Borrar
Florentino Pérez y Joan Laporta, junto a Bernd Reichard, el CEO de la Superliga europea EP
La Superliga de Florentino y Laporta no podrá llamarse como la Liga danesa

La Superliga de Florentino y Laporta no podrá llamarse como la Liga danesa

La Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea da la razón a la marca propiedad conjunta de clubes daneses, cuya liga lleva el mismo registro que el torneo que impulsa 'A22 Sports'

Isaac Asenjo

Madrid

Miércoles, 13 de marzo 2024, 12:24

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El sueño de Florentino Pérez de la Superliga se mantiene en el limbo pese a la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), que abrió la puerta a la celebración de esta nueva competición que quiere reemplazar a la Liga de Campeones el pasado mes de diciembre. No obstante la mayoría de sus impulsores no ven claro el proyecto, se mantienen por ahora fieles a la UEFA y dejan muy solos en la cruzada a Real Madrid y Barcelona, que de seguir adelante lo primero que deben tener claro es que tendrán que cambiar su denominación, después de que la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO) haya denegado el registro de su marca.

La Superliga Europea, torneo que promueve la empresa A22 Sports Management, tendrá que buscar otro nombre distinto para el novedoso torneo, si es que este llega algún día a convertirse en una realidad. su denominación después de que la Liga danesa, conocida como 3F Superliga, recibiera «la plena aprobación» UE, confirmando que «no se puede permitir que una posible futura liga europea registre la marca 'Superliga' como marca comercial, según un comunicado de la competición continental. Este proceso lo comenzó la máxima categoría del fútbol profesional de Dinamarca, organizada por la Unión Danesa de Fútbol, hace tres años y la justicia le ha acabado dando la razón.

Se fundó en 1991 y sustituyó a la Primera División de Dinamarca. En ella participan 12 equipos y su último ganador fue el Copenhague, recientemente eliminado de la Liga de Campeones por el potente Manchester City. En los últimos años, la liga danesa ha experimentado un gran crecimiento, con nuevos estadios y mayor cantidad de aficionados, lo que le ha elevado a la 14 posición en el ranking de mejores ligas de la UEFA. La temporada se extiende desde julio a mayo, con equipos que juegan 33 partidos cada uno por un total de 198 partidos en la temporada.

Cabe recordar que la Superliga y la UEFA volverán a confrontar este jueves en el Juzgado de lo Mercantil número 17 de Madrid, casi tres años después del anuncio de creación de la competición y la denuncia de sus promotores contra la UEFA y la FIFA por abuso de posición de dominio.

El impuso de la competición en abril de 2021 provocó «una enorme oposición» de las ligas y confederaciones nacionales, de la Asociación Europea de Ligas y de la UEFA, así como varios grupos de aficionados al fútbol de toda Europa. De momento, ya se han bajado del carro de forma oficial ocho de los 12 clubes que hace casi tres años, en abril de 2021, suscribieron la iniciativa secesionista y su autoproclamaron fundadores de la Superliga.

«La Superliga está cavando su tumba, porque aunque digan que son los salvadores del fútbol y se hagan las víctimas, no son más que depredarores» criticó recientemente el presidente de la UEFA, Aleksander Ceferin, que respondió a la amenaza de la Superliga con más detalles de la nueva Champions, que comienza a partir de la próxima temporada, la 2024-25. El nuevo formato de competición, también en la Europa League y la Conference, implicará un incremento de los premios, cuyo montante global ascenderá a partir del siguiente curso hasta los 4.800 millones de euros, unos 450 más respecto al modelo actual.

La idea de A22 Sports Management sigue siendo la de poner patas arriba el fútbol mundial. El CEO de la compañía, Bernd Reichart, expuso en diciembre las líneas maestras sobre las que se trabaja para redefinir su plan, y que difieren de los anunciados en un primer momento: un ecosistema abierto, menos elitista, y en el que tendrían cabida hasta 64 equipos en tres divisiones que disputarían un mínimo de 14 partidos (en la actual Champions solo los finalistas juegan 13 encuentros). La competición apostará por un torneo abierto, con ascensos y descensos anuales en varias divisiones, que permita una distribución sostenible de ingresos -aseguran que pueden obtener 5.000 millones de euros anuales- a lo largo de la 'pirámide del fútbol' y donde se eliminan los miembros permanentes.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios