías audaces y de dificilísima ejecución que realizaba junto a las Ikettes. Con Ike logró cuajar uno de los dúos musicales que marcaron un antes y un después en la música negra de los 60 y 70. Con su marido navegó sin naufragar nunca en las aguas del jazz, el soul y el rock.

Aparte de sus reprobables maneras, Ike mantenía negocios de dudosa reputación que de vez en cuando terminaban en los tribunales: cheques fraudulentos, un sistema para cargar sus llamadas telefónicas a otros números y otros chanchullos.

Su marido era un tirano, de una desfachatez solo comparable a su talento. Ike montó un circuito cerrado de televisión solo para observar lo que hacía Tina en casa. La cantante no osaba pisar el estudio a no ser que antes lo autorizara su destemplado y colérico marido, que gastaba un carácter atrabiliario con todos los que se pusieran por delante. El tipo mantuvo encerrados en el estudio a los Rolling Stones cuando aparecieron de visita por allí. Otras estrellas del rock sí que le tomaron la medida. No fue el caso de Tina, que más de una vez acabó con los labios rotos, los ojos amoratados y las articulaciones descoyuntadas.

Tina Turner vendió más de 200 millones de discos en todo el mundo. R. C.
Imagen principal - Tina Turner vendió más de 200 millones de discos en todo el mundo.
Imagen secundaria 1 - Tina Turner vendió más de 200 millones de discos en todo el mundo.
Imagen secundaria 2 - Tina Turner vendió más de 200 millones de discos en todo el mundo.

Por eso no es extraño que pidiera el divorcio en 1978. Con todo, Ike Turner supo ver enseguida el diamante en bruto que encerraba Tina. Pronto llegaron los éxitos, uno de los primeros 'A Fool in Love'. La especialidad de la pareja eran las actuaciones en directo, en las que se desataba el delirio. Toda la rabia acumulada, toda la tiranía sufrida, todos los golpes encajados los exorcizaba la cantante ante su público. «Una noche, antes de prepararme para salir al escenario, intenté suicidarme tomando 50 pastillas para dormir», confesó en sus memorias.

Liberarse de los grilletes

De su encuentro en 1966 con el productor Phil Spector nació un clásico como 'River Deep - Mountain High', publicado en Philles, el sello del productor. Fue el primer tema en el que se desprendió de los grilletes conyugales y fue ella misma, sin tutelas.

Escapó por fin del círculo vicioso de drogas y malos tratos gracias al budismo. En 1976 dijo basta. Tras sufrir la enésima paliza de camino al hotel Hilton de Dallas, donde tenían que actuar esa noche, subieron a la habitación. Aprovechando que él se quedó dormido, Tina cogió su equipaje de mano y ya no regresó jamás. Fue su día de la liberación.

Con la tinta de la sentencia de divorcio aún reciente, comenzó su travesía del desierto. Fue entonces cuando actuó en los casinos de Las Vegas y todo tipo de programas de televisión, trabajos alimenticios que al menos le ayudaron a pagar las deudas contraídas con los promotores de su última gira. Al conocer a Roger Davies, su nuevo mánager, pudo respirar aliviada. El la ayudó en su sueño de erigirse como la primera artista femenina de rock en llenar estadios a semejanza de los Rolling Stones. «Era la primera vez que controlaba mis propios shows. Era mi propia jefa», decía.

Los años 80 fueron un tiempo de renacimiento. La estrella se adaptó a los tiempos y grabó piezas de pop de factura más facilona. ¿Traición? No, al contrario. Su leyenda se agigantó.  El disco 'Private Dancer' (1984) hizo de ella una figura legendaria. Luego sacó 'Break Every Rule' (1986) y 'Foreign Affair' (1989), que incluía un sencillo apabullante, 'The Best'. Tina Turner se dejó camelar por el sonido de los sintetizadores, pero su torrente de voz, el grito desgarrador de los negros sojuzgados, seguía siendo imponente.

Un giro vital

El destino de Tina dio un giro cuando conoció en 1986 a Erwin Bach, un joven ejecutivo discográfico que fue enviado por su compañía a recogerla al aeropuerto de Heathrow, con el que empezó a salir a los pocos meses. Luego de casi tres décadas de compromiso, se casaron en Zúrich en 2013, el mismo año que ella recibía la nacionalidad suiza.

Mucho se ha hablado de las piernas de Tina, piernas largas, bellas y electrizantes. Los rumores hablaban de que la cantante las tuvo aseguradas por la astronómica cifra de 3,2 millones de dólares.

En 2000, a la edad de sesenta y un años, decidió retirarse de los escenarios, algo que no hizo del todo. Cuatro años más tarde publicó un nuevo álbum recopilatorio titulado 'All the Best', que incluía, entre otros, el sencillo 'Open Arms', un tema que cosechó un gran éxito en Europa pero no en Estados Unidos. En cualquier caso, 'All the Best' fue su primer álbum en once años en conseguir un disco de platino en EE UU.

En 2013 Tina se retiró, esta vez sí, de la música y los conciertos. Lo hizo después de cincuenta y cuatro años de carrera artística. Renunció a la nacionalidad estadounidense para transformarse en una ciudadana suiza de pleno derecho. Este miércoles cerró su ojos para siempre, lo que deja un vacío abismal en el corazón de sus fieles.

Chris Martin, líder de Coldplay, este miércoles en el primero de sus cuatro conciertos esta semana en Barcelona. Efe

Coldplay le dedica su concierto en Barcelona

El líder de Coldplay, Chris Martin, recordó este miércoles a la cantante Tina Turner, fallecida unas horas antes, dedicándole el primer de cuatro conciertos que la banda dará esta semana en el Estadi Olímpic de Barcelona dentro de su gira mundial 'Music of the Spheres Tour'. «Este concierto está dedicado a la bella Tina Turner», dijo el vocalista y pianista ante los 55.000 espectadores después de cantar 'The Scientist' y antes de entonar 'Viva la vida'.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios