Borrar
Neme, con la camiseta de la selección española en su debut.
Obituario

Muere Neme, el primer internacional salmantino de fútbol

Nemesio Martín Montejo 'Neme', exjugador de la UD Salamanca o el Pontevedra, fallece a los 82 años de edad tras una larga enfermedad

Juanjo González

Salamanca

Jueves, 20 de octubre 2022

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El fútbol de Salamanca está de luto. El primer internacional del fútbol salmantino Nemesio Martín Montejo (31/12/1939), conocido futbolísticamente como Neme, ha perdido la vida este jueves 20 de octubre en Salamanca a los 82 años de edad -el 31 de diciembre habría cumplido 83- tras una larga enfermedad. Su fallecimiento ha provocado de inmediato una ola de condolencias de todo el fútbol salmantino.

Con una amplia carrera deportiva a sus espaldas, tanto de jugador como de técnico, Neme quedará para la historia por ser el primer jugador de Salamanca en ser internacional con la selección española de fútbol. Fue en el año 1965, un 8 de diciembre, cuando el nacido en la localidad de Sanchón de la Sagrada disputó ante Inglaterra su único partido con La Roja. Fue nada menos que en el Santiago Bernabéu con derrota de España en el amistoso ante Inglaterra por 0-2, disputando 35 minutos saltando campo por otro histórico, Lapetra. En aquella selección, dirigida por Villalonga, estuvieron en ese partido jugadores como Iribar, Sanchís, Adelardo, Ufarte o Marcelino, mientras que en el combinado inglés jugó otro histórico como sir Bobby Charlton. Fue convocado en un total de dos ocasiones por la selección absoluta.

Tras destacar en el juvenil, su carrera deportiva la arrancó con las cesiones al Ciudad Rodrigo y al Manchego pero sin duda sus pasos más destacados fueron la UD Salamanca, dos temporadas desde los años 62 a 64, marcando 9 goles en cada una. Diestro habilidoso y de potente carrera, con el descenso del equipo a Tercera otros clubes nacionales le echaron el ojo rápido. Probó en el Atlético de Madrid, con el interés también del Valladolid o el Deportivo, pero terminó en el Pontevedra. Allí tuvo sus mejores años. En el equipo gallego estuvo un total de ocho temporadas, la mayoría en la Primera División, logrando 15 goles en la temporada del ascenso a la elite (64-65) y 14 en la 65-66, sus mejores registros en Primera División. Este Pontevedra fue el mejor de la historia, conocido por el famoso 'hai que roelo' (hay que roerlo) por su gran carácter a la hora de defender y que también fue recordado por el 3-0 al Real Madrid de 1967 en el que Neme fue titular. Fue parte clave en el Pontevedra que quedó séptimo en 1966. Se retiró -previo paso por la UDS de forma testimonial- tras marcar 35 tantos en Primera, ya en la temporada 75-76 en las filas del Albacete después de tres temporadas en tierras manchegas, en las que fue de nuevo considerado un ídolo.

También tuvo una amplia carrera en los banquillos. Neme la arrancó en el Béjar Industrial, la UD Salamanca -en dos ocasiones- Manchego, Jaén, Alavés, Pontevedra, Albacete, Alzira, Avilés, Yeclano y Lorca. Después también estuvo vinculado al Hergar, club de cantera de la capital salmantina y cuyo campo de juego, junto al campus universitario, lleva su nombre desde el año 2010. Fue inaugurado con un amistoso entre los veteranos de la UDS y el Albacete. En el año 2014 recibió el trofeo anular de la Asociación Salmantina de la Prensa Deportiva, año en el que también recibió junto a su compañero Cefe la Salina de honor para la UDS en la 52 edición de los Premios Anuales del Deporte Salmantino.

Neme, en varias imágenes de archivo. FOTOS CEDIDAS POR LOREN RUANO
Imagen principal - Neme, en varias imágenes de archivo.
Imagen secundaria 1 - Neme, en varias imágenes de archivo.
Imagen secundaria 2 - Neme, en varias imágenes de archivo.

Antes de la llegada de la enfermedad era muy habitual ver a Neme paseando por las céntricas calles de la ciudad con su grupo de amigos de exjugadores de la UD Salamanca, paseos matinales en los que el fútbol y los recuerdos vividos en el campo eran temas de conversación diaria entre ellos. Cómo le han echado de menos estos últimos años en sus caminatas sus compañeros de juego.

De paso firme, imponente, erguido y de pose señorial, Neme ganaba -como en el campo- en el uno para uno. De conversación tranquila y amable, su familia era su gran pasión. Padre de tres hijos (Isabel, Rafael y Jorge) y abuelo de tres nietos, afrontó con entereza y el cariño de todos los suyos una larga enfermedad que ha puesto de luto a todo el fútbol salmantino. DEP.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios