https://static.salamancahoy.es/www/menu/img/futbol-mundial-desktop.jpg

Mundial Qatar 2022

Portugal supera a la Ghana de Williams en un correcalles

Cristiano ha abierto el marcador de penalti y el futbolista del Athletic ha tenido el empate en el descuento en un partido que enloqueció en la segunda parte

IVÁN ORIO

Todo giraba en torno a Cristiano Ronaldo en el espectacular 974 Stadium, un mecano ciclópeo desmontable con grandes contenedores como hilo conductor de esta singular obra de ingeniería levantada a las afueras de Doha. Los focos alumbraban sólo al astro portugués. Él lo sabía, y le gustaba. Ser protagonista es parte de su componente genético. Nada mejor que reivindicarse en un escenario tan majestuoso y con el mundo mirándole después de haber desatado una tormenta en su selección y de forzar su salida del Manchester United con unas declaraciones demoledoras contra todos los estamentos del club. Dice Cristiano que a sus 37 años está a prueba de balas.

3 Portugal

Diogo Costa; Joau Cancelo, Danilo Pereira, Ruben Dias, Raphael G; Otávio (Carvalho, m.55) Rúben Neves (Rafael Leao, m.76), Bruno Fernandes; Joao Félix (João Palhinha, m.87), Cristiano Ronaldo (João Mário, m.87), Bernardo Silva (Goncalo Ramos, m.86).

2 Ghana

Zigi; Seidu (Lamptey, m.65) , Armartey, Djiku (Kyereh, m.91), Salisu, Baba; Salis, Partey, Kudus (Bukari, m.76) Ayew (J. Ayew, m.76) Iñaki Williams.

  • Goles : 1-0, m.65: Cristiano (penalti); 1-1, m.73: A. Ayew; 2-1, m.78: Joao Felix; 3-1, m.80: Rafael Leao; 3-2, m.89: Bukari.

  • Árbitro : Elfath (EE UU)

  • Incidencias : 42.662 espectadores en el estadio 974 de Doha.

Los aficionados lusos son fieles a su estrella. Han rugido cuando su ídolo ha salido a calentar, cuando se ha pronunciado su nombre en el videomarcador y cada vez que ha tocado la pelota. Los decibelios eran similares en el otro bando, el que conformaban los hinchas de Ghana junto a la mayoría de fans que no iban con ninguna de las dos selecciones. En este escenario y en este ambiente ha debutado en el torneo planetario el futbolista del Athletic Iñaki Williams, el hombre solitario en la punta de ataque del combinado africano. Se ha hartado de correr el rojiblanco, pero no ha podido con una defensa entera.

La sensación de Williams de ser un náufrago en una isla desierta rodeada de tiburones ha sido especialmente acusada en una primera parte aburrida, con un ritmo pausado y con numerosos fallos en la entrega. Cristiano tenía libertad para moverse y trataba de colocarse entre los dos centrales para buscar espacios, pero no salía nada. O muy poco,porque a Joao Félix tampoco se le veía entonado a pesar de intentarlo varias veces en banda izquierda. Williams, por su parte, ha tratado de asociarse con Ayew, probablemente el jugador con más talento de Ghana. Pero entre tanto portugués la empresa era una quimera.

El inicio de la segunda mitad invitaba a pensar en más minutos de tedio. Pero la situación ha empezado a cambiar, la velocidad ha crecido y lo que parecía un choque abocado a la nada se ha convertido en otro muy distinto, un correcalles terrible para los entrenadores y muy divertido para el aficionado. El punto de inflexión se ha producido en el 65, cuando el árbitro ha decretado penalti en una acción muy discutida. Las imágenes tampoco ayudaban mucho. Lo ha lanzado Cristiano con su liturgia habitual, cerrando los ojos como encomendándose a los dioses. Y como casi siempre lo ha marcado.

En ese instante daba la sensación de que el encuentro obedecía al guion habitual de que el equipo inferior se viene abajo en cuanto el adversario abre la lata. Nada más lejos de la realidad. Los ghaneses han adelantado líneas sin miramientos –viéndolo en perspectiva uno no entiende por qué no lo habían hecho antes– y su arrojo ha tenido premio al lograr el empate Ayew tras culminar en el área una buena circulación desde el centro del campo.

Después, sin embargo, dos errores de concentración han acabado con el sueño de los africanos, que a pesar de todo han insistido hasta reducir diferencias y competir hasta el final. Cuando Bukari ha hecho el segundo en el minuto 89 y ha echado a correr para celebrarlo las cámaras han enfocado al banquillo luso porque Cristiano acababa de salir del terreno de juego. Ha tenido un gesto feo con el rival con gestos ostensibles de no entender su reacción tras marcar. Iñaki Williams ha merodeado el empate en el descuento al robarle un balón al portero, pero cuando se preparaba para el remate se ha resbalado.