Borrar
Montse Tomé y Jorge Vilda, en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas. Foto: Efe | Vídeo: EP

La Federación destituye a Vilda y elige a Montse Tomé

El técnico campeón del mundo, que será sustituido por su ayudante, cae víctima del descrédito entre las jugadoras, la renuncia de parte de su cuerpo técnico y el apoyo a Luis Rubiales

Martes, 5 de septiembre 2023, 15:56

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Jorge Vilda ya es historia en la selección española femenina. La Federación Española de Fútbol (FEF), ahora presidida de forma interina por Pedro Rocha, optó por poner punto final a la etapa del técnico madrileño para así tratar de desbloquear una situación insostenible. Le sustituye en el cargo su exayudante Montse Tomé, que será la primera mujer de la historia en dirigir a un combinado nacional absoluto español.

La entrenadora asturiana, exjugadora del Oviedo Moderno, Levante y Barça en la máxima categoría, formaba parte del cuerpo técnico del técnico madrileño. Renunció después de la polémica asamblea de Rubiales en la que el ejecutivo le ofreció la dirección deportiva, hasta ese momento en manos del propio Vilda.

«La Real Federación Española de Fútbol, en una de las primeras medidas de renovación anunciadas por el presidente Pedro Rocha, ha decidido prescindir de los servicios de Jorge Vilda como director deportivo y seleccionador nacional femenino, cargo, este último, al que accedió en 2015», explicó la Federación en un comunicado oficial en el que también puso «en valor su intachable conducta personal y deportiva, siendo una pieza clave en el notable crecimiento del fútbol femenino en España». Fue poco antes de anunciar oficialmente a la nueva seleccionadora, con la que el ente federativo pretende abrir la puerta a esos cambios que se le demandan desde las instituciones y la opinión pública.

La renuncia de las campeonas del mundo si no se producían cambios significativos y de parte de su propio cuerpo técnico habían situado al entrenador, discutido durante toda su trayectoria al frente de España, contra las cuerdas. El aplauso a Luis Rubiales tras su controvertido discurso en la asamblea de la Federación fue la gota que colmó el vaso y sentenció al seleccionador junto al dirigente que le mantuvo en el cargo contra viento y marea cuando estalló el escándalo de las 15 rebeldes.

Aquella tormenta que se desató después de la Eurocopa del año pasado se disipó de aquella manera. Con el paso del tiempo algunas de las futbolistas amotinadas pidieron su regreso a la selección vía correo electrónico y la MVP Aitana Bonmatí, Mariona Caldentey y Ona Batlle fueron incluidas en la convocatoria mundialista. La herida parecía casi cerrada, pero fue en falso.

Llegó el éxito deportivo con el título mundial y luego la caída de Rubiales a los infiernos por su beso no consentido a Jenni Hermoso en la entrega de las medallas y su injustificable y grosero comportamiento en el palco presidencial tras la final. Ya sin el presidente de la FEF, apartado provisionalmente por la FIFA durante 90 días y a la espera de los siguientes movimientos del Consejo Superior de Deportes (CSD) para su inhabilitación, Vilda se quedó sin su gran protector.

Una renovación fallida

De nada valía ya aquel agitado anuncio verbal de una renovación por cuatro temporadas con una sustancial mejora salarial hasta el medio millón de euros anual, convertida en papel mojado. Era cuestión de tiempo y de dar forma definitiva a su cese que dejase de estar al frente de la selección femenina, que afronta en tres semanas su regreso a la competición con la Liga de Naciones y necesita estabilizar su rumbo deportivo.

Ayer por la mañana Pedro Rocha, el nuevo mandarario federativo, se reunió con el entrenador en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas para comunicarle personalmente la destitución. El objetivo era acelerar su salida antes de la reunión que el nuevo responsable de la FEF mantuvo por la tarde con Víctor Francos, presidente del CSD, al que durante una hora y cuarto y bajo una atmósfera de cordialidad informó de las reformas estructurales emprendidas por el organismo rector del fútbol español. Su recién estrenado mandato, todavía interino, está bajo la lupa del Gobierno. El Ministerio de Cultura y Deporte y el CSD demandaban pasos adelante en dirección al cambio en las arcaicas estructuras federativas y la elección de Montse Tomé como seleccionadora, la primera mujer en el cargo, es un símbolo.

Concluye de esta manera una etapa de ocho años con Vilda al frente de la selección femenina absoluta, en la que sustituyó a Ignacio Quereda en 2015 después del escándalo por los más que discutibles métodos de su predecesor. Ha dirigido a España en los Mundiales de Francia 2019 y Australia y Nueva Zelanda 2023, con unos octavos de final y el histórico título de hace apenas dos semanas en Sídney, además de en las Eurocopas de Países Bajos 2017 e Inglaterra 2022, donde la selección cayó eliminada en los cuartos de final. Previamente pasó por las categorías inferiores, en las que conquistó el Europeo sub-19 y sub-17.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios