Borrar
Un momemto de la final de los 3.000 metros disputada este lunes en el Europeo de Roma. AFP
El Europeo vuelve a esquivar a Dani Arce

El Europeo vuelve a esquivar a Dani Arce

Atletismo ·

El burgalés, líder continental de la temporada, paga su valentía con una quinta plaza

Igor Barcia

Lunes, 10 de junio 2024, 23:45

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Los atletas españoles viven una relación de amor-odio con los 3.000 metros obstáculos. Son capaces de hacer grandes marcas, como el 8.05,69 de Fernando Carro o el 8:12.28 que ha permitido a Dani Arce llegar como líder europeo del año al campeonato continental que se celebra estos días Roma. Pero a la hora de repartir premios en grandes campeonatos, la prueba les da la espalda y les hace sufrir sinsabores. Bien lo sabe el burgalés, que en 2022 fue cuarto tras un tropiezo en la penúltima vuelta que le dejó fuera del podio. Después la descalificación del italiano Ahmed Abdelwahed por dopaje le hace dueño de un bronce que todavía no ha llegado a su casa.

Este lunes, Arce se presentaba en la salida en el mejor momento de su carrera deportiva. A los 32 años, está en plenitud, tanto en cuestión de marcas como a la hora de gestionar su ímpetu en carrera. Pero volvió a suceder. La escapada del italiano Zoghlani puso cara la final a la hora de tomar decisiones en el grupo de favoritos. ¿Quién sale a por él? ¿Quién marca el ritmo para pillarle a costa de dejarse fuerzas por el camino? La respuesta fue contundente. La ilusión de Dani Arce, ese deseo de lograr por fin el resultado que lleva toda su carrera buscando, le hizo ser demasiado generoso en el esfuerzo, algo que es sencillo de decir pasada la prueba pero que el burgalés asumió echando mano de la gran condición con la que llegaba al Europeo.

Noticia relacionada

Pero a su espalda siempre tuvo a cuatro o cinco atletas muy peligrosos y también muy agradecidos del trabajo que estaba haciendo el español. El solito se encargó de alcanzar al fugado justo al inicio de la última vuelta, pero su voluntad contrastaba con su cara de esfuerzo comparada con la de sus rivales. El francés Alexis Miellet fue el primero en golpear el ánimo de un Arce que todavía en contrameta aguantaba el tipo.

Al paso por la última ría, la cosa ya era preocupante, con el también galo Bedrani pasando al burgalés, y en la recta final, el podio se escapó definitivamente. Bebendorf y Ruppert también superaron a un agotado Arce, que tumbado en el suelo tras pasar la meta lamentó esa nueva oportunidad perdida. Era el momento de poder dar esa alegría a su madre Pilar, enferma de esclerosis múltiple y una gran motivación para el Caimán, como le conocen los más cercanos a este atleta al que todos califican de 'muy buena gente'. Después de este Europeo, Arce volverá a levantar la cabeza y a seguir trabajando para los Juegos y para buscar esa oportunidad que le debe el atletismo.

Bestué, a la final de 200 metros

La final de 200 metros contará con una española después de 34 años de espera. Nos remontamos a Split'90, cuando Sandra Myers fue cuarta en aquella final. Desde entonces ha habido que esperar a una sucesora entre las ocho mejores, algo que logró una Jael Bestué que corrió por la calle ocho y fue segunda con un crono de 22.81, su mejor marca de la temporada después de una puesta en escena sensacional que hace albergar esperanzas en una prueba muy poco habitual para pensar en las medallas por parte del atletismo español. La joven atleta de Barcelona, de 23 años, disputará su primera final en un Europeo absoluto, confirmando el crecimiento que ya apuntó en la temporada invernal.

La jornada para los españoles arrancó con una noticia sorprendente, la eliminación de Mario García Romo en los 1.500 metros. El atleta salmantino afincado en Estados Unidos corrió la primera serie junto a Adel Mechaal, una serie complicada, muy igualada, donde Mechaal tiró pese a la carga acumulada en la final de los 5.000 metros, para evitar el tráfico final en la recta. A la postre, su movimiento tuvo premio, porque se ganó una de las seis plazas, pero no fue el caso de Mario, demasiado atrás, demasiado forzado en la recta y demasiado confiado en los metros finales. La suma de estos condicionantes fue una séptima plaza que supone la eliminación de un aspirante a las medallas de este Europeo.

No será uno de los 17 finalistas, un número exagerado y que complicará las cosas a todos porque los jueces decidieron recalificar a cinco atletas que se vieron implicados en una caída en la segunda serie, entre ellos Ignacio Fontes. El español se tuvo que ir a la calle cuatro para esquivar atletas, algo que pagó en la recta cayendo al séptimo lugar. Pero los jueces, en una decisión demasiado habitual en los últimos tiempos, premiaron a esos corredores que se fueron al suelo o afectados por un incidente de carrera.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios