Borrar
Pablo Laso celebra el título de Liga ACB del Real Madrid. ep
La enésima resurrección del Madrid de Laso
Análisis

La enésima resurrección del Madrid de Laso

La reconversión de Hanga en el puesto de base, el papel de los veteranos Llull y Rudy, una capacidad defensiva notable y el poderío interior con Tavares, Poirier y Yabusele, pilares del título de Liga ACB blanco

Lunes, 20 de junio 2022, 15:22

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El Real Madrid de Pablo Laso cerró la temporada regular en la Liga ACB y la Euroliga sumido en una profunda crisis. Con su eterno rival, el Barça de Jasikevicius, liderando en España y también en Europa, el conjunto blanco afrontaba los decisivos 'playoffs' de ambas competiciones con dos triunfos en sus diez últimos duelos, un buen número de lesiones, Trey Thompkins y Thomas Heurtel apartados por motivos disciplinarios y un sinfín de rumores de fichajes, como si la temporada estuviera ya acabada.

Después de ceder en la final de la Copa del Rey de Granada contra el Barça y en una situación precaria sonaron de nuevo los tambores de guerra contra Laso. El entrenador vitoriano, un coleccionista de títulos, ha tenido que lidiar con la crítica en unas cuantas ocasiones. Incluso estuvo con pie y medio fuera del banquillo blanco después de aquellas finales de la Euroliga perdidas contra Olympiacos y Maccabi en 2013 y 2014, pero siempre ha salido indemne.

En este Madrid que ha ido evolucionando a lo largo de las once temporadas de la era Laso cambian los nombres, incluso el estilo, pero algo permanece inmutable: un enorme espíritu competitivo. Primero fue la irrupción de Nigel Williams-Goss, al que ya nadie esperaba, contra el Maccabi para lograr el billete a la 'final four' de Belgrado por la vía rápida.

Luego, cuando el Madrid se quedó definitivamente sin bases específicos por la lesión del estadounidense, llegó la hora de la versatilidad. Hanga ha ofrecido el paso al frente necesario desde la dirección de juego, pero también han acompañado el papel de los veteranos Llull y Rudy Fernández, que se han ganado la continuidad un año más, la irrupción de Gabi Deck al nivel de su primera etapa o los puntos de Causeur, otro jugador que apuntaba a una salida y que al menos ha hecho dudar en los despachos con su gran actuación en el playoff final.

Noticia Relacionada

Algo cambió definitivamente en Belgrado, donde tras cinco derrotas en los seis clásicos precedentes en la temporada, el Madrid dejó a su gran rival compuesto y sin novia. El poderoso Barça, diseñado para asaltar el título de la Euroliga que se le había escapado en la final del año anterior, se estrelló en una semifinal que rearmó definitivamente al conjunto blanco y dejó tocados a los hombres de Saras.

El 'playoff' ACB confirmó estas sensaciones encontradas, pues el Madrid dejó por el camino al Manresa y el Baskonia de forma inmaculada, mientras el Barça hacía lo propio con Gran Canaria en cuartos para luego sufrir en mayor medida ante el Joventut. El problema cardíaco de Laso, que obligó al técnico a apartarse del banquillo en el tramo final, fue el enésimo reto para un equipo castigado por los contratiempos este curso, pero capaz de reponerse para convertir la dificultad en estímulo. Chus Mateo, un ayudante con tablas de primer entrenador, asumía la batuta en el momento decisivo.

Dominio interior y defensa

Ya en la serie final entre los dos gigantes, el primer asalto en la ciudad condal confirmó los malos presagios en Can Barça. El dominio total en la pintura, de la mano de los colosos Tavares, Poirier y Yabusele, además de un ejercicio defensivo coral de máximo nivel, pusieron la ventaja blanca desde el primer momento. Jasikevicius reclamó más energía a los suyos, que soñaron con el 1-1 después de una victoria ajustada en el segundo partido, marcada por la polémica arbitral. Fue un espejismo, pues el mazazo del tercer partido, ya en el WiZink Center, fue demasiado.

El Madrid olió la sangre de su rival y no dejó escapar la oportunidad de cerrar el título sin regresar al Palau. Ahora los rumores y las críticas han cambiado de bando, dulcificando lo que parecía una transición traumática en el Madrid. En la agenda blanca están ya los fichajes de Sergio Rodríguez, Mario Hezonja y Dzanan Musa, dirección de juego y anotación exterior, con la incorporación de un base titular y un cuatro en el radar, pero el proyecto sigue siendo ganador para ir introduciendo cambios desde la tranquilidad.

Por su parte, el Barça, que parecía ya un equipo hegemónico, se encuentra ahora con un coste salarial de enorme envergadura y la necesidad de darle una vuelta a la idea de Saras. Brandon Davies, con la cabeza ya en su futuro como jugador del Armani Milán durante toda la serie final, dejará paso a Jan Vesely en el juego interior azulgrana. También está en duda el futuro de Calathes, Kuric, Exum, Hayes u Oriola y un ex como Satoransky es el gran deseado para renovar el puesto de base.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios