Borrar
Mundial Qatar 2022: La última bala de los viejos guerrilleros uruguayos
Mundial Qatar 2022

La última bala de los viejos guerrilleros uruguayos

Grupo H / Jornada 3 ·

La Celeste, única selección que aún no ha marcado pese a contar con Luis Suárez, Cavani y Darwin Núñez, se la juega este viernes ante una Ghana que quiere consumar la revancha de Sudáfrica y sellar su pase a octavos

Ignacio Tylko

Madrid

Viernes, 2 de diciembre 2022, 00:25

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Duelo a vida o muerte el que mide este viernes en el estadio Al Janoub, sito en la pintoresca zona costera al sur de Doha, a Uruguay, la única de las 32 selecciones presentes en el Mundial de Qatar que aún no ha marcado un gol, con Ghana, que desea sellar su billete a octavos y, de paso, tomarse una cumplida revancha después de doce años. La Celeste se presenta en la última jornada de la fase de grupos como colista con solo un punto, igual que Corea del Sur pero con peor saldo de goles. Los africanos, sin embargo, suman tres puntos y se enfrentan a la Portugal del eterno Cristiano Ronaldo, ya clasificada con dos victorias.

Tras caer frente a Portugal (2-0) el lunes, los charrúas se encerraron en su búnker para hacer terapia de grupo y tratar de recuperar ese poderío ofensivo mostrado desde que Diego Alonso sustituyó a Óscar Tabárez a finales de 2021 y que le permitió ganar sus cuatro últimos partidos de las eliminatorias sudamericanas y conseguir la clasificación para el Mundial con una jornada de antelación. Prometía mucho con Darwin Núñez, delantero del Liverpool, y De Arrascaeta, figura descollante en el Flamengo que se coronó en la Copa Libertadores, junto a viejos rockeros como Edinson Cavani y Luis Suárez, pero su desempeño está muy lejos de las expectativas. No sobresale en ataque y tampoco el madridista Fede Valverde y Betancur lideran el centro del campo.

En el diván del búnker

«Pasó lo mismo que en el primer partido. No salimos a ganar», afirmó sin tapujos el defensa Josema Giménez tras perder ante Portugal. «Hay una sensación de amargura porque tenemos un grandísimo equipo y grandes jugadores, pero estamos aportando el fútbol que realmente tenemos», se sinceró el zaguero del Atlético, presente en su tercer Mundial a sus 27 años. El técnico, en cambio, entiende que la solución pasa porque los uruguayos se suelten más en el campo. «Se acabaron las especulaciones. Ahora lo que tenemos que hacer es afrontar el último partido como una final», zanjó, por su parte, el Pistolero Suárez.

En el grupo que lidera en ataque el león Iñaki Williams, del que se esperaba mucho más en este Mundial, la ecuación es sencilla. Se trata de vencer a la Celeste o al menos empatar, clasificarse, sacar a Uruguay del Mundial y sacarse una vieja espina que todavía duele. El 2 de julio de 2010, en un partido de cuartos de final cargado de dramatismo y emoción, la Celeste venció por penaltis a Ghana en el Soccer City de Johannesburgo y alcanzó esa semifinal de Ciudad del Cabo en la que cayó (3-2) ante Holanda, derrotada a su vez por España en la gran final.

Las 'estrellas negras' pudieron vencer en el último minuto de la prórroga tras un penalti cometido por Luis Suárez, que evitó el gol con la mano y fue expulsado, pero Asamoah Gyan lanzó la pena máxima al travesaño. El trámite se fue a los penaltis y allí el Loco Abreu marcó el decisivo a lo Panenka para desatar la locura en Uruguay y deprimir a los ghaneses. «Entonces todo el mundo de sintió mal, pero yo en lo único que pienso ahora es en clasificarnos para la segunda ronda», enfatiza André Ayew, el único superviviente de aquella generación en Qatar.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios