Borrar
El Madrid, ante el maratón que inquieta a Ancelotti
Jornada 30

El Madrid, ante el maratón que inquieta a Ancelotti

El Celta en el Bernabéu, primero de los cuatro compromisos de un campeonato decidido que los blancos afrontarán en doce días

Sábado, 22 de abril 2023, 00:16

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El edén madridista en la Champions deja paso de nuevo a la Liga y sus cuestiones más prosaicas en la casa blanca, con un campeonato decidido en favor del Barça, la presión del enrachado Atlético en la pugna por el segundo puesto y un calendario de lo más apretado que obligó ayer al diplomático Carlo Ancelotti a enseñar los dientes.

El técnico italiano aprovechó su comparecencia previa al duelo ante el Celta en el Bernabéu para dejar un recado a las instituciones que regulan el fútbol y salir en defensa de sus jugadores. «El calendario muchas veces, la verdad, no tiene sentido. Demasiado apretado, con demasiados partidos, y hay que evaluar un poco la salud de los jugadores. Aquí cada uno piensa en lo suyo, LaLiga en lo suyo, la Federación en lo suyo, la UEFA o la FIFA... Los jugadores no pintan nada. Hay que cambiar algo», señaló con contundencia el entrenador del Madrid antes de un maratón liguero de cuatro partidos en apenas semana y media.

Los blancos recibirán hoy al Celta en Chamartín, viajarán a Girona el martes 25, jugarán ante el Almería el sábado 29 en el Bernabéu y finalmente visitarán a la Real Sociedad en el Reale Arena el martes 2 de mayo, cuatro días antes de la final de la Copa del Rey frente a Osasuna, que es uno de los dos frentes de batalla prioritarios en el Madrid junto a la eliminatoria de semifinales de la Champions contra el Manchester City de Guardiola y Haaland.

Consciente de la necesidad de dosificar esfuerzos pero también de la idoneidad de que sus pesos pesados se rueden en los aparentemente intrascendentes partidos de Liga, Ancelotti sacó pecho por su gestión de la plantilla. «En este momento la rotación depende solo de dar descanso a los jugadores que veo más cansados. Tengo que dar minutos para tener a los jugadores bien físicamente en el tramo final de la temporada», reconoció el transalpino, que previsiblemente repetirá contra el Celta la fórmula que ya aplicó en la última jornada en Cádiz, con una mezcla de habituales y suplentes. El resultado fue convincente, tanto en el juego como en la sólida victoria en el Nuevo Mirandilla, y ese es el camino del Madrid hacia el subcampeonato, un objetivo menor, pero especialmente con la idea de seguir ganando sensaciones en el tramo decisivo de la temporada.

Como en la Tacita de Plata, será el turno de la titularidad para suplentes de lujo como Asensio, Ceballos, Tchouaméni, Rüdiger, Nacho o Lucas Vázquez. Así las cosas, hombres clave como Benzema, Modric, Kroos, Camavinga o Carvajal descansarán, con las únicas bajas por lesión de Mendy y Alaba. El lateral izquierdo francés y el central austriaco tienen muy complicado llegar a la final copera y estarían muy justos de forma para el partido de ida de las semifinales de la Champions en el Bernabéu ante el City, el martes 9 de mayo, apenas 72 horas después del duelo decisivo en el torneo del KO.

Un debate atajado

Y es que no hay tregua en un tramo final de campaña que trazará la delgada línea entre el éxito y el fracaso, posiblemente condicionando con ello la continuidad de Ancelotti, otro controvertido asunto que el de Reggiolo ha conseguido atajar por el momento dando por hecha su continuidad. «El club me muestra mucho cariño y creo que estaremos aquí la temporada que viene. Vamos a respetar el contrato», dijo el transalpino en la previa del duelo frente al Cádiz, y lo cierto es que su táctica dio resultado pues la comparecencia en la víspera del duelo contra el Celta fue la primera en mucho tiempo que no estuvo marcada por las preguntas sobre su continuidad.

Por su parte, el Celta llega al Bernabéu un tanto estancado después de su gran reacción con la llegada del portugués Carlos Carvalhal al banquillo de Balaídos. A siete puntos de los puestos europeos y nueve por encima del descenso, el conjunto vigués navega por las aguas más tranquilas de la Liga, sin grandes aspiraciones pero tampoco miedos. Una auténtica balsa de aceite que es un arma de doble filo de visita en el Bernabéu, donde ha sumado un empate en sus diez últimas visitas y donde se espera con impaciencia la puesta en escena del deseado Gabri Veiga.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios