Borrar
Álvaro Morata celebra un gol ante el Feyenoord. Reuters
El Atlético remonta ante el Feyenoord otro partido desgobernado
Grupo D | Jornada 2

El Atlético remonta ante el Feyenoord otro partido desgobernado

El doblete de Morata, el empate de Griezmann justo antes del descanso y las paradas de Oblak decidieron un choque polémico en el que el campeón neerlandés fue superior

Ignacio Tylko

Madrid

Miércoles, 4 de octubre 2023, 21:03

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Alejado este curso de esas victorias por la mínima y con su portería a cero que siempre caracterizaron al Cholo Simeone, el Atlético tuvo que remontar dos veces un partido sin tregua ante un Feyenoord notable, en muchas fases superior. Un doblete de Morata, que ya suma siete goles en ocho comparecencias, el tanto clave de Griezmann en la última jugada del primer tiempo y las paradas salvadoras de Oblak dieron un triunfo fundamental en los colchoneros tras su empate en Roma.

Fue una cita tan vistosa como descosida en la que el campeón de la Eredivisie mereció más y se quejó del árbitro francés, casero en las jugadas dudosas de interpretación. Simeone insistía en pedir calma desde el banquillo, ya que abomina de los partidos desgobernados, pero no había forma de encontrar algo de pausa en un duelo roto desde su inicio y en que los ataques superaron claramente a las defensas.

Atlético

Oblak, Nahuel (Riquelme, min. 79), Azpilicueta, Witsel, Hermoso, Lino (Galán, min. 62), Koke, De Paul (Llorente, min. 46), Saúl, Griezmann (Correa, min. 79) y Morata (Kostis, min. 90+3).

3

-

2

Feyenoord

Wellenreuther, Geertruida, Trauner (Nieukoop, min. 74), Hancko, Hartman, Wieffer (Lingr, min. 74), Zerrouki (Jahanbakhsh, min. 78), Timber; Stengs, Ueda (Minteh, min. 60) y Paixao.

  • Goles: : 0-1: min. 7, Hermoso, en propia meta. 1-1: min. 12, Morata. 1-2: min. 34, Hancko. 2-2: min. 45+3, Griezmann. 3-2: min. 47: Morata.

  • Árbitro François Letexier (FRA). Amarilla a Azpilicueta, Saúl, Morata, Stengs y Lino.

  • Incidencias: Partido de la segunda jornada de la Liga de Campeones en el grupo D, disputado en el Metropolitano. Presencia de más de 3.000 seguidores neerlandeses

Quien se esperaba un Atlético que marcase territorio no podía ir más desencaminado. Fue el Feyenoord, campeón neerlandés más rápido y fresco de piernas que los colchoneros, el que salió mandando. Encontró pronto premio ante una zaga cogida con alfileres, sin Giménez y Savic, además de Reinildo. Desajuste local, pase en profundidad a Ueda y gol de carambola, ya que el despeje de Oblak golpeó en Hermoso.

Se recompuso el Atético e igualó pronto en una jugada muy polémica, fuera de juego de toda la vida para los clásicos, pero parece que no en el fútbol moderno. El pase de Koke a Saúl, que estaba claramente adelantado, lo cortó Wieffer, bastante forzado, con la mala fortuna para él de que el balón le llegó a Morata, que no perdonó. El juez francés lo anuló en primer momento, pero rectificó a instancias del VAR.

Saber sufrir

Lejos de que ese empate calmase la situación, el duelo siguió jugándose en el filo. Zerrouki intentó la de Fali el otro día, vio adelantado a Oblak y casi le sorprende. Luego, el esloveno acertó a desviar un disparo del brasileño Paixao, una amenaza constante. Es cierto que Trauner evitó que Morata la empujase a la red, tras pase de Nahuel, y que Koke también se acercó al gol tras encontrarse un rechace, pero el Feyenoord era claramente mejor. Se adelantó de nuevo en otra acción fatal defendida. Hermoso se quedó hundido y el eslovaco Hancko, sin marca alguna, marcó a la segunda porque Oblak desvió su primer remate casi a bocajarro.

Las sensaciones eran muy preocupantes y el tercero visitante parecía cerca, pero el Atlético tuvo la fortuna de igualar al borde del descanso. Fue una acción muy embarullada que culminó Griezmann, el más listo de la clase, de media chilena. Gol de los llamados psicológicos que tuvo su continuidad nada más reanudarse el choque, ya con Llorente en lugar de De Paul buscando más frescura, más músculo que clase. Gran centro de Nahuel y remate de Morata. De nuevo protestaron los de Róterdam, ahora por fuera de juego posicional de Griezmann, según el trencilla sin influencia.

Ya en ventaja, el Atlético se juntó más atrás para tratar de impedir que el Feyenoord transitase tan fácil y con tantos espacios. Apareció Oblak para abortar dos mano a mano, sobre todo una ocasión clarísima de Minteh. En el último cuarto de hora, cuando su equipo ya mostraba signos de agotamiento, el Cholo quitó incluso a Nahuel y Griezmann. Y muy cerca del final a Morata para meter a Kostis, central del filial. No hay tregua y el domingo el visitante será la Real Sociedad, palabras mayores a día de hoy.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios