Borrar
Los jugadores del Real Madrid participan en un rondo durante el entrenamiento de este martes. Thomas Coex (Afp)
Lucha de clases en el Santiago Bernabéu
Grupo C | Jornada 1

Lucha de clases en el Santiago Bernabéu

El Real Madrid inicia el asalto a la Decimoquinta recibiendo en su templo al Union Berlin, un novato en la máxima competición continental

Óscar Bellot

Madrid

Martes, 19 de septiembre 2023, 18:32

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Dos mundos opuestos colisionarán este miércoles en el Santiago Bernabéu. El Real Madrid, el equipo más laureado de la Champions, inicia el asalto a la Decimoquinta recibiendo en su faraónico templo al Union Berlin, un novato en la máxima competición continental. El modesto conjunto procedente del distrito germano de Köpenick, templado en la tradición acerera, pisa la casa del club más aristocrático de Europa, un viejo patricio acostumbrado a pasearse por el torneo como si fuese su latifundio particular. El patrón contra el obrero. Una auténtica lucha de clases al son del himno que enardece como ningún otro el corazón de los aficionados al deporte rey.

«La Champions, para nosotros, es una competición especial. Queremos empezar bien la fase de grupos y tenemos la oportunidad de jugar en casa. El rival está bien organizado y es contundente y sólido. Necesitaremos jugar un partido intenso», alertó en la previa Carlo Ancelotti, un viejo zorro al que la experiencia aleccionó hace mucho tiempo de los riesgos que entronca minusvalorar a cualquier rival. Sin ir más lejos, ahí está el ejemplo del Sheriff Tiraspol, una escuadra de muchísimo menos calibre que el Union Berlin y que, sin embargo, reventó el fortín de Chamartín hace un par de años, para pasmo de propios y extraños.

Evitar un paso en falso a las primeras de cambio es el objetivo de Ancelotti, a quien se le han acabado las semanas limpias para preparar los partidos de Liga y se ve metido ya de lleno en la vorágine de un calendario que pondrá a prueba su fondo de armario. El pleno al 15 facturado en el campeonato doméstico mantiene alta la moral de los blancos, que han tirado de eficacia en las áreas para solventar el inicio del curso con un inmaculado expediente a partir de un bloque casi inamovible. Eso cambiará necesariamente con la entrada en escena de la Champions, un escenario incomparable donde lucir sus mejores galas.

Ancelotti asume la condición de favorito que otorgan las casas de apuestas al Manchester City, vigente campeón del torneo tras dejar en la cuneta precisamente a los blancos, pero ni mucho menos regatea la enorme exigencia que impone la historia al gran monarca de la competición. «Queremos competir hasta el final», avisó este martes el técnico del Real Madrid, quien tras superar en la pasada edición a Alex Ferguson como plusmarquista en número de partidos dirigidos y victorias logradas en el certamen por el que todos se desviven desea seguir engrandeciendo su leyenda en la que puede ser su última campaña a este lado del charco.

Sin Carvajal, pero con Modric

Para lanzar el fogonazo inicial en su, quizás, último baile, Ancelotti recupera a Mendy 52 días después, pero no podrá contar con Arda Güler ni con cuatro de los hombres que conforman su guardia de corps, puesto que a las ya consabidas ausencias de Courtois, Militao y Vinicius se unió este martes la baja de Carvajal. Víctima de una sobrecarga que compromete también su presencia en el derbi del domingo en el Metropolitano, el lateral de Leganés, cuyo gran rendimiento estaba siendo una de las sensaciones del curso, dejará paso a Lucas Vázquez en un once que tiene otra novedad confirmada: el regreso de Modric a la sala de máquinas.

El croata, que solo ha sido titular en uno de los cinco encuentros que el Real Madrid ha disputado hasta la fecha, recuperará foco en la Champions, una competición que ha visto destilar su magia en 117 ocasiones y cuyo trofeo ha levantado en cinco ocasiones vistiendo la zamarra blanca. «A veces puede pasar que por el hecho de que no esté jugando como antes le pueda afectar un poco. Pero esto no afecta a la relación personal, que sigue siendo fantástica y lo seguirá siendo. Dicho esto, mañana va a jugar», apuntó Ancelotti. También se perfila como titular Camavinga, cuya energía representa un plus a la hora de medirse a un equipo que previsiblemente buscará un enfrentamiento de acentuado perfil físico. «Tiene buena organización defensiva, es sólido y juega con mucha intensidad», diseccionó Carletto.

El cuadro que dirige el suizo Urs Fischer finalizó cuarto en la última edición de la Bundesliga, sellando así el pasaporte para la Champions solo cuatro años después de ingresar por primera vez en la élite del fútbol alemán. Fundado oficialmente en 1966 sobre los vestigios del FC Olympia Oberschöneweide, el club de la antigua RDA siempre tuvo aspiraciones modestas y su momento de mayor brillo hasta entonces era la Copa Intertoto que levantó en 1986, cuando ni siquiera la organizaba la UEFA.

Pese a esos humildes orígenes de los que hace bandera su fervorosa hinchada, los Acereros se han ganado una merecida reputación de equipo aguerrido al que no intimida ningún escenario. Leonardo Bonucci, ex de la Juventus, es el rostro más conocido de una plantilla en la que solo hay otros nueve futbolistas que saben lo que es jugar un partido de Champions. Robin Gosens, un polivalente internacional que acumula 18 partidos con la 'Mannschaft', y Kevin Behrens, un tanque que acumula cuatro goles en las cuatro primeras jornadas de la Bundesliga, son otros puntales de un equipo que no viene a Madrid como convidado de piedra.

-Alineaciones probables:

Real Madrid: Kepa, Lucas Vázquez, Rüdiger, Alaba, Fran García, Tchouaméni, Modric, Camavinga, Bellingham, Rodrygo y Joselu.

Union Berlin: Ronnow, Gosens, Diogo Leite, Knoche, Doekhi, Trimmel, Král, Tousart, Laïdouni, Becker y Behrens.

Árbitro: Espen Eskas (Noruega).

Hora: 18:45 h.

Estadio: Santiago Bernabéu.

TV: Movistar Liga de Campeones.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios