Borrar
Jon Rahm, tras conquistar el Masters de Augusta de 2023. EFE
Rahm afronta el histórico reto de su segundo Masters de Augusta consecutivo
Golf

Rahm afronta el histórico reto de su segundo Masters de Augusta consecutivo

El español alcanzará a mitos con Tiger Woods, Nick Faldo y Jack Nicklaus si el domingo gana el primer 'major' del curso y viste de nuevo la chaqueta verde

Carlos Nieto

Augusta

Miércoles, 10 de abril 2024, 18:17

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Pocos hubieran pensado hace un año que el campeón de la chaqueta verde inscribiera su nombre para la eternidad en el prestigioso Augusta National Golf Club y tan solo ocho meses después fuese apartado del PGA. El clásico circuito americano que vio crecer a Jon Rahm decidió expulsar al español de sus siglas tras abrazarse al LIV, la nueva liga árabe financiada con petrodólares que terminó por seducir al aún número tres del ranking mundial. El de Barrika regresa de nuevo al lugar en el que tocó el cielo tras haberse probado en torneos alrededor de todo el globo, lejos de los tradicionales certámenes en Estados Unidos.

Ahora tiene ante sí un reto reservado para astros del golf, una hazaña solo al alcance de jugadores legendarios que superaron la presión y la calidad de los rivales. Salvo tres casos, nadie ha ganado el Masters en años consecutivos. Rahm podría igualar a Tiger Woods, vencedor en 2001 y 2002, Nick Faldo (1989-1990) y Jack Nicklaus (1965-1966), con lo que firmaría un triunfo histórico.

Rahm no ha podido prepararse para la cita en los ilustres Arnold Palmer, Houston o The Players, considerado el quinto grande. Sí lo ha hecho en escenarios tan exóticos como la Riviera Maya, Hong Kong o Yeda (Arabia Saudí). Ha cambiado también el formato de juego. Atrás quedan los cuatro días de competición, con el corte del viernes, un sistema con el que se reencontrará en Augusta, alejada de los nuevos estándares marcados por el circuito saudí. Los dirigentes del LIV han apostado por torneos rápidos, de tres días, y sin cortes. Todos contra todos y además, por equipos. El vizcaíno, como no podía ser de otra forma, capitanea uno de los trece equipos en liza. Se trata del Legión XIII, donde comparte el rosa y negro y el león como logo en honor al Athletic con Tyrrell Hatton, Caleb Surratt y Kieran Vincent. Este cuarteto logró los tres millones de dólares de premio para el mejor equipo en Mayakoba y el pasado domingo en Miami.

A diferencia de lo quese podría pensar, 'Rahmbo' no ha acusado la presunta falta de tensión competitiva del circuito árabe. De hecho, y pese a no hacerse con ningún entorchado, es el único jugador que ha finalizado entre los diez primeros en los cinco campeonatos. Fue tercero en Mayakoba (México), donde compitió hasta el penúltimo hoyo en un final de infarto con el chileno Niemann como vencedor. Dio continuidad a su gran estreno con un top 5 en Las Vegas, del que salió campeón Dustin Johnson. Tras casi un mes de parón afrontó las exóticas aventuras de Yeda (octavo, ganador de nuevo Niemann, uno de los jugadores más en forma del momento e invitado al Masters de Augusta) y Hong Kong, donde subió al quinto escalón en un certamen liderado por el mexicano Abraham Ancer. El último fin de semana el español ha afrontado la última cita antes de comenzar la defensa de la chaqueta verde. Fue cuarto en Miami tras ir de menos a más. Triunfó el sudafricano Dean Burmester.

Así las cosas, el vizcaíno demuestra que está en un gran momento de forma para Augusta, donde siempre hace falta algo más que suerte, buen juego y sensaciones positivas. Hace un año demostró ser el mejor con un repertorio de golpes inigualable y una capacidad de concentración, de abstraerse del ruido y la presión como ninguno. «No me la he puesto mucho. Al principio sí, pero ahora está en el armario», confesó Rahm en una rueda de prensa telemática celebrada hace unas semanas ante cuarenta medios. El vasco lo celebró junto a su mujer Kelly y sus hijos Kepa y Eneko. También le acompañaba su aita (padre), Edorta, con quien se fundió en un abrazo inolvidable. Hace una semana, la pareja anunció que esperan su tercer hijo.

«Cosquilleo en el estómago»

«Estoy con ganas de que llegue», confesó Rahm, que antes de afrontar Miami se ejercitó en los hoyos de Augusta, donde defenderá la chaqueta conquistad el año pasado. «Da igual las veces que haya jugado el Masters, cada día allí siento el mismo cosquilleo en el estómago», señaló en una entrevista a 'Esquire', en la que apunta que, para él, «es algo con lo que has soñado toda tu vida y que se hace realidad una vez al año». En el mismo medio recordó que quería ganar 18 grandes: «Llegaré o no, pero pongamos que me quedo a mitad de camino y gano nueve, sería increíble igualmente». Sobre la obligación de devolver la chaqueta verde, el de Barrika dice: «Creo que Seve se las quedaba, pero los tiempos han cambiado y yo no me la voy a jugar: la voy a devolver. Lo importante es haberla ganado. Haber contribuido como español a ese palmarés es un orgullo».

El martes, Rahm fue el anfitríon de la Cena de Campeones, en la que deleitó a otros triunfadores de Augusta con un espectacular menú 'made in Euskadi'. Elaborado por el chef José Andrés, incluyó gildas (aunque Jon reconoció que no le van mucho), jamón y lomo ibéricos, txistorra con patata, queso Idiazabal con trufa negra, tortilla de patata, croquetas de pollo y lentejas de su amama. Una larga lista de pintxos para hacer hambre. Como entrante, ensalada de txangurro. De plato principal Rahm y José Andrés dieron a elegir entre chuletón acompañado de pimientos de Gernika y ensalada de Tudela y rodaballo al pil-pil con espárragos blancos de Navarra. ¿De postre? Milhojas de crema y nata. Hubo txakoli y un vino reserva Imperial. «Era uno de los favoritos de mi aitite (abuelo)», del que guarda dos botellas especiales en su casa. «Son de un aniversario que hicieron en el 94 con el Athletic», concretó. «Quería que esta cena fuese especial para que la gente ubique Bilbao y el País Vasco, para dar a conocer el lugar donde crecí».

Sergio García y los demás ases del LIV

Solo el Masters, el PGA Championship, el US Open y el British pueden reunir a la élite mundial porque no vetan a los 'prófugos' que prefirieron la gira saudí. Augusta será una constelación de estrellas imposible de ver fuera del gran cuarteto. Los ases del LIV también buscan la gloria. Por supuesto, es el caso de Jon Rahm, y de Sergio García, que se vistió la chaqueta verde en 2017. Les acompañarán en Georgia una pléyade de compañeros del LIV con capacidad para adjudicarse el Masters. Son, entre otros, los campeones en Augusta Dustin Johnson, Phil Mickelson Bubba Watson,Patrick Reed y Charl Schwartzel, más el cinco veces ganador de 'majors' Brooks Koepka.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios