Borrar
Anna Montañana, en Würzburg. ÁLEX LÓPEZ
Anna Montañana, el regreso de la hija pródiga a Salamanca
Perfil

Anna Montañana, el regreso de la hija pródiga a Salamanca

La valenciana cumplirá, tras cinco etapas como jugadora del CB Avenida, el sueño de ser su entrenadora

Juanjo González

Salamanca

Miércoles, 26 de junio 2024, 21:32

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Anna Montañana será la nueva entrenador del CB Avenida 2024-25, un secreto a voces que ha tenido resolución final -el club charro todavía no lo ha hecho oficial y desde la entidad aseguran a este medio que el contrato no está firmado a día de hoy- cuando a las 8:03 de la tarde, el Jairis -su hasta ahora club- anunciaba la desvinculación de la valenciana que semanas atrás había solicitado su salida hacia Salamanca.

Nacida en Alboraya el 24 de octubre de 1980, se puede decir que al menos deportivamente -por lo menos como jugadora- Anna Montañana es mitad valenciana, mitad salmantina. Porque si sus raíces taronjas nadie puede ni debe separarla -de ellas presume con orgullo-, Salamanca siempre estará en su vida con el balón naranja.

Su currículum es tan extenso como brillante de una jugadora que debutó en el 94 en el Dorna Godella valenciano y que se retiró en 2015. Por el camino pasó por todas las inferiores de España y la absoluta, la NCAA universitaria americana, la WNBA... Tiene estudios de Business y marketing, un master en marketing deportivo, medalla de plata al mérito deportivo.

Y entre los títulos destacan una Euroliga con Avenida y además 4 Ligas Femeninas, 3 Copas de la Reina, un bronce mundialista, dos Europeos y una plata, además de estar en los Juegos de Pekín. En 2015 puso fin a una gran carrera por problemas en la rodilla.

A Salamanca llegó muy joven. Con apenas 13 años y 364 días debutó en el Dorna Godella un 23 de octubre de 1994 a las órdenes del inolvidable Miki Vukovic. No fue hasta el año 2000, con apenas 20 años, cuando llegó al Halcón Viajes de José Ignacio Hernández para formar parte de una joven plantilla en la que también estaban jugadoras como Amaya Valdemoro, Elisa Aguilar -actual presidenta de la FEB-, Elsa Donaire, Nieves Llamas o Marta Valverde. Y ya jugaron la final de la Copa de la Reina contra el por entonces potentísimo Celta Banco Simeón (66-64) en un torneo en el que promedió 10,3 puntos por encuentro.

De ahí se marchó a su etapa universitaria en Estados Unidos para regresar a España en 2005 al Ros Casares: solo un curso después (06-07), Montañana regresó a Salamanca para ser ya una de las líderes del equipo que acaba de proclamarse un año antes campeón de Liga Femenina por vez primera en su historia. Fueron dos campañas en esta segunda etapa con tres subcampeonatos de Supercopa, Copa y Liga. La segunda campaña ya promediando casi 15 puntos por partido.

De ahí vuelta para la capital del Turia donde ganó el triplete y en 2009 firmó por las Minessota Lynx de la WNBA.

Tercera etapa, cuarta y quinta etapa

No tardó en regresar a Salamanca porque tras ganarlo todo de nuevo en la 09-10 con el Ros, se vino para la capital del Tormes a formar parte de la histórica plantilla de la 10-11: la de la Supercopa -además ganada en Valencia-, la Liga y sobre todo la Euroliga de Ekaterimburgo.

No ganó la Supercopa de Europa con Avenida porque se marchó al USK Praga en la 11-12 -ganó Liga y Copa checas-, para volver en la 12-13 a mitad del curso a Salamanca tras salir del Istanbul University de Turquía para ganar otra Liga, ya con un peso mucho menor en el equipo.

De ahí volvió a salir, ahora a Francia, para regresa de nuevo a su 'casa', al Avenida para un penúltimo baile en la 2014-2015. Ganó la Copa de la Reina con el club azulón y poco después anunció su retirada de las canchas colgando las botas.

Como jugadora

Hablar de Montañana como jugadora es hacerlo de una ala-pívot con unas características muy especiales: cabeza de base que le permitía dar asistencias y hacer jugar al equipo como si fuera una directora de juego, tiro como una gran alero y cuerpo de '4' no siempre perfilado -quizá su debe en algunos momentos de su carrera-. De su carácter tampoco había dudas: una ganadora en la cancha con la personalidad que ello conllevaba, a veces con roces en el vestuario que también la convertían en la pista en una jugadora diferente. Una líder en toda la extensión de la palabra sin duda.

Los banquillos

El idilio de Anna Montañana con los banquillos ha sido casi inmediato, rompiendo barreras casi desde el inicio. Ayudante de selecciones inferiores y hasta de un banquillo de la ACB masculina en el Montakit Fuenlabrada; también fue la primera mujer dirigiendo a un equipo de LEB Plata (equipo masculino del Club Bàsquet Alginet) y hasta ha estado en Colombia llevando a otro equipo masculino (Sabios de Manizales) y en Argentina como entrenadora ayudante del Club Atlético Obras Sanitarias. En su vuelta a España fue entrenadora ayudante de Lointek Gernika y tras la baja de Mario López, tomó las riendas del equipo hasta que esta campaña llegó al Hozono Global Jairis.

Su última experiencia, en Murcia, ha sido también notable y que la ha dejado elegida como mejor entrenadora del año en la Liga Femenina llevando al Jairis a disputar los play-off de la competición cogiendo al equipo en la zona media baja de la tabla.

Además, el pasado mes de abril fue elegida sucesora de Chema Buceta como nueva seleccionadora de Gran Bretaña -primera mujer en entrenar a esta selección-.

Ahora tendrá que brillar en su segunda casa. En Salamanca. En su Avenida. Un club grande, el más grande del baloncesto femenino nacional, que lleva dos años sin ganar títulos. Su suerte será la de los fieles seguidores del club charro.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios