Borrar
Saludo de Pedro Sánchez y Luis Rubiales REUTERS

Pedro Sánchez empuja a Rubiales a la dimisión: «Las disculpas no son suficientes»

El presidente del Gobierno, que recibió en La Moncloa a las campeonas del mundo, recuerda que la FEF no depende del Gobierno, y pide al responsable «más pasos» tras su comportamiento «inaceptable»

Colpisa

Martes, 22 de agosto 2023, 11:56

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Luis Rubiales está viviendo los días más difíciles en sus cinco años como presidente de la Federación Española de Fútbol (FEF). Al mandamás del fútbol español se le vio tenso en la recepción de Pedro Sánchez, presidente del Gobierno en funciones, a las flamantes campeonas del mundo en La Moncloa. En segundo plano, solo y con la mirada perdida, el presidente de la FEF se mostró más apático que nunca. Ni siquiera se le vio tan afectado cuando salieron a la luz los escándalos más sonados de su mandato como el contrato millonario de la Supercopa en Arabia Saudí con Gerard Piqué y las grabaciones de conversaciones privadas con altos cargos del Gobierno.

El incómodo beso de Luis Rubiales a Jennifer Hermoso sigue dando que hablar. Después de la ausencia del presidente de la Federación Española de Fútbol de la celebración por las calles de Madrid, el dirigente acudió a La Moncloa y en su saludo con el líder del Gobierno en funciones se le notó incómodo. «Lo que vimos fue un gesto inaceptable, las disculpas de Rubiales no son suficientes, hasta incluso creo que no son adecuadas. Tiene que continuar dando pasos para aclarar lo que vimos todos», dijo el presidente del Gobierno durante la rueda de prensa en Moncloa para informar de su reunión con el rey Felipe VI de cara a una investidura. Este último mensaje ha sido interpretado en medios políticos como una velada petición del dirigente socialista a Rubiales de que abandone el cargo.

«Las jugadoras lo han hecho todo para ganar. Pero ha habido algunos comportamientos, como los del señor Rubiales, que manifiestan que en nuestro país queda aún mucho camino por recorrer en materia de igualdad y respeto», subrayó el socialista. El presidente del Gobierno recordó a los presentes que la FEF no depende del Gobierno, pero pide al responsable «más pasos» tras su comportamiento «inaceptable».

Luis Rubiales sabía que se había equivocado. O al menos sabía que debía salir a pedir perdón después de su beso a la internacional española en la ceremonia de entrega del título de campeonas del mundo a la España femenina. Lo hizo en un vídeo un día después de lo ocurrido y de una manera un tanto particular. Grabado en el aeropuerto de Doha, en una de las escalas a Madrid, el presidente de la Federación Española de Fútbol dice que «seguramente» se habrá equivocado, entre otras cosas. Pues bien, la intención del máximo responsable del fútbol en España era que también la futbolista del Pachuca apareciera en ese documento, según informa Relevo. Ella se negó.

Y es que al parecer, las primeras horas del viaje desde Sídney a Doha, donde el avión de la selección hizo una escala, fueron de total tensión. De alguna manera había que salir al paso de la polémica que se había creado por ese beso de Rubiales y también por sus inexplicables gestos en el palco tocándose los genitales a escasos metros de la Reina Letizia y la Infanta Sofía. Y, al mismo tiempo, por sus insultos en la Cope a todas las personas que le habían afeado estas acciones. Rubiales y su grupo de trabajo trataron de que Hermoso también hablara para rebajar el asunto, para que todo quedara en una mera anécdota. Pero no. El máximo dirigente se encontró con el 'no' de la futbolista.

Es más, cuenta el medio deportivo de Vocento, que unas declaraciones atribuidas a Jenni Hermoso fueron escritas por el departamento de prensa de la Federación Española. «Ha sido un gesto mutuo totalmente espontáneo por la alegría inmensa que da ganar un Mundial. El presi y yo tenemos una gran relación, su comportamiento con todas nosotras ha sido de diez y fue un gesto natural de cariño y agradecimiento. No se puede dar más vueltas a un gesto de amistad y gratitud, hemos ganado un Mundial y no vamos a desviarnos de lo importante», se decía que había dicho la futbolista. Pero no fue así. Ella se limitó, en un vídeo, a afirmar: «No me ha gustado, ¿pero qué hago?». Y de ahí, por el momento, no se va a mover.

Horas antes de esas disculpas, el dirigente había manifestado en una entrevista radiofónica en COPE que fue «un pico de dos amigos celebrando algo» y que quienes han criticado la ausencia de consentimiento de la futbolista son «pringaos que no saben ver lo positivo». Rubiales defendió entonces que no hay que hacer caso «de los idiotas y de los estúpidos» y dijo que, con todo lo que él ha pasado, «más gilipolleces y tontos del culo, no».

A Rubiales le siguen creciendo los enemigos y no es para menos. Este lunes fueron varios los ministros -incluida la vicepresidenta Díaz- y políticos de los dos partidos que conforman el Gobierno, los que salieron a pedir la dimisión de Rubiales por el beso robado a Hermoso. Quizás el más contenido fue el ministro de Deporte, Miquel Iceta. El catalán 'solo' le pidió «explicaciones y excusas» y esas llegaron horas después a través de un vídeo de Rubiales grabado en el aeropuerto.

Irene Paredes: «Es un gesto desafortunado»

La continuidad de Rubiales al frente de la FEF corre serio peligro después de la invitación de Pedro Sánchez a marcharse. La actitud del presidente de la FEF ha sacudido la escena política. La vicepresidenta Yolanda Díaz y líder de Sumar, exigió el «cumplimiento» de la Ley del Deporte y activar los protocolos de la Federación sobre actos sexistas para forzar su salida del cargo. La misma demanda que hizo Cuca Gamarra, secretaria general del Partido Popular, que reclamó en tono solemne que su actitud tenga «consecuencias» inmediatas porque «ha indignado a todo un país».

Las ministras en funciones de Igualdad, Irene Montero, y de Derechos Sociales y Agenda 2023, Ione Belarra, dijeron el propio domingo que su comportamiento era «violencia sexual», mientras el titular de Cultura y Deporte, Miquel Iceta, lo tachó de «inaceptable».

«Está claro que es un gesto desafortunado, pero nosotras estamos muy felices por lo que hemos conseguido y no queremos que se empañe todo esto, sino que se valore y que lo disfrutemos mucho», declaró la central Irene Paredes en una entrevista concedida este martes al diario ABC.

En el Gobierno, según informa IUSPORT, están analizando la viabilidad de dar traslado al Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) de un escrito razonado instándole a la apertura de expediente disciplinario. Si eso ocurriera, y el TAD incoase expediente, el Consejo Superior de Deportes: (CSD) convocaría de inmediato a su comisión directiva para decretar la suspensión provisional de Rubiales, como en su día se hiciera con Ángel María Villar. El dirigente podría ser inhabilitado entre 2 y 15 años por su conducta indecorosa, según el mismo medio. que cita el artículo 104 y 108 de la nueva ley del deporte.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios