Borrar
Jorge Martín celebra su victoria en Le Mans. Ep
El año de 'Martinator'

El año de 'Martinator'

El doblete de Le Mans confirma a Jorge Martín como el hombre fuerte de MotoGP 2024 y le da un colchón de más de un gran premio de ventaja sobre sus rivales

Jesús Gutiérrez

Lunes, 13 de mayo 2024, 14:18

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Jorge Martín ha firmado su primer fin de semana perfecto de 2024. Justo cuando más lo necesitaba, ya que venía de cometer el único error del año en Jerez, cuando se fue al suelo liderando la carrera de casa. Una caída que podría haber despertado los fantasmas de 2023, cuando un par de fallos en momentos puntuales le privaron quizás de ser campeón de MotoGP.

La mejor manera de quitárselos de encima fue completar un fin de semana como el de Le Mans, donde hizo pleno con una pole de récord y la victoria al sprint del sábado, y un triunfo más el domingo, en un emocionante duelo a tres con sus rivales por el título. Por eso estaba tan exultante cuando cruzó la línea de meta, golpeando hasta romper la cúpula de su moto. «Este fin de semana he sido el número 1, sin duda, y voy a disfrutarlo. Es muy difícil ganar en MotoGP y cada vez que lo haces tienes que celebrarlo. Pero no por ganar hoy, soy mejor que ayer; y no por caerme en Jerez era peor. Lo que está claro es que hoy hemos sido los más fuertes», al tiempo que sentenciaba con un «Le Mans es territorio 'Martinator'».

Quitando el cero de Jerez, el de San Sebastián de los Reyes está siendo el piloto más consistente en este primer cuarto de temporada. Ha subido al podio en ocho ocasiones entre las diez carreras largas y cortas que se han disputado, y es un sólido líder con una ventaja de 38 puntos sobre su más inmediato perseguidor, Pecco Bagnaia, y 40 sobre Marc Márquez y Enea Bastianini, todos con motos fabricadas en Bolonia en otra edición de la 'Copa Ducati'.

El español reconoció que ganar frente a Bagnaia y Márquez fue «un aliciente» y tiene claro que son los rivales a batir en clave campeonato. «Ya lo sabía antes de empezar el año y lo están demostrando. Ahora mismo somos los tres que más nivel tenemos y va a ser una larga pelea. El reto es muy grande porque son dos grandes campeones, pero haré lo que esté en mi mano para intentar ser mejor que ellos».

Márquez ya es un gallo en Ducati

El otro nombre propio del fin de semana fue Marc Márquez, que consiguió dos segundas posiciones tras sendas remontadas desde la quinta fila. Dos salidas memorables, arreglaron gran parte del problema en el que se había metido el sábado, cuando no pasó a la Q2 y se vio relegada a la 13ª posición en la parrilla. Pero el ritmo este fin de semana estaba ahí y quién sabe de lo que habría sido capaz si hubiera estado en primera línea cuando se apagaba el semáforo.

La carrera del domingo dejó además un adelantamiento para el recuerdo, cuando le ganó la segunda posición en la última vuelta al vigente campeón de MotoGP, Pecco Bagnaia. Aunque más allá de esa espectacular maniobra, lo que destacaba el de Cervera era que «había podido luchar con los dos gallos de Ducati». Y no es la primera vez que lo hace, pero no hay más que ver su progresión este año para darse cuenta de que lo mejor todavía está por llegar.

En la primera cita de Catar se quedó al borde del cajón tanto el sábado como el domingo. En las dos siguientes, Portugal y Américas, subió al podio en el sprint del sábado, pero se fue al suelo el domingo. La pasada cita de Jerez por fin sumó su primer podio de domingo y en este Gran Premio de Francia ya ha conseguido estar en los dos podios del sprint y la carrera. El siguiente paso lógico en esta secuencia sería la victoria dentro de dos semanas en su GP de casa, aunque para Márquez el Circuit Barcelona-Catalunya no le traiga muy buenos recuerdos.

«Me atrevería a decir que es el peor circuito por historial desde que estoy en MotoGP. Pero veremos qué tal se me da con esta moto, no descarto nada. Si continuamos trabajando igual, confío en que la primera victoria llegue pronto, pero no hay que obsesionarse». Y el ilerdense volvía a poner de ejemplo a Martín y a Bagnaia en su curva de aprendizaje con la Ducati: «Para luchar con estos dos pilotos tienes que ser perfectos en todos los ámbitos. Por ejemplo, el error que cometimos el viernes lo salvas un fin de semana, pero no en todos. Ellos dos no fallan en ninguna 'qualy', siempre salen de las dos primeras líneas y esto facilita mucho la vida».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios