Borrar
Ronnie Wood, que hoy cumple 75 años, Mick Jagger y Keith Richards, durante un concierto de la gira No Filter Tour, en septiembre de 2021.

Ver fotos

Ronnie Wood, que hoy cumple 75 años, Mick Jagger y Keith Richards, durante un concierto de la gira No Filter Tour, en septiembre de 2021. Afp

«Ahora que están más sobrios, los Rolling Stones tocan mejor»

Los Stones inician este miércoles en Madrid su gira europea; el periodista musical Julián Ruiz los lleva viendo desde su primer concierto en España en 1976

I. Cortés

Miércoles, 1 de junio 2022, 00:05

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Sesenta años no son nada. Al menos para los Rolling Stones, cuyos integrantes, Mick Jagger, Keith Richards y Ronnie Wood, suman ya la friolera de 231 años y este miércoles comienzan en el estadio Wanda Metropolitano de Madrid una gira de catorce fechas -¿la última?- que les llevará por trece ciudades europeas para celebrar su sesenta aniversario. Es la primera visita que hacen al Viejo Continente sin la elegancia de Charlie Watts en la batería tras su fallecimiento el 24 de agosto del pasado año a los 80 años.

Pero no será la primera vez que se embarquen en un ciclo de conciertos sin su majestuoso toque. Antes de que su muerte, en un hospital londinense, sorprendiera a todos los seguidores, el músico había decidido no participar en la segunda etapa del No Filter Tour que llevó a los autores de discos como 'Beggars Banquet' (1968), 'Let It Bleed' (1969), o 'Exile on Main St' (1972), entre septiembre y octubre del pasado año, por trece ciudades estadounidenses, para recuperarse de un procedimiento médico relacionado con su antiguo cáncer. Pocos podían imaginarse entonces que su sustitución por Steve Jordan, un colaborador asiduo de Keith Richards en sus trabajos en solitario, fuera para siempre.

«La pena es que ya no van a sonar como eran. En la mezcla, lo más importante es la voz y la batería, y al no estar Charlie Watts, no van a sonar igual», dice Julián Ruiz, productor, periodista musical y responsable del mítico Plásticos y Decibelios, que conoce a los Stones de cerca y ha visto a la banda en vivo en más de una veintena de ocasiones. La última, el pasado año precisamente. «Se parecen mucho a los Rolling Stones, pero con un batería nuevo… A veces Mick Jagger mira atrás y parece pensar: 'Bueno, si es que no está Charlie'. Es que Mick se adelanta o se atrasa y Charlie, con tantos años a sus espaldas, tenía esa facilidad para seguirle. Jordan es una máquina y un gran batería, pero va muy a tiempo y no se acompasa a las entradas de Jagger», explica. Eso sí, «ahora que están más sobrios tocan mejor, pero antes tenían más fuerza, más vitalidad», concede.

El de este miércoles será el concierto número 23 que sus satánicas majestades ofrecen en España. Su fructífera relación con nuestro país comenzó el 11 de junio de 1976 en La Monumental de Barcelona, siete meses después de la muerte de Franco. La fecha pasaría a la historia porque fue la primera vez que un grupo internacional actuaba en nuestro país tras la muerte del dictador, bajo cuyo mando se censuraron lanzamientos como el de 'Sticky Fingers' (1971), cuya portada mostraba una pelvis masculina enfundada en unos vaqueros con una cremallera real en la bragueta.

Lo hizo ante alrededor de once mil almas. Ruiz era una de ellas. «Mi primer contacto con la banda fue en aquel concierto. Comimos unas chuletas de cordero detrás del escenario, ya que el promotor Gay Mercader había preparado una barbacoa», recuerda entre risas. Cuenta el periodista que estuvo en cuarta o quinta fila y que las sensaciones fueron indescriptibles. «Había estado poniendo discos de ellos durante toda mi vida en el programa y por fin los veía, así que imagínate».

Ruiz tiene innumerables anécdotas con Jagger. «La última vez nos hicimos una foto y me dijo: 'Mira, dos viejas señoras'», comenta. En otra ocasión tenía una entrevista en Nueva York y Jagger no se presentó: «Me envió una botella de Moët Chandon al hotel y una tarjeta disculpándose. Todavía las guardo».

La última visita de los Stones a España data de 2017, durante el ya mentado No Filter Tour que los Stones realizaron con motivo de su vigesimotercer y, hasta el momento, último larga duración, 'Blue & Lonesome' (2016), que les llevó al Estadi Olímpic de Barcelona, el 27 de septiembre.

Por el camino, actuaciones míticas como la que acogió el estadio Vicente Calderón de Madrid el 7 de junio de 1982, que reunió a cerca de 60.000 personas, en medio de una gran tormenta de verano que aún hoy se recuerda en la capital, o los 'shows' que ofrecieron en Gijón, en 1995, y en Málaga y Vigo, en 1998, con motivo del 'Voodoo Lounge', tour en la que los de la lengua volvían a ponerse en marcha después de ocho años de silencio discográfico, y citas en Santiago de Compostela, Benidorm, Zaragoza, Bilbao, San Sebastián y El Ejido.

Sidonie, de teloneros

Flanqueado por dos pantallas a los lados, el escenario, con otra gigante en su interior, dibuja el labio superior del logo más sexy y famoso del rock. Por esa boca saldrán los incombustibles Stones a las 22:00 horas. Antes, a eso de las ocho de la tarde, amenizarán la tarde la Vargas Blues Band y Sidonie. A estas alturas nadie duda de que temas como 'Jumping Jack Flash', 'Gimme Shelter', 'Start Me Up' o '(I Can't Get No) Satisfaction' tendrán presencia en un repertorio que contará también con baladas como 'You Can't Always Get What You Want'.

«Son un fenómeno que sobrepasa el tiempo y la imaginación», ilustra Ruiz, que asegura que las canciones del principio «son buenísimas». «Ahora -continúa-, como dice Richards, han perdido su toque porque es muy difícil, después de tantos años, acompasarse con los tiempos modernos». Pero, en una época en la que «todo es trampa en el directo», son más imprescindibles que nunca.

Mick Jagger, sonriente, saliendo de la fiesta, ayer. ep

Una visita al ángel caído y una noche de flamenco

Los Rolling Stones han aprovechado su presencia en la capital madrileña. Anteayer, los autores de canciones como 'Sympathy for the Devil' visitaban la estatua del Ángel Caído en el parque del Retiro, la única que hay dedicada a Lucifer en un espacio público en todo el mundo. A ella dedicaron una entrada en su cuenta de Instagram. Ayer optaron por cenar en uno de los restaurantes de moda de la ciudad, en la que disfrutaron de una fiesta flamenca en su honor, con invitados como el cantaor Israel Fernández.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios