Borrar
Endrick celebra su gol en el Bernabéu Reuters
La semana fantástica de Endrick, el madridista adolescente que no quiere ser ni Pelé ni Ronaldo

La semana fantástica de Endrick, el madridista adolescente que no quiere ser ni Pelé ni Ronaldo

El desarrollo futbolístico del jugador que llegará en verano al Real Madrid e internacional con Brasil le ha hecho quemar etapas de formación con una velocidad similar a su potencia goleadora

Isaac Asenjo

Madrid

Miércoles, 27 de marzo 2024

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

«En los próximos meses me iré a España para jugar en el Real Madrid; sí, el equipo que siempre elijo en la PlayStation cuando me ves jugar. Cuando tenía 7 u 8 años, no tenía teléfono, así que solía utilizar el ordenador de mamá para ver allí los resúmenes de sus partidos. Espero algún día llevar el 9». Endrick Felipe Moreira (Taguatinga, 2006) abrió su corazón en The Players' Tribune, dirigiendo una emotiva carta a su hermano pequeño para explicarle por qué se irán de Brasil al cumplir la mayoría de edad. Solo tiene 17 años, sus padres aún controlan que no gaste demasiado dinero en videojuegos o ropa, y su novia, la modelo Gabriely Miranda, le lleva a todas partes en su Golf GTI porque aún no tiene carné de conducir.

El futbolista brasileño se presentó en sociedad en Wembley ante Inglaterra, marcando para Brasil el tanto de la victoria el pasado día 23 de marzo. Y tres días después apenas le bastaron cinco minutos para anotar con el dorsal 21 y botas doradas en otro templo del fútbol, el Santiago Bernabéu, la que será su casa a partir del próximo 30 de junio. «Te esperamos aquí», le dijo Florentino Pérez, presidente del Madrid, tras felicitarle por su gol delante de Vinicius, Rodrygo.

La carrera del adolescente del Palmeiras ha tenido un ascenso meteórico y ha deslumbrado a todos los aficionados en esta última semana, aunque en Brasil llevan tiempo hablando de él como la máxima aparición desde Neymar, y sigue los pasos de 'O Rei' Pelé y Ronaldo Nazario por su precocidad en debutar con la absoluta de Brasil y marcar sus primeros goles con la Canarinha. Con apenas 11 años lo buscaban todos los clubes del país brasileño cuando goleaba y se medía a rivales de mayor edad. Sao Paulo, Corinthians y Santos trataron de incorporarlo a sus canteras, pero sus ofertas nunca fueron suficientes para que su familia pudiera permitirse dejar Brasilia y mudarse a Sao Paulo.

En cinco años marcó 165 goles en 169 partidos con las categorías inferiores del Palmeiras, club que además facilitó a su padre Douglas, con quien se abrazó tras anotar en el Bernabéu, un empleo como limpiador en la ciudad deportiva de Barra Funda. A los 16 años, en diciembre de 2022, el Real Madrid pagó 60 millones de euros (con bonus estiran ese precio hasta los 72) y lo dejó en su club de procedencia hasta que cumpliera la mayoría de edad, algo que hace el próximo 21 de julio. Fue designado jugador revelación del Campeonato Brasileño de Serie A en el que marcó tres goles y repartió una asistencia en los siete partidos que disputó. La aristocracia europea ya le tenía en el punto de mira. Actualmente lleva 18 goles con el primer equipo en el Brasileirao.

Nacido en Taguatinga, en el Distrito Federal de Brasilia, se mudó con sus padres a los cuatro meses a Valparaiso de Goiás. En la escuela Gol de Letra, en la que se integró con apenas 5 años, no le cobraban la cuota mensual, dada la precaria situación económica de la familia, y los técnicos destacaban en su infancia que ya mostraba un desarrollo biológico y cognitivo adelantado a su edad. Según cuenta su padre, aprendió casi antes a darle patadas a una pelota que a andar. «Todavía recuerdo aquel día que vi a papá llorar. Yo tenía 10 años, y creo que fue la primera vez que entendí que nuestra situación era difícil. Papá dice que yo me senté en el sofá y le dije: No te preocupes. Voy a ser futbolista, y voy a conseguir una vida mejor para nosotros», dice el jugador en un emotivo relato en el que da la impresión de ser un chaval humilde y con los pies en la pierra pese a todo tipo de comparaciones.

«Hay personas que hablan y dicen, es el nuevo Pelé, el nuevo Ronaldo... Yo quiero ser Endrick y para mí lo que se hable no me importa. Ahora tengo una gran responsabilidad, voy a aguantar la presión por que sé que puedo ayudar a mi familia y también quiero incentivar a otros jóvenes», explicó el futbolista en el canal de Youtube CazéTV.

Sus mejores goles llevan tiempo instalados en las televisiones brasileñas y las redes sociales, donde brilla un tonificado físico que llama la atención, especialmente por su enorme y musculado tren inferior. Una mezcla de genética y entrenamiento, según su entorno. El 'killer' del futuro es buen cabeceador pese a que mide apenas 1′73; habilidoso, rápido, muy potente y con una pierna izquierda que brilla en el remate. «Soy un jugador trabajador, persistente. Siempre quiero más. Estoy enfocado en marcar goles, siempre quiero marcar más goles. La clave para mí es siempre querer más, siempre querer lo inalcanzable; nunca hay un punto en el que no quiera algo más», se definía el propio Endrick en una entrevista con The Athletic.

«Promete mucho y está creciendo deprisa. Ha sido protagonista en dos grandes estadios, como Wembley y el Bernabéu. Ahora tenemos que tener cuidado con su progresión para que pueda seguir siendo decisivo. Tiene la característica única del gol, la sensibilidad del área que sólo tienen los grandes goleadores. Es un jugador diferencial. Será una de las grandes estrellas del próximo Mundial de 2026», destacó Dorival Junior, seleccionador Brasil al finalizar el duelo frente a España.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios