Borrar
De Arriba, en la carrera que le hizo campeón de España de 800 en 2022. EFE
Álvaro de Arriba regresa al 800 por el sueño de ser olímpico en París

Álvaro de Arriba regresa al 800 por el sueño de ser olímpico en París

El mediofondista salmantino retorna a la distancia en la que fue campeón de Europa y dominó en España tras un paso aciago por el 1.500 y con París 2024 como objetivo prioritario

Félix Oliva

Salamanca

Lunes, 29 de enero 2024, 10:59

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Un paso atrás para volver a ser olímpico. Este es el plan sobre el que ya trabaja Álvaro de Arriba, que regresa a los 800 metros, la prueba en la que ha sido campeón de Europa bajo techo y seis veces campéon de España de la distancia al aire libre y en pista cubierta. Un retorno en el que pone todas sus esperanzas de volver a ser olímpico, que es el objetivo prioritario de una temporada que ya ha empezado y que podría (o no) llevarle también al Mundial de invierno.

El salmantino ha empezado ya a prepararse. Lo ha hecho en altura, en su habitual refugio de Sierra Nevada donde hace todo el trabajo de fondo, y también en la 'altura de casa' con la cámara de hipoxia que simula los efectos del entrenamiento de altitud. Estos días se ejercita en la pista de La Aldehuela, olvidada ya la lesión de la temporada pasada y hecho el rodaje del nuevo equipo (nutricionista, psicólogo) que estrenó en su entorno de trabajo el año pasado.

El objetivo prioritario son los Juegos Olímpicos, pero su camino esta temporada podría tener alguna otra parada. Su idea es entrenar sin mirar a la corta temporada de pista cubierta, pero si llega a un buen estado de forma activaría la puesta a punto con mítines en febrero para intentar la mínima del Mundial. Pero no arriesgará por nada la temporada de verano, así que puede que no haga carreras bajo techo.

El billete olímpico

Para la campaña estival, irá a por la mínima olímpica y, de paso, intentará ir al Europeo, bastante distante en fechas. El billete a París se puede conseguir de dos maneras. El 50% de las plazas se basarán en la consecución de la marca mínima en una prueba dentro del periodo de clasificación (hasta el 30 de junio) y el otro 50% en el Ranking de World Athletics.

La mínima es exigente, 1.44:70. De hecho, tendrá que mejorar su marca personal de 1.44:85, lograda en 2022, su última y mejor temporada en 800. Así que si quiere ser olímpico necesita ser el Álvaro que dominaba la distancia.

El fiasco del 1.500

La gran pregunta es por qué decidió cambiar de distancia. Dominante en las dos vueltas, decidió subir de distancia justo cuando mejor estaba, tras su doble título de 2022 invierno/verano. La realidad es que el paso al 'milqui' era algo ya planificado, pero que la crisis del Covid trastocó. Su hoja de ruta era ir a Tokio como ochocentista en plenitud y después subir al 1.500, pero la crisis sanitaria lo trastocó todo, el salmantino no logró plaza para acudir a la cita olímpica ya retrasada a 2021 y eso lo cambió todo.

El salmantino no estaba dispuesto a recalar en el 1.500 tras una temporada en su versión más baja. Se rehizo, 2022 fue brillante (4º en el Mundial indoor, campeón Iberoamericano) y aunque Europeo y Mundial del verano fueron algo decepcionantes, decidió retomar su plan de 2020 y empezaba la temporada 2023 preparando el 1.500.

El cambio al 1.500 lo hizo en el peor momento, pero De Arriba lo quería tras muchos años en el 800 como una manera de cambiar de aires

El cambio no fue lo esperado. El 'milqui' estaba más competido que nunca, la preparación había girado hacia más kilómetros y De Arriba sufrió problemas de adaptación. El balance fue aciago, muy decepcionante para un atleta que siempre se ha visto para los puestos de honor.

Si en su época de dominio el 800 era la prueba más caliente, el nivel actual del 1.500 español es el más alto de siempre, con atletas de categoría internacional como Mario García Romo, Mechaal o Katir que cierran casi todas las puertas a ser internacional. El cambio lo hizo en el peor momento, pero De Arriba lo quería tras muchos años en el 800 como una manera de cambiar de aires.

En su regreso le esperan dos rivales claros, el gallego Adrián Ben y su amigo Mariano García, atletas a los que De Arriba ha ganado cuando ha estado en su mejor nivel, además del talentoso Saúl Ordóñez, que se mueve entre el 800 y el 1.500.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios