Borrar
Phil Foden y Sadio Mané se saludan al término del partido. Phil Noble (Reuters)
City y Liverpool empatan en la 'final' por la Premier League
Jornada 32

City y Liverpool empatan en la 'final' por la Premier League

El equipo de Guardiola sigue con un punto de ventaja pese a no haber podido imponerse a los de Klopp en el Etihad

DANIEL PANERO

MADRID

Domingo, 10 de abril 2022, 19:50

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Manchester City y Liverpool tendrán que esperar para dar el gran golpe a la Premier League. 'Sky blues' y 'reds' empataron a dos este domingo en un partido que respondió con creces a las expectativas. El choque más esperado del año en el campeonato inglés tuvo un ritmo frenético, goles y emoción desde el primer hasta el último minuto. El equipo de Pep Guardiola se adelantó dos veces con tantos de Kevin de Bruyne y Gabriel Jesus y en ambas ocasiones los de Jürgen Klopp lograron silenciar el Etihad y equilibrar el duelo gracias a las dianas de Diogo Jota y Sadio Mané. La liga inglesa sigue, 90 minutos después, en un pañuelo.

La Premier League estaba en juego. Era el día D y la hora H y el equipo que mejor lo entendió en los primeros minutos fue el Manchester City. El equipo que dirige Guardiola entró al césped del Etihad Stadium con 'Hey Jude', la mítica canción de los Beatles de fondo en la megafonía, pero con un rock mucho más duro en el planteamiento del técnico de Santpedor. El City se instaló nada más empezar en campo contrario, sometió a los de Klopp con una presión extenuante y avisó con un contragolpe que no acertó a definir Sterling. Fue una alerta para los 'reds' de lo que se venía. La orquesta cogió velocidad y su director, Kevin de Bruyne, dio el golpe de efecto con un disparo que rebotó en Joel Matip y ante el que nada pudo hacer Alisson. Los 'sky blues' habían leído lo que había en juego y en solo cinco minutos habían dado un puñetazo encima de la mesa que ponía el campeonato, de forma provisional, en franquía.

En los momentos más difíciles es cuando los buenos equipos saben sobreponerse y eso es precisamente lo que hizo un Liverpool que sabe como pocos ir a remolque. Lo lleva haciendo todo el curso y no le importó repetir en un Etihad convertido en una olla presión tras el tanto de De Bruyne. Klopp dispuso un 4-3-3 en el que los laterales, Arnold y Robertson, debían jugar un papel fundamental en ataque para fijar a los carrileros rivales y para ser dos puñales con los que abrir a un rival sólido en la medular. Esto último fue precisamente lo que ocurrió en el gol que equilibró el choque apenas ocho minutos después del tanto inicial. Alexander Arnold, ya en área rival, cazó un centro lateral y puso una dejada atrás para que Diogo Jota fusilara a Ederson a placer y restituyera la igualada que hacía que el partido volviera a la casilla inicial.

Manchester City

Ederson, Walker, Stones, Laporte, Cancelo, Rodrigo, De Bruyne, Bernardo Silva, Foden, Sterling (Mahrez, min. 75) y Gabriel Jesus (Grealish, min. 83).

2

-

2

Liverpool

Alisson, Alexander Arnold, Matip, Van Dijk, Robertson, Fabinho, Henderson (Keita, min. 78), Thiago, Mané (Firmino, min. 85), Salah y Diogo Jota (Luis Díaz, min. 70).

  • Goles: 1-0: min. 5, De Bruyne. 1-1: min. 13, Diogo Jota. 2-1: min. 37, Gabriel Jesus. 2-2: min. 46, Mané.

  • Árbitro: Anthony Taylor. Amonestó a Robertson, Bernardo Silva, Thiago, Fabinho y Van Dijk.

  • Incidencias: Partido disputado en el Etihad ante 55.000 espectadores.

El partido era una final y una prueba de fuego a la que el Manchester City debía adaptarse. Guardiola dispuso un 4-3-3 en el que Gabriel Jesus era la punta de lanza y en el que Foden y Sterling completaban el tridente y a la vez eran solidarios en un centro del campo que debía gobernar el choque, algo que no ocurrió en la primera mitad. En lugar de hacerlo los 'sky blues' se adaptaron con éxito al ritmo vertiginoso del Liverpool, jugaron de área a área, a mil revoluciones, y se lanzaron a la yugular de los de Klopp con hasta cuatro nuevas ocasiones antes del descanso. Stones y De Bruyne perdonaron, pero no lo hizo Gabriel Jesus. El paulista, siempre listo para las grandes ocasiones, aprovechó un balón a la espalda de los centrales para batir a Alisson y volver a poner patas arriba un Etihad encantado con la nueva versión de un City que dominaba cambiando de registros y con 'apenas' un 55% de posesión.

Al rojo vivo

Tras la reanudación, el Liverpool demostró que había aprendido la lección de la primera mitad. El que golpea primero, lo hace dos veces. Eso debió pensar un Klopp que instó a los suyos a dar un paso al frente y empezar a ser protagonistas también con el balón. Así, en apenas un minuto Mohamed Salah recibió entre líneas y lanzó a la espalda de los centrales a un Sadio Mané que con espacios es imparable. El senegalés definió a la perfección ante la salida de Alisson y volvió a dar un vuelco más a un partido que ya había alternado hasta en cuatro ocasiones de dirección en el marcador. Los dos equipos seguían empeñados en generar una taquicardia a los 55.000 hinchas que todavía digerían el bocata del descanso.

El gol del Liverpool generó una tregua en la que los dos contendientes eran ya conscientes de primera mano del armamento que disponía su rival. El City pudo adelantarse de nuevo con un tanto de Sterling anulado por fuera de juego y ambos técnicos comenzaron a mover piezas con el objetivo ganar la iniciativa en los últimos minutos. Klopp dio entrada a Luis Díaz, Keita y Firmino, mientras que Guardiola optó por Mahrez y Grealish. Pese a los cambios, el marcador ya no se movió y ninguno dio el gran golpe a una Premier que sigue al rojo vivo con dos combatientes del máximo nivel.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios